linea_separadora

Cuarenta y tres segundos. Ese es el tiempo que estuvieron a la venta las entradas para el regreso de los míticos cómicos británicos a los escenarios en el año 2014, en un único espectáculo en Londres. Se pusieron a la venta 20.000 entradas (que oscilaban entre las 26 y las 95 libras, 31 y 114 euros al cambio) para asistir a su única actuación en el O2 Arena de Londres, pero tras agotarlas en un abrir y cerrar de ojos, concretamente en 43,6 segundos, los Monty Python decidieron ampliar su espectáculo de «música, comedia y un poco de sexo de viejos» nueve días más. Y la última actuación, el 20 de julio, fue retransmitida en 1.800 cines de casi cuarenta países. También en España.

Monty Python, el veterano grupo cómico británico responsable de la serie de televisión «Monty Python Flying Circus«, emitida en la cadena británica BBC desde el 5 de octubre de 1969 hasta el año 1974, y las películas «Los caballeros de la mesa cuadrada«, «La vida de Brian» o «El sentido de la vida«, el último proyecto en el que los seis cómicos originales del grupo trabajaron juntos, John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Terry Jones (que falleció hace un año) y Michael Palin, todos ellos con más de setenta años en ese año 2014 (una edad que, en conjunto, sumaba los 358 años), sin Graham Chapman que murió de cáncer en 1989, llevaban meses trabajando en secreto en este nuevo proyecto, el primero en tres décadas de silencio desde que actuaron en el Hollywood Bowl el 15 de septiembre de 1980 («Monty Phython en Hollywood»).

Su actuación, acompañada por una orquesta, un coro, un grupo de bailarines y invitados especiales (Stephen Hawking o Stephen Fry, por ejemplo), sirvió para recuperar algunos de sus mejores momentos, como el sketch del loro muerto o la Inquisición española, y cantaron varias canciones de su repertorio, como «Lumberjack song» o su inolvidable «Always look on the bright side of life» de «La vida de Brian«, que cerró el espectáculo. Carol Cleveland, la única mujer que aparecía regularmente en «Monty Python Flying Circus«, también estuvo en escena para interpetar sus papeles habituales y Graham Chapman apareció en algunos vídeos proyectados en una pantalla gigante.

Esa fue su despedida definitiva como Monty Python.

linea_separadora