linea_separadora

En 1990 el guionista Lowell Cunningham y la dibujante Sandy Carruthers publicaron el cómic “The Men in Black” de la mano de la editorial Aircel Comics (que tiempo después fue comprada por Malibu Comics y ésta, a su vez, fue adquirida por Marvel Comics). A lo largo de seis números en blanco y negro nos contaron como un agente ya veterano recluta a un joven para formar parte de una organización secreta que se encarga de mantener el mundo a salvo frente a las hostilidades de extraterrestres, también de demonios, vampiros, dragones, unicornios y otras criaturas de leyenda, que viven entre nosotros. Estos agentes secretos visten con traje negro y siempre llevan puestas gafas oscuras. Salvo estos detalles los Hombres de Negro del cómic original poco tenían que ver con lo que estaba por llegar siete años después.

Dirigida por Barry Sonnenfeld y protagonizada por Will Smith, Tommy Lee Jones, Rip Torn, Linda Fiorentino, Vincent D’Onofrio y Tony Shalhoub, entre otros, “Men in Black” era una película con aromas a la ciencia-ficción de los años cincuenta y alma de ‘buddy movie‘ que nos presentó por primera vez a los agentes J y el joven recluta K, que forman parte de una organización secreta conocida simplemente como los Hombres de Negro. Su misión es controlar los movimientos inmigratorios de extraterrestres hacia nuestro planeta pues, aunque la mayoría de los seres humanos lo ignoren, la Tierra es lugar de paso (y residencia) de todo tipo de alienígenas, y son muchos los que viven entre nosotros, mezclados, camuflados, escondidos y mimetizados. Cuando una criatura hostil capaz de utilizar la piel de sus víctimas para ocultarse llegue a la Tierra dispuesto a destruir todo lo que se interponga en su camino, J y K serán los únicos capaces de detenerlo.

Will Smith y Tommy Lee Jones causaron furor en todo el mundo con sus elegantes trajes negros y sus impolutas camisas blancas, con sus sofisticados gadgets de última generación, que podan borrar la memoria de los testigos incómodos apretando un botón, y con sus singulares métodos de investigación, pero si no hubiese sido por la insistencia de Steven Spielberg, productor de la película, Will Smith no hubiese cambiado de opinión y se habría mantenido firme en su negativa a interpretar a K porque acababa de estrenar hacía poco tiempo “Independence Day” y no quería encasillarse.

Tras esta primera “Men in Black (Hombres de negro)“, y pese al gran éxito, tuvimos que esperar cinco años para reencontrarnos con J y K en “MIIB: Hombres de negro II“. Diez años después la saga se cerró con buen sabor de boca gracias a “Men in Black 3“, pero en Hollywood no estaban como para matar a la gallina de los huevos de oro (un total de 1.600 millones de dólares recaudados para la trilogía) y en 2018 nos llegó “Men in Black International“, un reboot, o un spin-off, o algo parecido, con Chris Hemsworth y Tessa Thompson encargados de interpretar al curtido Agente H y la novata M tal y como Tommy Lee Jones y Will Smith habían hecho antes, en las tres películas dirigidas por Barry Sonnenfeld. También hubo una serie animada para la televisión y varios videojuegos.

linea_separadora