Tras los épicos acontecimientos que vivimos en la sexta entrega, con una batalla espectacular que enfrentó a Etherow y sus aliadas, a Suau Nitzschyco y sus glenes, y a Satsampradaya ctónico y sus Dvijas, el séptimo número de “Aposimz” baja un poco el ritmo extenuante al que Tsutomu Nihei nos había sometido, aunque solamente un poco, y lleva a nuestros protagonistas de viaje hasta Imperio Libedoriano.

Etherow se restablece completamente y el grupo penetra en territorio libedoriano mientras que Suau Nitzschyco se retira y lanza una unidad de castigo, el Escuadrón de Ejecución de Palíngenos, contra ellos. Las refriegas entre el Imperio y los rebeldes por los invencibles proyectiles AMB se encaminan hacia una nueva fase…

Recordemos, para rezagados y despistados, que estamos en Aposimz, un mundo helado artificial, de miles de kilómetros de diámetro, que esconde en sus entrañas un núcleo habitable, que está separado de la corteza exterior por una barrera impenetrable. Tal y como nos han contado, hace muchos años se produjo una guerra y los humanos fueron derrotados y exiliados al helado exterior de Aposimz mientras que el interior quedó reservado al Ctonos, el vencedor de la contienda. Desde entonces los seres humanos intentan sobrevivir en este mundo hostil y devastado, donde los alimentos y la tecnología escasean, y el precio de la vida vale menos que nada.

Tras el sexto número de este manga de ciencia-ficción post-apocalíptico, cargado de acción trepidante y un montón de glenes ortónomos de los tres bandos en conflicto desatando sus poderes, regresamos al mundo de Aposimz para comprobar que nuestro protagonista, Etherow de la Viga del Losange Blanco, se ha restablecido completamente de las graves heridas que sufrió tras la caída de Prunus, gracias a los esfuerzos de sus compañeras, Titania de Ctonos y Khersha de Ilfnik. Tras haber presenciado como Etherow eliminaba a varios de sus palíngenos superiores y haberse visto obligado a escapar cuando estaba en su punto de mira, el Emperador Suau Nitzschyco del Imperio Liberiano activa su mortal Escuadrón de Ejecución de Palíngenos con dos objetivos: acabar con Etherow y recuperar los AMB que le quedan. Por su parte Etherow y sus compañeros se adentran de incógnito en territorio liberiano.

Una entrega más, y ya van siete, Tsutomu Nihei nos enganchará sin remedio a su propuesta de ciencia-ficción con toques de cyberpunk y de ‘body horror‘. Estamos rendidos a su “Aposimz: Tierra de Glenes” y esperamos con impaciencia cada nueva entrega. Con una trama trepidante repleta de acción, violencia y combates épicos entre criaturas acorazadas semihumanas que parece invencibles, ya podemos decir que aquellos conceptos extraños que nos desubicaban al princio, el léxico singular que utiliza el autor, ya nos son familiares y sabemos a que se refiere cuando nos habla de los glenes ortónomos, los palíngenos, la panoplización, las placentas, o las dvijas. Tras siete entregas puedo confirmar que ya navegamos con soltura por las páginas del manga y entendemos sus códigos sin ninguna dificultad.

El dibujo del autor de “BLAME!”, “Knights of Sidonia”, “Biomega” y “Abara“, aunque es excelente, se ha vuelto demasiado níveo y delicado con el paso de las entregas. En exceso. El color blanco, que solamente se rompe con el gris de las armaduras libedorianas y el contraste de algunas sombras, es tan brillante y con un trazo tan fino que a veces cuesta ver con claridad lo que sucede en el planeta helado de Aposimz.

En resumen, tal y como ya manifestamos en las reseñas de las entregas precedentes, en las páginas de “Aposimz: Tierra de Glenes” el lector va a encontrar un manga de fantasía oscura y ciencia-ficción con aromas a la Nueva Carne de David Cronenberg, la “Nausicaä del Valle del Viento” de Hayao Miyazaki, “Ghost in the Shell” de Masamune Shirow y “Akira” de Katsuhiro Otomo. Y estamos encantados con ello.

Aposimz: Tierra de Glenes #7
Autor: Tsutomu Nihei
Fecha de publicación: Octubre de 2023
ISBN: 9788411507462
Formato: 13x18cm. Rústica con sobrecubierta ‘Tankobon’. Blanco y negro.
Páginas: 168
Precio: 8,95 euros