La antigua Roma, un detective y un misterio a resolver. «El mundo de Britania» nos vuelve a ofrecer una nueva aventura de mano de Peter Milligan y Juan José Ryp, el equipo creativo original.

Britannia. Los que van a morir
Edición original: Britannia: We who are about to die 14 USA
Guión: Peter Milligan
Dibujo: Juan José Ryp, Ryan Lee, Roberto de la Torre
Color: A color
Formato: Tapa blanda, 112 páginas, a color
13,95€

Cincuenta mil romanos están en pie, observando desde las gradas del Coliseo y conteniendo el aliento mientras Achillia, una gladiadora como jamás se ha visto, se enfrenta a lo imposible: una sola guerrera contra cinco de los más grandes luchadores de Roma. Así es la tradición cuando una mujer pisa la arena de combate. Termina la carnicería y el Coliseo ruge: Achillia se alza victoriosa. Ahora, solo una cosa la separa de ganar su libertad: su creciente popularidad. Las mujeres de Roma, reprimidas por sus maridos y padres, se han dado cuenta. Los hombres de Roma, esposos y padres de una creciente colectividad de mujeres con aspiraciones e ideales de independencia, también lo han notado. En el otro extremo de Roma, un extraño misterio se retuerce en la colina del Palatino. En la oscuridad de la noche, entre callejones serpenteantes, la élite de Roma jura que ha visto a un Apolo empapado de sangre recorriendo la ciudad… unas visiones que los están volviendo locos. Muchos enferman y sufren fiebres con alucinaciones y sueños en los que se les aparece el dios. El pánico se apodera de la ciudad. La Gran Vestal, Rubria, es arrestada por el emperador Nerón y amenazada con la crucifixión a menos que la maldición que pesa sobre Roma termine. Entonces, ella le pide ayuda a Antonius Axia, héroe de Britania y Roma. Y le da una única pista: la gladiadora Achillia.

Para esta segunda parte cabe destacar que Los que van a morir cuenta con una aproximación cercana a la investigación, por lo que realmente destaca la obra es por estar repleto de acción. No son pocos los combates a muerte que ha de disputar el protagonista, y el arte se encarga de reflejar dichas muertes con crudeza.

Su funcionamiento como secuela es simple, presenta una trama totalmente independiente del tomo anterior, pero tiene a Antonius Axia, su protagonista, ya establecido y se limita a presentarlo por encima en una página a modo de resumen a principio del tomo. Dicha página es bastante aclaratoria, por lo que afirmo que el tomo es accesible para nuevos lectores.

La difícil posición de las mujeres en aquella época es uno de los ejes sobre los que gira la historia. La coprotagonista de la trama es Achillia, una esclava que mató a su patrón al negarse a satisfacer sus necesidades sexuales y fue condenada a una vida como gladiadora por ello. Su deseo de venganza y su lucha por recobrar la libertad funcionan como motores de la trama, repleta de grises al encontrarse Antonius bajo las ordenes directas del colérico emperador Nerón. Y el emperador no tarda en culpar a las vírgenes vestales de las desgracias que azotan Roma, lo que motiva a Antonius a descubrir la verdad. Y por si todo esto fuera poco, a medida que el caso se complica, el hijo del propio Antonius se ve involucrado en la trama, cosa que ayuda a que el lector empatice con él y le da interés a la miniserie.

Por otro lado, la mezcla de la ciencia con lo sobrenatural es otro de los aciertos de la miniserie, mantiene al lector pendiente sobre si lo sucedido es realmente un castigo de los dioses o hay algo más detrás. Pero no tarda en ofrecer un antagonista claro que rompe con el halo de misterio que había creado. Por fortuna, el trasfondo y motivaciones de dicho antagonista son lo suficientemente interesantes como para que la lectura termine siendo satisfactoria.

Respecto al dibujo de Juan José Ryp, destaca por reflejar muy apropiadamente la ambientación de la época y transmitir mucha expresividad con sus personajes. En el cuarto número de la miniserie se ve acompañado por Ryan Lee y Roberto de la Torre, sin que el resultado final se resienta en absoluto.

Britannia: Los que van a morir no termina de funcionar como relato de misterio e intriga, pero sí ofrece un relato interesante al sumergirnos de nuevo en el violento mundo de la Antigua Roma con mucha acción, personajes bien construidos y un arte francamente efectivo. El tomo se completa con la habitual galería de portadas y páginas sin colorear.