linea_separadora

Como todo el mundo sabe los Monty Python fueron un grupo de humoristas británicos formado por John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Terry Jones, Michael Palin y Graham Chapman que sacudieron el humor inglés con sus provocaciones. Para empezar lograron un gran éxito televisivo con la serie “Monty Python’s Flying Circus“, emitida en la cadena británica BBC desde el 5 de octubre de 1969 hasta el año 1974, y más adelante los seis ingleses (bueno, uno era galés… y se coló también un estadounidense) trasladaron su repertorio de humor absurdo, ingenioso y delirante hasta la gran pantalla con “Los caballeros de la mesa cuadrada“, “La vida de Brian” o “El sentido de la vida“. Luego decidieron seguir sus caminos por separado, no demasiado lejos los unos de los otros, y mientras John Cleese desarrolló una prolífica carrera como actor o Michael Palin creó varias series de viajes para la BBC, Terry Gilliam optó por la dirección. Y Terry Jones en concreto fue lo que se podría llamar ‘un culo inquieto’. Tras la disolución de los Monty Python Jones se dedicó, principalmente, a la televisión, como guionista y presentador pero hizo muchas otras cosas. Dirigió un episodio de la serie “Las aventuras del joven Indiana Jones“, fue guionista de la película “Dentro del laberinto” de Jim Henson, dirigió documentales para Discovery Channel (“La Historia oculta de Egipto” y “La Historia oculta de Roma”), y una divertidísima película: “Erik el Vikingo“.

Protagonizada por Eartha Kitt, Imogen Stubbs, John Cleese, Mickey Rooney, Terry Jones y Tim Robbins, “Erik el Vikingo” (“Erik the Viking“) está inspirada en una novela infantil de 1983 del propio Jones (“The Saga of Erik the Viking”) y nos contaba la odisea del joven vikingo Erik que tras enamorarse de la chica a la que acaba de matar durante una incursión vikinga, empieza a cuestionarse su vida, en el que matar y violar forma parte del día a día. Por consejo de la bruja de la tribu, Erik decide marchar a Asgard, para pedir a los dioses que acaben con la terrible y oscura Edad de Ragnarok, de modo que su pueblo pueda volver a ver la la luz del sol, expulsando al lobo Fenrir del cielo. Con la ayuda de un grupo de valerosos guerreros vikingos se adentrará en el mar enfrentándose a grandes peligros y amenazas.

Erik el Vikingo” es, por supuesto, una comedia. No es una comedia de Monty Python, ni mucho menos, aunque Jones ya había dirigido tres de las películas del grupo de humoristas ingleses (“Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores“, “La vida de Brian” y “El sentido de la vida“), pero es que el director tampoco tiene ni la imaginación desbordada ni el talento de su compañero Terry Gilliam. Hay poco en “Erik el Vikingo” que recuerde el mundo desaforado e ingenioso de los Monty Python pero es una película divertida en la que un sorprendente Tim Robbins con melenas hace de vikingo bobo mientras que el incomparable John Cleese o el mismísimo Mickey Rooney cuentan con papeles secundarios.

linea_separadora