linea_separadora

En el año 2013 la revista “Forbes” publicó la lista de los actores menos rentables de Hollywood, y Adam Sandler era el primero de la lista. Seguramente el menos rentable del siglo XXI, aunque no se puede negar que el tipo se esfuerza, insiste, y su prolífica filmografía es una muestra de carácter, empeño y persistencia. Y eso que Adam Sandler batió todos los récords en los Razzies del año 2012: con la película “Jack y su gemela” obtuvo once nominaciones para los Annual Golden Raspberry Awards en una misma edición y ganó todos los premios en liza: peor película, peor director (Dennis Dugan), peor actor y peor actriz (Adam Sandler), peor reparto, peor pareja en la pantalla (Adam Sandler y Katie Holmes, Al Pacino o Adam Sandler), peor guión, peor actor secundario (Al Pacino), peor actriz secundaria (David Spade) y peor remake. ¡Todo un logro que ha pasado a los anales de la historia del cine! Unos en los que no quiere constar nadie, por supuesto.

Pero no todo es “Jack y su gemela“. Adam Sandler también ha hecho alguna buena película (“Garra“), algun film afortunado (“50 primeras citas“) y alguna comedia divertida (“Little Nicky“). Tampoco mucho más, la verdad. Es un buen cómico, seguramente mal aconsejado, con muchos espectadores fieles pero también un montón de haters (más de los segundos que de los primeros), y sus trabajos siempre son vapuleados por la crítica, pero no se puede quejar: siempre tiene películas.

Little Nicky” en concreto es de las pocas que se pueden salvar de la quema. Dirigida por Steven Brill y protagonizada por Harvey Keitel, Patricia Arquette, Rhys Ifans y Laura Elena Harring, además del mencionado Sandler, la película nos cuenta como Satanás está harto y quiere retirarse, así que debe encontrar un sucesor, pero se niega a dejar su trono en manos de sus dos hijos mayores. Enfurecidos por esta decisión, Adrian y Cassius abandonan el Infierno y se dirigen a Nueva York para crear allí un nuevo Infierno. Su marcha provoca la ruptura de las leyes naturales del cosmos y la pérdida de su poder por parte de Satán, quien se ve obligado a confiar en el hijo que le queda, Nicky, que es demasiado bueno para reinar en el Infierno pero es la única esperanza para salvar al mundo (y de paso a su padre) de la destrucción.

Little Nicky” cuenta con muchos chistes (malos), un tono nihilista e irreverente sin llegar a cruzar la línea del sacrilegio, algunas ideas afortunadas, un repertorio de muecas de Adam Sandler y numerosos cameos de famosos y amigos de Sandler, como Ozzy Osbourne, Rob Schneider, el jugador de los Dolphins Dan Marino (que también apareció en “Ace Ventura“), Dana Carvey, el director, guionista y actor ocasional Quentin Tarantino, Carl Weathers,… y tantos otros, aunque no sirven para mucho más que para adornar la película con una cara conocida y llamar la atención del espectador. Entre lo mejor de “Little Nicky”, el cucho malhablado, un bulldog llamado Beefy que cuenta con la voz de Robert Smigel en la versión original en inglés.

linea_separadora

Where to watch Little Nicky