Comencé a leer Thunderbolts: Otra vez en el punto de mira y me dio la sensación de que estaba ante otro Vengadores Costa Oeste pero la premisa de Jim Zub y Sean Izaakse va ganando solidez hasta el punto de conquistar al lector.

Thunderbolts: Otra vez en el punto de miraThunderbolts: Otra vez en el punto de mira  
Edición original: Thunderbolts 1-5 USA
Fecha de edición: agosto de 2023
Guión: Jim Zub
Dibujo: Netho Diaz, Sean Izaakse, Luciano Vecchio
Formato: Rústica, 128 páginas. Color.
16,5 €

Justicia redentora, como el rayo. ¿Ladrones con superpoderes toman rehenes en Staten Island? ¿Se abre una grieta dimensional en Chinatown? ¿Monstruos enloquecidos en el Met? ¡Llama a los Thunderbolts! Los mejores de la ciudad de Nueva York están aquí para salvar el día. Hay un nuevo alcalde en Nueva York, Luke Cage, y depende de un nuevo grupo de Thunderbolts cambiar las cosas.

Desde que Kurt Busiek y Mark Bagley nos dejaron a todos boquiabiertos con la última página del primer número del primer volumen de los Thunderbolts comencé a tener muy claro que esta sería una de las series que seguiría con devoción. Y así me mantuve, durante muchos años, hasta que por hastío de la propia Marvel acabé viendo cómo eran masacrados para justificar el inicio de la Civil War y cómo después cayeron en manos de Warren Ellis que nos trajo a unos nuevos Thunderbolts que eran auténticos villanos que no querían redimirse, aún no he leído esta nueva etapa, pero este no es el grupo del que me enamoré por lo que me desentendí del grupo hasta esta miniserie de Jim Zub y Sean Izaakse con la que me he vuelto a enamorar del grupo… aunque tenga que lamentar que esta encarnación no vaya a pervivir.

Otra vez en el punto de mira es una miniserie con la que se relanzaba a los Thunderbolts buscando dejar en el pasado la época de Warren Ellis y de esa imagen tan oscura del grupo, ahora Zub nos presenta a un nuevo grupo creado por petición de Luke Cage, alcalde de Nueva York, y bajo la dirección de Ojo de Halcón y de Spectrum (la Capitana Marvel de los 80 y 90) y que a pesar de lo que pueda parecer pronto lograr ganarse un huequecito en el corazoncito y deslumbrarnos con interesantes personajes a los que me hubiese gustado muchísimo ver en más números del grupo. Si bien es cierto que la trama se abre y cierra en este volumen de una manera más que satisfactoria no lo es menos el que te Otra vez en el punto de mira genera muchas expectativas e interés por saber lo que sucedería con el grupo en el futuro, lástima que Marvel tuviese otros planes y esta “etapa” acabe aquí.

Aunque otros guionistas han tenido una repercusión mayor Jim Zub es uno de esos artistas que se ha ido ganando el respeto del lector, porque siempre ofrece historias interesantes y divertidas, pero parece que no el de la Casa de Ideas que tampoco le permitirá continuar con esta serie y por lo que parece ha partido en busca de pastos más verdes, algo que demuestra el que al entrar en su página web sólo veamos referencias a títulos como Rick & Morty, Conan The Barbarian, Dungeons & Dragons, Strange Things, Stone Star… sí, no hay nada en Marvel y es una lástima porque es un artista (escritor, dibujante, colorista…) de esos a los que siempre merece la pena leer y de verdad que las ideas que tenía para Thunderbolts resultan muy interesantes. (Y si alguien tiene dudas aquí os pongo algunas de las obras de Zub; Skullkickers, Wayward, Glitterbomb, Rick & Morty vs Dungeons & Dragons…)

Por otra parte, Sean Izaakse, el dibujante regular sudafricano se ve apoyado en estos cinco números por Netho Diaz, Luciano Vecchio tan sólo dibuja las primeras páginas, y nos demuestra que su estilo sigue siendo tan fresco y juvenil como siempre, un complemento perfecto para el tipo de historia que Zub pretendía contar.

La edición de Panini es una rustica normal, sin estridencias pero con el habitual buen hacer de la editorial italiana.

En definitiva, Thunderbolts. Otra vez en el punto de mira es un más que recomendable volumen que tan sólo tiene la pega de que no continuará con estos mismos autores. Por lo demás es un digno legado.