“El reino” (Rodrigo Sorogoyen, 2018)

“El reino” (Rodrigo Sorogoyen, 2018)
Seguramente la mejor película que se ha hecho en España sobre el mundo de la política, aunque ¡ojo! ni es aburrida, ni insondable, todo lo contrario, quizás porque parece más una película criminal o de gángsters como las que hace Scorsesse pero a la española. Está narrada con un imponente sentido del ritmo apoyándose en un argumento que no da tregua, en un montaje que es un puzzle resuelto de manera ejemplar, en conversaciones ágiles sin desperdicio y con varias lecturas, en personajes cuyos intereses se entrecruzan constantemente y modifican el curso de los acontecimientos a cada instante, en una música machacona que marca el ritmo de unos y otros (grandioso reparto) y en un personaje, el de un Antonio de la Torre antológico, que para sobrevivir en la cloaca de la que también forma parte se autoimpone un ir y venir frenético.  Trata de política sí, pero sobretodo de corrupción, de tejemanejes y chanchullos, de la difusión de ello en los medios, algo a lo que desgraciadamente hemos estado muy habituados en los últimos años y que aquí se pone de manifiesto de manera muy realista y verosímil, tanto que (aunque realmente no cuenta hechos reales) podríamos ponerles nombres a los personajes (gran acierto del guión). Todo en ella es excepcional, pero el tramo final posee una fuerza y una capacidad fuera de lo común para atraparte como espectador, algo idóneo para llegar al desenlace con los ojos de par en par, las orejas bien abiertas y la atención conquistada con un objetivo…..que los que han jugado y juegan con nuestras vidas reflexionen de una vez por todas para que el “reino” no se vaya literalmente “a la mierda” que diría Fernando Fernán Gómez.

“Green Book” (Peter Farrelly, 2018)

"Green Book" (Peter Farrelly, 2018)
Recomiéndala y acertarás porque lo tiene todo para conquistar al que la ve. Se sitúa en el Estados Unidos de los años 60 y cuenta la relación que se establece entre un solitario genio de la música (negro) que viaja al sur del país a dar varios conciertos con su trío de música clásica y un matón de ascendencia italiana (blanco) al que contrata para que no haya “problemas”. Evidentemente trata sobre racismo, pero no es lo único importante porque también habla de amistad y de soledad, lo hace con tono amable derivando a veces hacia la comedia, mimando personajes, ambientación, atmósfera, banda sonora y funciona sobretodo gracias a la memorable complicidad entre Viggo Mortensen y Mahershala Ali. De corte clásico y una sensibilidad que se estilaba más en las películas de los 80’s y 90’s recuerda ligeramente a “Paseando a Miss Daisy” y, aunque es otra cosa, igualmente se estructura como una road movie de autodescubrimiento que termina enriqueciendo a sus dos protagonistas y que nos susurra reflexiones: “El mundo está lleno de solitarios que no dan el primer paso“.

“Infiltrado en el KKKlan” (Spike Lee, 2018)

"Infiltrado en el KKKlan" (Spike Lee, 2018)
Spike Lee hace una propuesta curiosa e interesante que te pega a la butaca, la investigación del primer agente de policía negro en Colorado Springs en los años setenta, un momento convulso por la convivencia del Ku Klux Klan y del movimiento universitario negro, deseoso de conseguir avances sociales y lo hace con buen ritmo, con acierto, desplegando ironía, sátira y un ácido y provocador humor negro que le da un plus al ya de por sí interesante argumento. El problema es que (y no se entienda mal, no tiene ninguna connotación negativa)  Spike Lee es negro y lo es porque le da por meter en su guión sermones o esas imágenes del final con los recientes disturbios en Estados Unidos para hacer explícito su mensaje y la verdad es que lo que consigue es alargar demasiado su película, sobreexplicar al que la ve (que ya sabe que el tema del racismo es importante y serio) y desequilibrar el conjunto en cierto modo. Es decir, que merece la pena porque es una de las mejores películas de un director siempre interesante, pero al que le vendría bien un productor que le cortara un poco las alas cuando se pone reivindicativo.

“Campeones” (Javier Fesser, 2018)

"Campeones" (Javier Fesser, 2018)
Hay un cine que es necesario ver y yo diría que esta comedia forma parte de él porque conmueve, porque divierte, pero sobretodo porque consigue un antes y un después con su visionado. El gran acierto de Javier Fesser es que logra que nos encariñemos de un grupo de discapacitados intelectuales a los que trata con sumo respeto y cariño para concienciarnos de que, como cualquier persona, pueden ser maravillosos. A veces nos comportamos de forma tan gilipollas como Marco al comienzo de la película, pero todos tenemos cosas que aprender y el argumento da fe de ello y nos invita a abrir la mente y las emociones. Se la recomendaría literalmente a todo el mundo y a poca gente defraudaré.

