La antología “Batman: El mundo” lleva al Caballero Oscuro a recorrer el planeta, desde Francia hasta México, pasando por Corea del Sur o Polonia. Una idea original y con mucho potencial que, cuando le llega el turno a España, de la mano de Paco Roca, se escoge el Toro de Osborne y la ciudad de Benidorm como símbolos para representar el país. ¡¿En serio!? ¿¡Estamos de broma, o qué!? Y luego nos sorprende que nos sigan calificando de país de charanga y pandereta…

¡Batman defiende la justicia por el mundo entero!
Hace mucho tiempo que Batman lucha contra el crimen en los oscuros y retorcidos confines de Gotham City. Pero al mirar más allá de los puentes, los callejones y los rascacielos, se percata de que la justicia no entiende de fronteras y de que hay maldad por todas partes. Y siempre que Bruce Wayne viaja a otros países, lo acompaña Batman para evitar todas las fechorías que surjan. ¡Porque adondequiera que vaya, siempre es el Caballero Oscuro!

Batman: El mundo” es una antología de aventuras cortas del Hombre Murciélago que nos propone viajar junto a Batman por todos los rincones del planeta, extendiendo su lucha contra el crimen. No es la primera vez que Batman decide viajar por el mundo para globalizar su misión de lucha contra el mal y búsqueda de la justicia, y de hecho Grant Morrison ya propuso convertir el símbolo del murciélago en una ideología mundial de aplicación práctica en forma de franquicia en todos los rincones del planeta con su “Batman Inc.“, pero en esta ocasión estamos hablando de un juego, un evento internacional del Hombre Murciélago, un acontecimiento editorial pionero que incluye relatos del pasado y el presente del personaje contados por equipos creativos del mundo entero y ambientados en sus respectivos países: Francia, España, Italia, Alemania, la República Checa, Polonia, Turquía, México, Brasil, Corea, China, Rusia y Japón. Una selección heterogénea, algo caprichosa, con presencias sorprendentes (¿Turquía?) y ausencias notables (¡no hay representación alguna de países de África ni Oceanía!), que no sabemos a quién corresponde y bajo que criterios.

Son un total de catorce historias cortas, y la mejor de todas ellas es la primera. Es una historia del equipo creativo formado por el guionista Brian Azzarello y el dibujante Lee Bermejo, responsables de muchos otros proyectos del personaje como “Batman: Condenado“, “Luthor” o “Joker“, en la que Batman reflexiona sobre todo el tiempo que lleva en Gotham, protegiendo la ciudad y a sus habitantes de todo tipo de amenazas. Pero cuando reflexiona sobre su cruzada el Caballero Oscuro se da cuenta de que esta no entiende de fronteras y que el mal debe ser combatido en cualquier lugar donde quiera imponerse. A partir de este punto de partida, de esta reflexión que ya había hecho Grant Morrison, se suceden las historias de Mathieu Gabella y Thierry Martin en Francia, Paco Roca en España, Alessandro Bilotta y Nicola Mari en Italia, Benjamin von Eckartsberg y Thomas von Kummant en Alemania, Stepan Kopriva y Michael Sucháneken la República Checa, Tomasz Kolodziejczak, Piotr Kowalski y Brad Simpson en Polonia, Ertan Ergil y Ethem Onur Bilgiç en Turquía, Alberto Chimal y Rulo Valdés en México, Carlos Estefan y Pedro Mauro en Brasil, Inpyo Jeon, Jae-kwan Park y Kim Jung Gi en Corea del Sur, Xu Xiadong, Lu Xiaotong, Qiu Kun y Yi Nan en China, Kirill Kutuzov, Egor Prutov y Natalia Zaidova en Rusia, y Okadaya Yuichi en Japón. Esta última, la única en blanco y negro. En conjunto, una antología heterogénea, de nivel bajo, con poco grano y mucha paja, con estilos de dibujo muy diferentes e historias de poco interés. Una miscelánea con altos y bajos de la que pocos se salvarían si no fuese porqué es un proyecto editorial singular y sin continuidad.

