linea_separadora

Hay dos tipos de películas de dibujos animados de Walt Disney: las convencionales y las diferentes. Y a menudo son las películas diferentes, aquellas que rompen los esquemas establecidos, las que Disney impulsa a regañadientes, las que se escapan de las convenciones clásicas de la casa del retón Mickey y siguen senderos distintos a los que habían sido pisados, son las que dan en el clavo y permiten evolucionar a la multinacional del entretenimiento… o las que se pegan el batacazo más espectacular porqué lo que ofrecen no es lo que el público esperaba encontrar. Arriesgar es lo que tiene. “Atlantis: El imperio perdido“, “Lilo & Stitch“, “Tarón y el caldero mágico“, “Raya y el último dragón” o “El Emperador y sus locuras” podrían ser alguno de estos títulos.

Dirigida por Mark Dindal, que solamente había dirigido una película (“Cats Don’t Dance”, en 1997) antes de embarcarse en este proyecto y que solamente ha dirigido dos películas más después (“Chicken Little” en 2005 y “Garfield” en 2024), “El Emperador y sus locuras” (“The Emperor’s New Groove“) dejó atrás la aventura, los romances, la sensiblería y los musicales para apostar por el humor, una hora y media de diversión con gags desternillantes y diálogos ingeniosos al más puro estilo de la ‘screwball comedy‘ clásica. Y en el centro del humor estaba Cuzco, el emperador del título, pero también los dos villanos de la función, la retorcida y maquiavélica Yzma y el ingenuo Kronk, con las voces de Eartha Kitt y Patrick Warbutton en la versión original.

La película nos cuenta como bondadoso campesino Pachá se dirige a ver al egoísta emperador Cuzco, que se ha encaprichado de su casa y la quiere convertir en parte de sus propiedades. El emperador se transforma en llama como consecuencia del frustrado plan de su consejera Yzma y su guardaespaldas Kronk para hacerse con el trono. Muy a su pesar, Cuzco se verá obligado a asociarse con Pacha, y ambos tendran que dejar a un lado sus diferencias si quieren recuperar su antigua vida.

El Emperador y sus locuras” es una de esas películas ‘diferentes‘ que hemos mencionado al principio que no fue bien recibida por el público. La propuesta anterior de Walt Disney Pictures,”Tarzán“, había sido un éxito de crítica y de taquilla pero la historia del emperador Kuzco y el bonachón Pacha no se acercó a las cifras de su predecesora. Afortunadamente parece que el tiempo ha jugado a su favor y se podría decir que “El Emperador y sus locuras” se ha convertido en un film de culto de Disney. A día de hoy sigue siendo una película tan fresca como el día que se estrenó.

linea_separadora

Where to watch El Emperador y sus locuras