No hay mejor ocasión para publicar la reseña de “El atlético invisible” que hoy, con la fiebre del fútbol azotando el mundo entero desde Brasil y vienticuatro horas después del partido inaugural. Y es que desde ayer se está celebrando la XX Copa Mundial de la FIFA en el país sudamericano, y durante un mes y un día treinta y dos selecciones nacionales competirán entre ellas por la victoria.

image1Los magos de la Universidad Invisible de Ankh-Morpork son famosos por varias cosas: por su sabiduría, su magia y su inconmensurable devoción por la buena mesa. Pero en ningún caso por sus proezas deportivas. Así que cuando Vetinari, el tirano benévolo de la ciudad, sugiere encarecidamente al archicanciller Mustrum Ridcully restablecer la práctica del fútbol, una tradición antiquísima de la universidad, sus magos se encuentran ante un dilema. Para empezar, no conocen los motivos por los cuales este deporte goza de tanta popularidad entre las clases sociales. Y luego, por si fuera poco, tienen que aprender a jugar y ganar un partido de fútbol sin recurrir a ningún tipo de magia. Afortunadamente, cuentan con la ayuda de cuatro jóvenes trabajadores de la universidad. Al acercarse el día del gran partido, cuatro vidas se ven enredadas y cambiadas para siempre, mientras que el sangriento juego que tanto fervor despierta se verá sutil pero inconfundiblemente transformado.

El escritor británico sir (caballero de la excelentísima Orden del Imperio Británico) Terry Pratchett (Beaconsfield, 1948) vuelve al Mundodisco, un alocado mundo plano que se sostiene sobre cuatro elefantes y estos, a su vez, sobre la concha de una tortuga llamada Gran A’Tuin. De esta serie, de la que nosotros siempre nos hemos declarado admiradores de todos y cada uno de los libros de la saga, de todos los singulares personajes que pueblan este mundo y de todas esas desternillantes historias que nos han hecho reir hasta llorar, Pratchett ha publicado casi cuarenta libros con un enorme éxito, y dedica su última entrega titulada “El atlético invisible” (“Unseen Academicals”) al deporte rey, al líder de las audiencias de todas las televisiones, a las batallas sin armas pero con balón, a la universalidad de la afición, a las rivalidades entre individuos de bandos opuestos u orígenes dispares,… Al fútbol, pero pasado por el filtro multicolor del universo fantástico del Mundodisco y con la mirada inconfundiblemente aguda de su autor.

Realmente sorprende un poco que todo un caballero inglés como Pratchett, hijo de un país que se considera orgulloso creador de este deporte, haya esperado treinta y tres entregas de su saga literaria “Mundodisco” para dedicar el eje argumental de una de sus novelas al ‘football’. Y es los datos aseguran que este deporte tiene su cuna en el Reino Unido, y sus orígenes se remontan al 1863, año de fundación de The Football Association (la FA, el máximo organismo del fútbol en Inglaterra y las dependencias de la Isla de Jersey, Guernsey y la Isla de Man), aunque un deporte parecido ya se practicaba varios siglos en el pasado, durante la Edad Media y en las islas británicas, que se caracterizaba por su poca organización y violencia extrema.
Así, es inexplicable que un escritor que ha puesto patas arriba toda la cultura occidental en sus novelas, que no ha dejado títere con cabeza en sus disecciones, satíricas y pasadas por el filtro de su ambientación fantástico-medieval, y que nos ha hablado de la nobleza (“Lores y damas”), del clero (“Dioses menores”), del servicio de correos (“Cartas en el asunto”), de Australia (“El país del fin del mundo”), del cine (“Imágenes en acción”), del racismo y los derechos humanos (“Snuff”), de la muerte (“Mort”), o de la economía y los bancos (“Dinero a mansalva”), entre otros muchos asuntos, haya esperado tanto, quizás demasiado, para poner el dedo en la llaga en uno de los fenómenos más extraños y poco racionales del ser humano, como es la pasión desmesurada de una parte de la población por once tipos vestidos con poca ropa (aún en invierno), corriendo detrás de un balón para meterlo en un marco situado en el extremo de un terreno de juego rectangular, mientras miles de espectadores gritan como posesos para transmitirles sus ánimos. El fútbol.