“Roma” (Alfonso Cuarón, 2018)

"Roma" (Alfonso Cuarón, 2018)
Alfonso Cuarón dedica esta película a Liboria, la mujer que le cuidó durante su infancia y para ello hecha la vista atrás recordando el barrio de Roma en México a principios de los años 70 del siglo pasado, donde vive Cleo, una joven que trabaja como serviente en una casa de familia acomodada. Filmada en un expresivo blanco y negro, explora lo costumbrista, elude la típica historia de presentación-nudo-desenlace para centrarse simplemente en el retrato realista de un breve periodo de tiempo haciendo un ejercicio de nostalgia, narra con pausa y detenimiento, se recrea en sonidos e imágenes, muestra con detalle interiores y exteriores, llena la pantalla con una extraordinaria profundidad de campo repleta de información….es una película de autor, para espectadores que aprecian no sólo argumentos sino también atmósferas y cómo están hechas las películas.

“Bohemian Rhapsody” (Bryan Singer, 2018)

"Bohemian Rhapsody" (Bryan Singer, 2018)
Gran tributo a Freddy Mercury y a Queen que encantará a los fans y ganará adeptos entre los que no lo son o por su juventud no los conocen. Cierto es que se trata de un biopic al que han dado el visto bueno los integrantes del grupo y que, por tanto, no se adentra en lo truculento y polémico, que lo hay. Resulta muy respetuoso con la figura de Mercury, tanto como para que sea la versión de su historia que él mismo hubiera aprobado, pero en cualquier caso es una proyecto muy cuidado en el que se nota esmero en todos los detalles de la producción; cuenta con un guión correcto que narra lo esencial, entretiene, encoje el ánimo y lo alegra y da que pensar; hay un gran trabajo en todos los departamentos propio de una producción de máximo nivel; los actores están francamente bien con mención especial al mimético trabajo de Rami Malek y sobretodo es una película pensada para gustar y no sólo porque simplemente con la música de Queen (que se escucha como si la sala de cine fuera un concierto), uno ya disfrute como loco y quiera que siga aunque la duración se alargue (también habrá quien no, pero no conozco a nadie). Sin duda uno de los acontecimientos fílmicos e incluso musicales del 2018 que hay que ir a ver al cine y que puede llevarse un porrillo de premios, a parte del favor popular de la taquilla. A la crítica le ha gustado menos que no arriesgue y sea ante todo un homenaje. Sea como fuere si la ves te irás cantando a casa queriendo escuchar y saber más sobre Queen.

“Todos lo saben” (Asghar Farhadi, 2018)

"Todos lo saben" (Asghar Farhadi, 2018)
Sorprende y fascina comprobar como alguien, en teoría tan poco autóctono como el director iraní Asghar Farhadi, ha sabido captar con tanta “verdad” y detalle la esencia e idiosincrasia de nuestro mundo rural. En “Todos lo saben” se relata un caso criminal, pero no es lo más importante, pese a que sea lo que despierta el interés, lo que suscita el debate y lo que nos mantiene en tensión y con interés de principio a fin. Lo importante, en mi opinión, es que gracias a la puesta en escena y a un reparto excepcional penetramos en ese ambiente casi familiar y reconocible que es el de nuestros pueblos, en el que todo el mundo sabe todo gracias a los dimes y diretes y en el que conviven trabajadores de sol a sol, antiguos terratenientes venidos a menos, gentes ambiciosas dispuestas a todo por un pedazo de tierra, envidias, rencillas familiares pero también buenas gentes de gran corazón, festejos inigualables, inolvidables amores de infancia y juventud y amaneceres y atardeceres mágicos.

“Han Solo, una historia de Star Wars” (Ron Howard, 2018)

"Han Solo, una historia de Star Wars" (Ron Howard, 2018)
Si la ves con muchas expectativas te defraudará, si la ves sin ellas probablemente te gustará más de lo que creías a tenor de comentarios y resultado en taquilla. “Han Solo” es esencialmente cine de acción y aventuras correcto y a la vez poco arriesgado porque responde a una fórmula que entretiene pero que no apasiona y te deja un tanto indiferente tras el visionado, cosa que no convencerá al fan pero dejará más o menos contento al resto.

