linea_separadora

Nadie me puede acusar de ser un seguidor del trabajo del francés Luc Besson, y a las numerosas críticas negativas acerca de su trabajo como director, guionista o productor que tengo escritas en ViaNews me remito, pero incluso yo debo rendirme a la evidencia que los primeros minutos de «Valerian y la ciudad de los mil planetas«, su adaptación cinematográfica de «Valérian, agent spatio-temporel«, el cómic creado en 1967 por el guionista Pierre Christin, el dibujante Jean-Claude Mézières y la colorista Évelyne Tranlé son una obra maestra del cine.

Este excelente prólogo nos cuenta desde el primer contacto entre seres humanos y extraterrestres hasta la normalización de los contactos y las relaciones con alienígenas, y vemos como crece a ritmo exponencial desde la actual Estación Espacial Internacional hasta convertirse en la inmensa colmena intergaláctica conocida como Alpha, al ritmo de una deliciosa melodia (‘Space Oddity’ de David Bowie, un sencillo también de 1967). Sin ningún diálogo, es lo mejor de la película. Es un espectáculo visual prodigioso que merece todo el precio de la entrada. El resto de la película es prescindible.

El ególatra, mediocre, sobrevalorado responsable de «El Quinto Elemento» solo ha hecho dos buenas películas en toda su carrera: «El gran azul» y «León«. Y, es cierto, los diez primeros minutos de la apabullante, trepidante, entretenida pero confusa y algo hortera «Valerian y la ciudad de los mil planetas» («Valérian et la cité des mille planètes«), protagonizada por Cara Delevingne, Dane DeHaan, Clive Owen, Rihanna, Ethan Hawke, Herbie Hancock, John Goodman y Rutger Hauer, entre otros. Esta película del año 2017 nos presentaba a Valerian y Laureline, agentes especiales del gobierno de los territorios humanos, encargados de mantener el orden en todo el universo. Valerian busca algo más que una relación profesional con su compañera, por lo que la persigue abiertamente con constantes proposiciones románticas. Sin embargo, el amplio historial de Valerian con las mujeres, junto con los valores tradicionales de Laureline, la llevan a rechazar todos sus intentos. Bajo las órdenes de su comandante, Valerian y Laureline emprenden una misión en la impresionante ciudad intergaláctica de Alpha, una metrópolis en constante crecimiento compuesta por miles de especies distintas, procedentes de todos los rincones del universo. Los diecisiete millones de habitantes de Alpha han convergido con el tiempo, uniendo sus talentos, tecnología y recursos por el bien común. Por desgracia, no todo el mundo comparte esos mismos objetivos en Alpha; de hecho, hay en marcha unas fuerzas ocultas que ponen en grave peligro a nuestra raza.

linea_separadora