No vamos a criticar la elección del autor escogido para dar forma a la historia que sucede en España, puesto que el dibujante Paco Roca, Premio Nacional de Cómic en 2008 por “Arrugas” cuya adaptación cinematográfica le significó un Goya a la mejor película de animación y al mejor guion adaptado, es un artista de prestigio merecido y reconocido, con una obra prolífica y de gran nivel, pero es inevitable escandalizarse con los elementos representativos nacionales que se han escogido para este trabajo: uno de los carteles del Toro de Osborne que siembran los bordes de las carreteras de la nación y la ciudad de Benidorm. Por un lado porqué la silueta del toro bravo, de aproximadamente catorce metros de altura, concebida originalmente como una gran valla publicitaria para promocionar el brandy de jerez de Osborne, no es un símbolo que cuente con la aceptación y el cariño de gran parte de la población y, por otro lado, porqué la ciudad de Benidorm es el peor ejemplo del urbanismo masificado que ha destruido el litoral, un modelo económico voraz que ha destrozado el paisaje y la geografía de la costa, y del que nos tendríamos que avergonzar.

Sea como sea, en una entrevista para ECC Ediciones, Paco Roca intentó justificar su elección: Siempre había querido situar una historia en la rutina de un hotel de vacaciones. Así que pensé en una historia en la que Bruce se tomaba unas vacaciones lejos del Hombre Murciélago. Y qué mejor lugar en España que Benidorm, un lugar también icónico, que los norteamericanos podían asociar a Las Vegas, por ejemplo. Respeto mucho al autor y a su obra, pero en este caso lamento señalar que me parece que ha meado fuera del tiesto. Si estaba interesado en ambientar su obra en un lugar tan maravilloso como la Comunidad Valenciana se me ocurren cientos de lugares más adecuados, más dignos y de los que se pueda querer presumir que un ejemplo de lo que no deberían ser las ciudades. Solo podría haber elegido peor si hubiese llevado al héroe a Marina d’Or, en Castellón… Vilipendiada por su masificación, este pequeño Manhattan alicantino que surge frente el litoral mediterráneo es el mejor (peor) ejemplo de la demencia del urbanismo franquista, la corrupción y el pelotazo y a nosotros, como a tantos otros, nos asquea.

Volviendo a Paco Roca, el autor de la historia de “Batman: El mundo” ambientada en España, hay que señalar que esta es la segunda incursión del valenciano al universo de DC Comics, tras su participación en el año 2020 en la iniciativa conmemorativa “Los héroes siempre vuelven” y que el tomo de ECC Ediciones se publica con su portada y con una sección de bocetos a lápiz de la historia del Caballero Oscuro del autor valenciano. Su trabajo no es malo, ni mucho menos, y de hecho creo es uno de los mejores de todo el tomo, pero lo del Toro de Osborne y lo de Benidorm son decisiones tan terribles que lastran cualquier intento de analizar su propuesta con buenos ojos. Una pena.

Batman: El mundo
Guión: Alberto Chimal, Alessandro Bilotta, Benjamin von Eckartsberg, Brian Azzarello, Carlos Estefan, Egor Prutov, Ertan Ergil, Inpyo Jeon, Kirill Kutuzov, Lu Xiaotong, Mathieu Gabella, Okadaya Yuichi, Paco Roca, Stepan Kopriva, Thomas von Kummant, Tomasz Kolodziejczak, Xu Xiadong
Dibujo: Benjamin von Eckartsberg, Brad Simpson, Ethem Onur Bilgiç, Jae-kwan Park, Kim Jung Gi, Lee Bermejo, Michael Suchánek, Natalia Zaidova, Nicola Mari, Okadaya Yuichi, Paco Roca, Pedro Mauro, Piotr Kowalski, Qiu Kun, Rulo Valdés, Thierry Martin, Thomas von Kummant, Yi Nan
Edición original: “Batman: The World”
Fecha de publicación: Septiembre de 2021
ISBN: 978-84-18862-20-5
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 184
Precio: 21,50 euros