La idea y la trama de «Hex» de Thomas Olde es muy original; el tratar de conjugar la maldición de una bruja con 350 años de vida con un mundo de móviles y redes sociales… Una mala conjugación, como descubrirán los y las lectoras.

HexPortada Hex (Thomas Olde, Nocturna Ediciones, 2020)

  • Autor: Thomas Olde Heuvelt
  • Traducción: Ana Isabel Sánchez
  • Fecha de publicación: Enero 2020
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 512
  • Precio: 19,50 €
  • ISBN: 978-84-17834-52-4

Bienvenido a Black Spring, una población pintoresca con un macabro secreto: una mujer recorre las calles con la boca y los ojos cosidos, entra en los hogares y espía a la gente mientras duerme.
La llaman la Bruja de Black Rock.

Los vecinos se han acostumbrado tanto a su presencia que a veces se les olvida lo que ocurrirá si algún día abre los ojos. Para protegerse de curiosos, los fundadores de Black Spring han instalado equipos de vigilancia con los que mantienen la zona en cuarentena. Hasta que unos adolescentes, hartos de su aislamiento, deciden saltarse las normas y convertir la maldición en una experiencia viral.

Nadie se imagina la siniestra pesadilla que entonces los aguarda.

Una pequeña localidad estadounidense que vive bajo una maldición desde hace siglos; Katherine van Wyler una bruja ejecutada hace 350 años recorre las calles de la localidad con su aspecto siniestro; brazos encadenados al cuerpo y labios y ojos cosidos. De esta guisa cada día puede aparecer en cualquier calle o casa de vecino. Para evitar que nadie la altere el pueblo ha creado su propio sistema de vigilancia que incluye vigilantes y cámaras. Para acrecentar la maldición nadie puede abandonar el pueblo bajo riesgo de muerte. Nadie conoce la historia real de la bruja de Black Rock y el porqué de su deambular, la única verdad que conocen los habitantes del pueblo es que si tratan de cambiar la rutina de la bruja o intentar relacionarse con ella alguien aparece muerto en Black Rock.

Comencé a leer este libro sin saber nada de él ni de su autor, solo guiado por la tenebrosa portada y por venir avalado por los grandes del terror como Stephen King, George R.R. Martin, Joe Hill…y desde luego no me ha defraudado.

En un primer momento Thomas Olde ambientó su novela en una localidad holandesa pero, para su asalto al mercado inglés, y global, la modificó ubicándola en USA y convirtiéndola en un bet-seller mundial con compra de derechos televisivos por parte de Warner Bros incluida.

La idea y la trama de la novela es muy original; el tratar de conjugar la maldición de una bruja con 350 años de vida con un mundo de móviles y redes sociales…mala conjugación como descubrirán los y las lectoras. La trama y la redacción es vertiginosa, desde las primeras páginas hasta el apocalíptico final, sin florituras ni descripciones vanas. Trama que te atrapa desde el primer momento enredándote en un terror psicológico fruto de la cotidianidad con la que los y las vecinas de Black Rock afrontan su día a día con la bruja-zombie con la que comparten sus vidas.

La ambientación de Black Rock está muy bien trabajada, presentándonos a los integrantes de la comunidad, sus relaciones, sus quehaceres etc. Y destacan los personajes, creo que es el punto fuerte de la novela; por un lado los protagonistas y sus roles de héroes, villanos, envidiosos…pero por otro el enfrentamiento generacional entre el grupo de jóvenes que desean verse libres de la maldición para poder expandir sus vidas fuera de los límites de Black Rock frente a sus mayores conocedores de los peligros reales que conlleva el intentar romper el statu quo que rige la vida y el futuro de la comunidad.

Thomas se declara admirador de Stephen King y en su novela descubrimos escenas y momentos que nos recuerdan al universo King; el juicio público a Jaydon tiene muchas similitudes con el debate público que los y las vecinas de La tormenta del siglo celebran para ver si aceptan o no las demandas de Andre Linoge.

Desde hace unos años la novela negra que mejor acogida tiene entre la crítica es la escandinava, pero el libro original de Thomas transcurría en un mundo desconocido para nosotros y nosotras; el mundo rural holandés. No sé cómo sería Hex y su bruja ambientada en los Países Bajos y si cambiaría mucho la concepción de los y las lectoras, de momento el final es distinto en la versión inglesa. Un final totalmente inesperado y apocalíptico que horrorizará en general.

Echo de menos que el autor profundice en la vida de la bruja, en la sociedad que la ejecutó, las causas reales o el cómo resucita convertida en una especie de zombie. Creo que daría más conexión y fuerza a la novela…pero es fácil decirlo desde el punto de vista de un lector.

Creo que ha sido un acierto y una apuesta segura por parte de Nocturna Ediciones el acercarnos al castellano esta novela dentro de su colección Noches Negras. Los y las amantes de las novelas de terror no se sentirán defraudados.