Dolmen Editorial publica el tercer tomo de «Agente Secreto X-9» dentro de su colección «Sin fronteras«, dedicada a rescatar lo mejor de las tiras de prensa norteamericanas en libros de formato apaisado. Archie Goodwin y Al Williamson realizan la nuevas historias de este personaje que entra en la década de los 70 sin apenas despeinarse.

El mundo policial se queda corto para Phil Corrigan, el agente secreto X-9 del FBI. A los casos de espionaje y extorsión, se suma el viaje inesperado a un mundo perdido donde la búsqueda de los planos de un invento que bien podría destruir el planeta acaba revelando un valle donde los dinosaurios aún sobreviven a la destrucción del hombre. Conscientes de que están jugando con los juguetes de su infancia, Al Williamson y Archie Goodwin homenajean sin rubor a Ming el Cruel y Dragon Lady, villanos más grandes que la vida y espías fatales. El cóctel agitado y no batido casi perfecto.

X-9, como ya comenté en una anterior reseña, es una serie perteneciente a King Features Syndicate, que se encargaba de distribuirla a la prensa americana e internacional en formato de tiras diarias. Archie Goodwin escribió esta serie, relevando a Bob Lubbers, desde 1967 hasta 1980. A partir de ese año George Evans se encargó de guion y dibujo.
La participación de Goodwin coincidió con el boom de James Bond, cuya primera aparición se dio en la novela «Casino Royale«, de Ian Fleming, en 1953. Fue el cine quien le catapultó a la fama y lo hizo conocido en todas partes. En 1967 se estrenó «Solo se vive dos veces«, precedida por la exitosa «Goldfinger» y «Operación Trueno«. Esto influyó en la tira «X-9: Agente Secreto Corrigan«, otorgando al personaje un rol cercano al de James Bond, pero más realista. Phil Corrigan se debe al papeleo tras cada misión. Y lejos de ser un tipo frívolo y mujeriego, su comportamiento es menos impulsivo y más cerebral, aunque eso no quita que también use los puños cuando toque, o su arma reglamentaria. A la vuelta de sus aventuras, su esposa Wilda le espera en el calor del hogar. Este particular hace que los romances del protagonista brillen por su ausencia, pese a que las damas flirteen con él. El caso es que unos años después de la llegada de Goodwin, este optó por divorciar al protagonista para darle más picante a la acción. Eso se verá en tomos posteriores ya que en el actual lo encontramos muy modoso.
Las daily-strips de «Agente Secreto X-9: El valle del monstruo» van de julio de 1970 a abril de 1972 y nos encontramos siete aventuras encadenadas: «Extraño secuestro», «El valle del monstruo», «El prisionero del monasterio», «Un especialista para la muerte», «Intento de asesinato», «El tesoro del faraón» y «La tríada». Son aventuras que no presentan grandes sorpresas a nivel argumental, salvo la segunda de ellas. En esta historia los protagonistas se encuentran en un entorno extraño para ellos, un paraje olvidado por el tiempo en el que habitan dinosaurios, al estilo de la Tierra Salvaje de Marvel Comics o el Mundo Perdido de Arthur Conan Doyle. Aquí se nos da una explicación científica y razonada. En el transcurso de la trama, los dinosaurios forman parte del paisaje y los humanos apenas interactúan con ellos salvo para huir despavoridos o esconderse. El momento más impactante lo veremos cuando un Tiranosaurio Rex acabe golpeado por un helicóptero.
Tanto en «El prisionero del Monasterio» como en «La Tríada» aparecerá Lushan, un personaje femenino cautivador, a la que veremos cambiar de bando. También contaremos con un enemigo inspirado en Fu-Manchú llamado Doctor Siete, que propondrá exagerados planes de dominio mundial, el primero de ellos consistente en derribar los satélites norteamericanos.
En la aventura «El especialista para la muerte» veremos a Corrigan arriesgar su vida como especialista en un rodaje de cine para destapar una trama urdida por el malvado de turno cuyo nombre aliterado es R. Barcroft Baxter. El agente Corrigan tampoco se librará de viajar por la jungla o esquiar en las montañas, y también vivirá entuertos más relajados como se ve en «Extraño secuestro«.
Los guiones son más que correctos y muy entretenidos para todo tipo de lectores, pero lo que de verdad eleva esta serie a la calidad que atesora es el arte en las ilustraciones de Al Williamson. Perfecto dominador de las sombras y claroscuros, sus diseños de rostros toman como modelo personas reales (algún actor de Hollywood entre otros). Su dominio de la tinta es exquisito. Las mujeres las dibuja hermosísimas. Los paisajes están perfectamente ambientados con sus trasmas de tinta. Vemos ausente a Williamson en unas pocas tiras (como en las páginas 84/85), y para nada afecta a la calidad de la obra, pues el anónimo sustituto sigue los parámetros artísticos del dibujante principal.
La edición de Dolmen Editorial en cuanto a reproducción de páginas es exquisita. Quizás el único punto a mejorar son las erratas que de vez en cuando salpican los textos, algo que se puede subsanar con una revisión más profunda.
Muy recomendable para los amantes de historias de espías y de las tiras de prensa de calidad.

Agente Secreto X-9 (1970-1972): El valle del monstruo
Guión: Archie Goodwin
Dibujo: Al Williamson
Edición original: «X-9: Secret Agent»
Fecha de publicación: Octubre de 2019
ISBN: 978-84-17956-29-5
Formato: 28×21,5cm. Cartoné. Blanco y negro
Páginas: 192
Precio: 29,90 euros