En “El atlético invisible” asistiremos a tres historias, tres hilos argumentales diferentes, que se entrecruzan y confluyen, como suele ser habitual en la obra de Pratchett. Por un lado, el conflicto de la gris y responsable Glenda, la encargada de la cocina nocturna de la Universidad Invisible, cuando su amiga y compañera Juliet, con tanta belleza como poca inteligencia, se sumerge en el mundo de la alta costura de Ankh-Morpork. Por otro lado, la vida del trasgo Huebo de Uberwald, con un oscuro pasado y que trabaja sin descanso en las entrañas de la Universidad pero que esconde en su interior un potencial increible y una inteligencia portentosa, como irán descubriendo poco a poco quienes le rodean. Entre ellos Trev Probable, un gran aficionado al fútbol violento y sangriento, casi brutal, caótico y sin reglas que se practica en Ankh-Morpork. Y en tercer lugar el fútbol puesto, que los miembros de la Universidad se ven abocados a organizar un equipo de fútbol formado por magos y participar en una competición, con sus reglas y sus normas hechas a medida para la ocasión, para no perder gran parte del sustento económico de la institución. Lord Vetinari, como siempre, mueve los hilos desde la sombra.
Así, estos nuevos e interesantes personajes se unen al coral ‘dramatis personae’ del Mundodisco, al incompetente mago Ricenwind y la joven aprendiz de bruja Tiffany Aching, a la solitaria y amargada bruja Esmerelda Yaya Ceravieja o a la mismísima Muerte armada con su temible guadaña con destellos azules, y junto a ellos podremos pasear por las inmundas calles de la oscura ciudad de Ankh-Morpork y evitar la muerte segura que espera en cada esquina a los paseantes inconscientes que recorren los dominios de Lord Vetinari y visitar la Universidad Invisible, donde cada noche hay cenas abundantes y se sirven unas empanadas sin igual.

Plaza & Janés edita la obra de Terrence John David Pratchett en castellano desde el año 1998, recogiendo el testigo de la editorial Martínez Roca que publicó las primeras doce novelas entre 1989 y 1994. Los libros publicados en castellano de la serie del Mundodisco son: El color de la magia, La luz fantástica, Ritos iguales, Mort, Rechicero, Brujerías, Pirómides, ¡Guardias! ¡Guardias!, Fausto, Eric, Imágenes en acción, El segador, Brujas de viaje, Dioses menores, Lores y damas, Hombres de armas, Soul Music, Tiempos interesantes, Mascarada, Pies de barro, Papá Puerco, ¡Voto a bríos!, El país del fin del mundo, Carpe jugulum, El Quinto Elefante, La verdad, Ladrón del tiempo, El ultimo héroe (en una edición ilustrada), El asombroso Mauricio y sus roedores sabios, Ronda de noche, Los pequeños hombres libres, Regimiento monstruoso, Cartas en el asunto, ¡Zas!, Un sombrero de cielo, Dinero a mansalva y éste El atlético invisible.
Es cierto que esta trigésimo séptima novela de Mundodisco en castellano, “El atlético invisible”, es más de lo mismo, un puro y genuíno libro de Terry Pratchett, con todos sus arquetipos, parámetros y esquemas habituales. ¡Afortunadamente! Tan divertido como siempre. Con un ojo tan certero como nos tiene acostumbrados. Con esa crítica tan afilada, punzante y fina como es habitual en sus obras.

Los fieles a la obra del prolífico Pratchett y, a su vez, aficionados al Deporte Rey, los espectadores que seguirán todos los partidos del Mundial aunque se enfrenten selecciones tan poco interesantes como Honduras y Bosnia (con todo el respeto para ambas, pero que constan en todas las quinielas como las selecciones nacionales con menos posibilidades de todas las participantes), se reirán a gusto con todas las bromas y parodias de “El atlético invisible” sin ser ni conscientes que el autor ingenioso y mordaz, en esta ocasión, lo está haciendo a su costa. Su obsesión irracional por un equipo y el amor por los colores que luce, el odio intransigente por el rival, la socialización grupal propia de una tribu con el resto de los aficionados, la violencia intrínseca, el uso del fútbol como ‘opio del pueblo’ por parte de las autoridades y de narcótico por parte de individuos necesitados de alegrías, la divinización de las estrellas del balompié,… Terry Pratchett ha sabido analizar el fenómeno, racionalizarlo y, por reducción al absurdo, ridiculizarlo. Y lo ha hecho como nadie sabe hacerlo: con la precisión analítica de un antropólogo y con la desenfadada burla del bufón. Pratchett es un narrador magistral. Y un genio, de los que escasean.

Lo que pasa con el fútbol, lo verdaderamente importante del fútbol, es que no se trata solo de fútbol.

El atlético invisible.
Autor: Terry Pratchett
Traducción: Gabriel Dols Gallardo
Serie: Mundodisco num.37
Título original: Unseen Academicals
Editorial: Random House Mondadori. Plaza & Janés
Editorial original: Harper Collins
Colección: Éxitos
ISBN 978-84-01-35275-1
Páginas: 464
Precio: 18,90 euros (12,99 en formato EPUB con DRM)