«Un policía en la luna» es el segundo trabajo que se publica en España del escocés Tom Gauld y el primero que cae en nuestras manos. Una historia irónica, pausada y reflexiva.

Preciosa portada

Un policía en la luna
Tom Gauld
Traducción: Carlos Mayor Ortega
Título original: Mooncop
ISBN: 978-84-16131-28-0
Número de páginas: 96
Tipo de edición: Cartoné
Sello editorial: Salamandra Graphic
PVP: 17,00 €

La colonia lunar ha conocido tiempos mejores, como uno de esos pueblos en los que ha dejado de pasar la carretera principal y su población se reduce día tras día. Las rondas de nuestro héroe, el poli lunar, son cada vez más cortas, y los casos por resolver, menos emocionantes: una chica que huye de casa, una anciana que pierde su perro, un autómata que se escapa del Museo de la Luna…

Cuando Salamanda nos envió el listado de novedades me llamó la atención el anuncio de publicación de Un policía en la luna, un trabajo de Tom Gauld, artista escocés que publica semanalmente una tira de prensa en el The Guardian. Reconozco que me sentí intrigado ante la curiosa portada donde se veía a un policía patrullando por la superficie lunar… pero todo en un estilo de dibujo absolutamente sencillo pero que parecía evocar lo que sería, realmente, caminar por la Luna.

Una muestra del trabajo de Tom Gauld

Como ya he confesado no conocía a Tom Gauld, se me pasó, en su momento la publicación de Todo el mundo tiene envidia de mi mochila voladora y la verdad es que ahora me arrepiento. Pero no iba a dejar pasar la ocasión de leer Un policía en la luna y antes de entrar en detalle os diré que estamos ante una comedia de situación tejida con la fina ironía de un escocés que pausa el desarrollo de la historia para que podamos disfrutar, pausadamente, del humor que acompaña al pobre agente de policía al que Gauld no da un nombre en toda la historia (anonimizandolo al máximo) y que va viendo cómo se desmantela la colonia lunar mientras a él se le… uummm, mejor no os desvelo más detalles. Baste decir que es no hay una acción, son situaciones que se van desarrollando poco a poco y que acaba por, pausadamente, arrancarnos varias sonrisas.

En cuanto al estilo de dibujo de Un policía en la luna hay que reconocer que Tom Gauld no es un dibujante cuyo trabajo podría parecer, a primera vista, realizado por un adolescente, sólo cuando vemos cómo trabaja nos damos cuenta de que la composición de la página, la expresividad, todo está tan medido que sorprende que sea capaz de expresar tanto con tan poco.

Hace un par de días me llego una copia de prensa de Un policía en la luna (¡gracias Salamandra!) y antes de nada os diré que la portada es una preciosidad y que la decisión de “platear” las letras del título le da un toque precioso así como la integración del logotipo de Salamandra Graphic tan minimalista. Es una edición preciosa y de gran calidad.

Segundo vistazo al minimalista estilo de Tom Gauld

En definitiva, a pesar de que el estilo de dibujo de Un policía en la luna no es lo que se pueda llamar como “detallado” no puedo dejar de reconocer que la historia propuesta por Tom Gauld es de las que calan, de las que hacen pensar y de las que divierten, y eso ya es mucho más de lo que suelen ofrecernos la mayoría de los cómics. Estamos ante un trabajo delicado y exquisito, no apto para todos los paladares, pero que cala.