“El instante más oscuro” (Joe Wright, 2017)

"El instante más oscuro" (Joe Wright, 2017)
Una interpretación y un maquillaje de Óscar convirtieron a Gary Oldman en Winston Churchill para que podamos conocer a través del cine su figura y los entresijos políticos durante la crisis del ejército británico al ser repelido por los nazis hacia la costa francesa en la Segunda Guerra Mundial. Cine político, dialogado, discursivo, muy bien ambientado y con un toque de distinción que sirve de contrapunto a la película de Christopher Nolan, “Dunkerque”, estrenada también en 2017. Eso sí, tiene que interesarte el tema o la historia, aunque, en cualquier caso, subyace algo muy de actualidad: aunque el verdadero enemigo sea la guerra ¿fue adecuado para Inglaterra mantenerla contra los nazis o hubiera sido preferible otra opción?

“Vengadores: Infinity war” (Anthony Russo, Joe Russo, 2018)

"Vengadores:  Infinity war" (Anthony Russo, Joe Russo, 2018)
Hasta la fecha la cima absoluta de la saga en cine de Marvel. Tras 10 años, 18 sugerentes títulos de un buen nivel medio y varias series, el Universo cinematográfico Marvel desemboca en una gran película, con muchísima acción, todos los superhéroes implicados, varios acontecimientos que avanzan en paralelo y lo mejor de todo, un gran trabajo con los personajes, sus motivaciones y anhelos que tiene un potente calado dramático. Su inmenso éxito a nivel mundial se explica fácilmente observando el impacto que produce su visionado en cada espectador, una experiencia inolvidable a la altura de los grandes clásicos del fantástico y la ciencia-ficción de siempre. Lo que se dice un clásico instantáneo que deja con ganas de muuuucho más.

“Aniquilación” (Alex Garland, 2018)

"Aniquilación" (Alex Garland, 2018)
Adaptación libre sin intención de continuación (Alex Garland dixit) del best seller de ciencia-ficción de Jeff VanderMeer convertido en una película hipnótica, inquietante, con un suspense muy efectivo que te acompaña de inicio a fin y con el terror siempre amenazando al espectador tras cada escena. Los pases de prueba la condenaron al estreno directo en Netflix sin pasar por las salas de cine, pero en mi opinión sólo porque los que la vieron no supieron disfrutarla, seguramente porque es de ritmo lento y atmósfera opresiva. Yo la recomiendo.

“Lady Bird” (Greta Gerwig, 2017)

"Lady Bird" (Greta Gerwig, 2017)
Comedia con fondo dramático, muy peculiar, estructurada de forma “impresionista” con muchas escenas pequeñas que la hacen muy entretenida. Una de esas películas que caen simpáticas por muchas cosas, pero sobretodo por el mimo con el que se trata a todos los personajes, por lo singular de la propuesta, porque el simple proceso de maduración de la protagonista antes de ir a la Universidad resulta conmovedor a la vez que interesante y sobretodo porque se trata de la ópera prima de Greta Gerwig, actriz ahora tras la cámara que debe mucho a otra pequeña joya en la que participó “Mujeres del siglo XXI“. Consiguió 5 nominaciones en los Óscars (película, director, actriz principal, actriz secundaria y guión original) aunque finalmente se fue de vacío.

“Los archivos del Pentágono” (Steven Spielberg, 2017)

"Los archivos del Pentágono" (Steven Spielberg, 2017)
Como si fuera un preámbulo a otra gran película de periodismo que es “Todos los hombres del presidente” (Alan J. Pakula, 1976), Spielberg, que es sinónimo de calidad infalible, nos sumerge de nuevo en el turbio Estados Unidos del presidente Nixon y revela con precisión de cirujano cinematográfico las dificultades del Washington Post para sacar a la luz otro escándalo gubernamental (relacionado con la guerra del Vietnam). No sólo destaca la magnífica ambientación, el fabuloso trabajo de los actores (Meryl Streep por enésima vez), es que Steven Spielberg convierte el denso trasfondo argumental en una relato que puede atrapar incluso al menos interesado por estos temas.

“La forma del agua” (Guillermo del Toro, 2017)

"La forma del agua" (Guillermo del Toro, 2017)

Cuento fantástico-romántico para adultos que funde el mito del monstruo del pantano con una trama de conspiración científica y es, a su vez, algo así como una personal “La fea y la bestia”. El director mexicano consigue un relato por momentos inquietante, en otros cuasi poético, a veces brutal cuyo trasfondo es lo bello que se oculta tras lo monstruoso y lo terrible que se oculta tras lo apropiado. Una película bendecida por la crítica por lo bien narrada y filmada que está en todos los aspectos y por una interpretación maravillosa de Sally Hawkins. No obstante, cuidado, porque no es tan fácil de asimilar como podría pensarse, en muchos momentos me preguntaba cómo podrían hacernos empatizar con los protagonistas (que es la clave para que el argumento emocione) y aunque finalmente lo consiguen no es tarea sencilla para el espectador, que observa todo un poco ajeno al argumento.