Siento una gran debilidad por las series de los Jóvenes Titanes, en cualquiera de sus formaciones, e incluso cuando es Scott Lobdell el encargado de guionizarla, y Brett Booth de dibujarla.

"Jóvenes Titanes: Año Cero" (Scott Lobdell y Brett Booth, ECC Cómics)Jóvenes Titanes: Año cero    
Edición original: Teen Titans 0, 1-6 USA
Fecha de edición: mayo de 2013
Guión: Scott Lobdell
Dibujo: Tyler Kirkham, Brett Booth
Tinta: Norm Rapmud, Jon Sibal, Batt
Color: Andrew Dalhouse
Formato: Libro rústica, 160 págs. a color.
14,95€

La nueva (y primera) encarnación de los Jóvenes Titanes en el Nuevo Universo DC viene cargada de sorpresas. Superboy, Wonder Girl, Kid Flash, Solsticio, Búnker, Skitter… nuevas versiones de personajes clásicos junto a personajes nuevos, todos bajo el no tan férreo liderazgo de Red Robin, el antiguo compañero de Batman. ¿Qué ocurrirá cuando este grupo –a regañadientes- tenga que enfrentarse a N.O.W.H.E.R.E., una maligna organización internacional que trata de capturar y utilizar a adolescentes metahumanos? Con guiones del legendario Scott Lobdell, en este volumen asistiremos a la primera gran saga de esta colección, así como a su número 0, con el remozado origen de Red Robin en el Nuevo Universo DC. ¿Cómo llegó a convertirse en el socio del Señor de la Noche?

Hace poco me puse a releer los Jóvenes Titanes de Scott Lobdell movido por lo que consideré, en ese momento, como un acto de masoquismo y me sorprendí bastante cuando vi/recordé que el trabajo del guionista en la serie no era tan malo como creía recordar (en la serie de Capucha Roja sí que no tenía salvación alguna).

En este primer volumen Scott Lobdell y Brett Booth se esfuerzan por presentarnos la formación de los Jóvenes Titanes motivada por los deseos de Tim Drake, Red Robin, de salvar a los jóvenes metahumanos a los que Nowhere está persiguiendo, encarcelando y con los que experimenta.

Este primer volumen sirve a modo de presentación de los personajes y la verdad es que Lobdell se esfuerza por retratarlos, con especial énfasis en Red Robin/Tim Drake que es el mejor parado aunque la verdad es que Superboy, que comienza como enemigo del grupo, también queda bastante bien retratado.

Naturalmente los excesos lingüísticos de Lobdell están ahí, con un exceso de prosa que, por lo menos, hace que la lectura no sea tan rápida como el dibujo de Booth, pero es una serie dinámica, con un grupo de jóvenes que se ayudan, aún a su pesar, a sobrevivir e incluso a plantar cara a sus enemigos, así que la lectura general es bastante efectiva. Una lástima esa manía de presentar a nuevos personajes que interesan muchísimo menos que otros Jóvenes Titanes que sí deberían aparecer en la serie.

Gráficamente Jóvenes Titanes contaba con Brett Booth, un dibujante salido del estudio WildStorm que, por algún motivo, me atrapó en su Kindred y al que procuro seguir desde entonces. Aquí la verdad es que parece que haya corrido mucho, hay viñetas muy buenas y en la misma página otras que parecen haberse dibujado en apenas 5 minutos. Es una suerte que el color informático le siente tan bien a su trazo porque sino sería más sangrante.

En definitiva, Jóvenes Titanes, la serie que firmaban Scott Lobdell y Brett Booth es una lectura amena, dinámica y entretenida, pero poco más. Eso sí, es lo suficientemente interesante como para que continuase con una serie que llegó a estar bastante interesante, especialmente por el destino de Kid Flash.