La Milicia de la Noche dinamita el género guerracivilista más allá de los tópicos, hasta un desenlace en el que solo una verdad puede quedar en pie. Ya tenemos a nuestros Malditos bastardos. Nadie te había contado la Guerra Civil así.

La Milicia de la NocheFicha técnica

  • Nº de páginas: 496
  • Editorial: S.A. EDICIONES B
  • Idioma: CASTELLANO
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • ISBN: 9788466668385
  • Año de edición: 2020
  • Plaza de edición: ES

 El inicio de la Guerra Civil supone una gran oportunidad para un grupo de asesinos y ladrones dirigido por Fidel Lobo en los bajos fondos de Barcelona. Bajo el amparo del Comité de Milicias Antifascistas van a desplazarse en un autobús negro, con dos cabezas de lobo dibujadas, por el Bajo Aragón y la frontera con Cataluña “limpiando” la retaguardia de fascistas. Solo será una tapadera para seguir con sus robos y fechorías.

Barcelona, año 1936. Fidel Lobo y su banda dominan los bajos fondos de la ciudad cuando estalla la Guerra Civil y reclutan a los más siniestros personajes para crear La Milicia de la Noche. Aunque su misión es unirse a la resistencia contra el bando franquista, su violencia sin límites pronto los convertirá en enemigos de la República que los ha armado.

José Manuel del Río se ha inspirado en la historia real de La Brigada de la Muerte para dar forma a este thriller histórico que lleva al lector desde los enfrentamientos callejeros hasta el horror del campo de batalla. A través de un juego de espejos de gran ambición narrativa, conoceremos a un joven e idealista miliciano, Antonio, y a su admirado y místico líder, Lobo.

Esta novela dinamita el género guerracivilista más allá de los tópicos, hasta un desenlace en el que solo una verdad puede quedar en pie. Ya tenemos a nuestros Malditos Bastardos. Nadie te había contado la Guerra Civil así.

La Milicia de la Noche - Autobús NegroLa Guerra Civil española está plagada de historias que harían las delicias de cualquier director de cine de Hollywood. Alguna de ellas muy de Tarantino; de hecho la imagen de un Kurt Russel psicópata montado en un coche negro con calaveras pintadas en Death Proof se asemeja mucho al autobús conducido por la Brigada de la Muerte durante los primeros meses de la Guerra. La historia de José Manuel del Rio se basa en los hechos reales protagonizados por Pascual Fresquet Llopis y su Brigada. Durante el verano caliente de 1936 Fresquet y una treintena de milicianos montados en un siniestro vehículo negro, decorado con calaveras, sembraron el terror y mataron a más de 200 fascistas en la zona del Bajo Aragón y Tarragona. Eran milicianos de la FAI y estaban encuadrados en la columna anarquista de Antonio Ortíz. Pero aquí se acaban las semejanzas con la realidad. Del Rio utiliza el attrezzo de la historia real extraído del trabajo de Toni Orensanz, “Òmnibus de la mort: parada Falset  para darle una patada a la historia y a los historiadores que trabajan en ella;; como el propio Toni o como José Luís Ledesma. La historia real de Fresquet es tan increíble y tan tarantiniana que no tiene ningún sentido convertirla en una especie de Western americano tan alejado de la realidad de lo que realmente fue.

Fresquet Llopis se muta, de la mano de Del Rio, en Lobo (Llop en catalán). El autobús negro con calaveras es sustituido por un autobús decorado con cabezas de lobo. Y los milicianos anarquistas de Fresquet se transforman en una panda de asesinos, violadores, ladrones etc. sin rastro ideológico. La propia y polémica figura de Fresquet se ve pervertida por la pluma de Del Rio. Según la descripción de Orezanz Fresquet “era un albañil de 31 años, pistolero de la FAI, gran pistola al cinto, conquistas sexuales hiperbólicas y narcisista con ansias de poder”. Del Rio lo convierte, en una especie de mezcla cinematográfica entre Harry el sucio y Blade, en Fidel Lobo un inteligente y enigmático sicario vestido de negro pero con guantes rojos, sombrero y un gran Colt Walker al cinto, cuya funda va grabada con sus correspondientes muescas de cada una de sus víctimas. Sus lugartenientes son Bukanero, mote por ser tuerto, y Pep el Rata por llevar siempre un roedor como mascota y con un gran rifle Winchester al hombro. Mantiene en parte la descripción física de Fresquet, con su bigotillo y sus dotes pugilísticas, pero le niega toda la implicación militante y política; de libertario lo convierte en brutal asesino que llega a descuartizar a sus víctimas e incluso a coleccionar sus piezas dentales. La parte de mujeriego y alcohólico de Fresquet las reparte entre Bukanero y Rata, presentando a Lobo como un personaje enigmático, asceta y alejado de lo terrenal. Y las atrocidades, abusos y expropiaciones llevadas a cabo por la verdadera Brigada las convierte en una suerte de grupo mafioso que aprovecha el conflicto civil, bajo el paraguas de la roja y negra, para realizar una serie de robos ocultos bajo asesinatos políticos.

La Milicia de la Noche - milicianosDentro del attrezzo de la historia, Del Rio respeta el contexto del recorrido de algunas localidades como Caspe y Maella, acciones como las de hacerse pasar por fascistas en Caspe, la quema de imágenes religiosas (la foto de Caspe es real, con Fresquet en el centro sujetando la cabeza de un Cristo) o los enfrentamientos entre comunistas y anarquistas que desembocarían en los enfrentamientos de mayo del 37 en Barcelona, así como las distensiones dentro del bando anarquista por las traiciones al movimiento de figuras como las de García Oliver. Esto último es lo más destacable de esta nóvela dentro del contexto histórico.

La narración es, quizá, el punto más fuerte de la novela y ha sido así reconocido por la crítica; una prosa muy elaborada y no literaria con un ritmo lento y detallado. Los personajes, dentro de esa ficción de western, también resultan muy atractivos para el lector o lectora que desconoce a historia real. La figura enigmática de Lobo, la autodestrucción alcohólica de Pep el Rata (que nos lleva a muchos personajes de Hollywood,como por ejemplo el Doc Holliday interpretado por Val Kilmer en Tombstone: la leyenda de Wyatt Earp) y sobre todo la parte militante, ética y de soñador desilusionado que se representa en Antonio, única figura junto a Pascual, que nos recuerda la parte anarquista de la verdadera Brigada de la Muerte.

Como historiador este trabajo es una decepción; la posibilidad de novelar la historia real de Fresquet y su Brigada de la Muerte se ha transformado en un guion de película de Serie B americana. Como escritor, José Manuel del Río se toma licencias literarias como la de convertir a Lobo en un sicario y ladrón tirando de los datos reales de haber atracado una farmacia antes de la Guerra, convertirlo en un oficial nazi durante la II GM o la de ubicar a Robert Capa y su compañera Gerda Taro en Caspe y adjudicarle la autoría de la famosa foto. Aunque esto último; el dar la autoría a quien no corresponde no sea muy correcto ni acertado, pero el resto de la novela es algo más que una licencia.