Panini Cómics ha inaugurado su flamante línea «Marvel Must-Have» con cuatro títulos de relumbrón, protagonizados por grandes personajes de la editorial (Spiderman, Lobezno o Los Vengadores) y con una de las miniseries más destacadas, y polémicas, de la década pasada como punta de flecha: «Civil War«.

El Universo Marvel está cambiando. Es tiempo de elegir: ¿De qué lado estás? Un conflicto que se ha estado labrando durante años estalla al fin, rompiendo en dos a la comunidad superheroica, y enfrentando a amigo contra amigo, hermano contra hermano. Spiderman, Los Vengadores, La Patrulla-X, Los Cuatro Fantásticos… todos se verán afectados. Todos deberán elegir su lugar en la guerra. Nadie está a salvo en la saga que cambió para siempre las reglas del juego.

Aunque no es, ni de cerca, uno de los mejores eventos de la historia de Marvel Comics, «Civil War» se convirtió por méritos propios en el gran acontecimiento de la primera década del siglo XX en La Casa de las Ideas, un crossover monumental que sacudió los cimientos de la mayoría de las series, puso a todos los héroes en un bando u otro, y alargó las consecuencias durante mucho tiempo. Además, como todo el mundo sabe, sirvió de inspiración a Marvel Studios para dar forma a la película homónima del UCM de los hermanos Joe y Anthony Russo (y que, en mi humilde opinión, supera con creces la propuesta de la obra de Millar y McNiven, y sus cimientos son mucho más sólidos).

Con la perspectiva que ofrece el paso del tiempo, hacer una reseña de este título hoy es jugar con ventaja. Releo lo que escribimos en el año 2007 acerca de «Civil War» (aquí o aquí) y hay muchas cosas que podría reescribir, afirmaciones que matizaría y críticas que subiría de tono pero el tiempo ha demostrado que la idea de la guerra civil superheroica que enfrentó a los héroes en dos bandos antagonistas, encabezados por Iron Man y el Capitán América respectivamente, atrajo la atención de los lectores y vendió muchos, muchos, ¡muchos! cómics que, en resumen, es lo que Marvel Comics quería. Sea como sea, el ritmo de producción de las editoriales de cómics de superhéroes son vertiginosos, y los acontecimientos que provocaron en el Universo Marvel la fatídica masacre de Stamford por parte de Nitro y sus consecuencias quedaron superados muy rápido por otros crossovers de gran magnitud como la «Invasión Secreta» de los skrulls, el «Reinado Oscuro» de Norman Osborn o el «Asedio» al Asgard de Bloxton, Oklahoma, y los rivales curaron las heridas, superaron sus diferencias y volvieron a convertirse en amigos y aliados frente a las numerosas amenazas, internas y externas, que acechan a nuestro planeta. Las consecuencias de la lucha (la muerte de un símbolo en la escalera de los juzgados, el ascenso de un vencedor al trono de SHIELD, el acta de registro de superhumanos, los Thunderbolts como cazadores de ilegales,…) fueron corregidas en un visto y no visto (el muerto resucitado, el vencedor cayó y se redimió, el acta fue revocada, los Thunderbolts ascendieron y cayeron,…), y el Universo Marvel siguió girando. Pero, es curioso, quince años después todavía se mantiene la polémica: para algunos «Civil War» podría ser considerado un clásico del género y, para otros, un mal recuerdo que debe ser olvidado e ignorado.

¿Y qué pensamos nosotros de «Civil War» hoy, en el año 2020, tras releerlo una vez más pero casi quince años más viejos que la primera vez que nos enfrentamos a la guerra civil superheroica? Pues que si Marvel Comics quería conseguir notoriedad en los medios de comunicación con la «Civil War» lo conseguió sobradamente, aunque a costa de una saga maniquea que pervirtió a personajes como Reed Richards o Iron Man, idiotizó a otros como el Capitán América, sacrificó a los Nuevos Guerreros, desaprovechó a los mutantes, expuso a Spiderman a un escenario del que después se le tuvo que sacar de mala manera,… y que toda ella se fundamentaba sobre un McGuffin, el acta de registro de superhumanos, que no justificaba que amigos, hermanos y aliados se enfrentasen en un conflicto de esta magnitud. Como hemos dicho antes, los hermanos Russo supieron coger la esencia del evento, lo remodelaron y consiguieron un producto, cinematográfico en este caso, mucho más acabado y sin aristas por pulir. Y eso que la historia contaba con unos buenos cimientos, las semillas plantadas por Brian Michael Bendis en «Vengadores desunidos» (una miniserie también disponible en la primera batería de novedades de «Marvel Must-Have«) que, poco después florecieron en forma del ‘No más mutantes‘ de Wanda Maximoff, y que habían dejado limpio el sendero para la propuesta de Mark Millar.

Esta reedición de «Civil War» nos llega con el sello de la nueva colección quincenal «Marvel Must-Have«, pensada por Panini Cómics para contener algunas de las obras más importantes de la historia reciente de la Casa de las Ideas, las aventuras más comerciales de los autores más populares, en una edición en tapa dura y a un precio muy contenido. Sí, esta edición de «Civil War» ha llegado a las tiendas a un precio de 15,00 euros, que en comparación con ediciones anteriores (por ejemplo Marvel Integral a 25,00 euros) permite convertir el nombre de la línea en una declaración de intenciones: són títulos que deberían estar en todas las librerías de los aficionados al género y que, si no lo están, ésta es la ocasión perfecta para corregir la omisión. La colección, como ya contamos, ha anunciado que publicará clásicos modernos (como «Planeta Hulk» o «El Viejo Logan«), así como a auténticos clásicos intemporales (como «Daredevil: Born Again» o «La Saga de Fénix Oscura«). Y abrir fuego con las más de doscientas páginas de «Civil War» señala el camino.

Civil War.
Autores: Mark Millar y Steve McNiven
Edición original: «Civil War» núms. 1 a 7
Fecha de publicación: Septiembre de 2020
ISBN: 9788413342603
Formato: 17x26cm. Tomo en tapa dura. Color
Páginas: 208
Precio: 15,00 euros