Reseñar y valorar una obra de este estilo se me torna algo complicado. Los autores han puesto toda la carne en el asador para parir una historia que les satisfaga y se nota el esfuerzo, tanto de guión como de dibujo, por crear un relato que resulte impactante, sobre todo visualmente.

"Una historia de perros viejos" (Manuel H. Martín y Juanma Espinosa, Dolmen Editorial)Una historia de perros viejos es un relato de redención, con toques de wéstern crepuscular y género negro, protagonizada por perros. El protagonista de esta novela gráfica, un viejo perro llamado Munny, decide abandonar la casa de sus amos tras vivir media vida con ellos. Algo terrible ha hecho que el perro sienta que ese ya no es su hogar, por lo que el viejo Munny vuelve a las calles, en una oscura noche, para emprender un viaje hacia un lugar tranquilo y alejado en el que vivir sus últimos días. Sin embargo, el camino emprendido será de todo menos tranquilo… Munny se topará con una pequeña perra perdida en busca de su familia, una peligrosa banda de perros callejeros y con viejos amigos y fantasmas del pasado.

Reseñar y valorar una obra de este estilo se me torna algo complicado. Los autores han puesto toda la carne en el asador para parir una historia que les satisfaga y se nota el esfuerzo, tanto de guion como de dibujo, por crear un relato que resulte impactante, sobre todo visualmente.
Una historia de perros viejos” aparece editada por Dolmen Editorial en su sello colección Novela Gráfica en formato cartoné. Se trata de una historia sin concesiones protagonizada por tres perros, dos de avanzada edad, Munny y Hiena y otra más joven, Chica, en un viaje para que ésta regrese al hogar tras haber sido arrebatada a su dueña.
La portada resulta adecuada para el conjunto, ya que está más cerca de lo que se quiere contar, que es un relato con estilo noir, de novela negra, que es lo mismo. La cubierta tiene cierto aire a las de “Cien Balas“, de Dave Johnson con Azzarello y Risso contanto las andanzas de un grupo de personajes al límite. Los bocetos de portadas rechazadas, al final del libro, tiraban más por otro camino, más benigno, con clara inspiración de “La Dama y el Vagabundo” de Disney. Así pues, un acierto de cara al posible comprador el encontrarse con esos tonos rojos y siluetas como primer acercamiento a la obra.
"Una historia de perros viejos" (Manuel H. Martín y Juanma Espinosa, Dolmen Editorial)Los autores son dos andaluces, Manuel H. Martín de Huelva y Juanma Espinosa de Sevilla, al guion y dibujo respectivamente. Se trata de la primera incursión en el mundo del cómic de Manuel, que proviene del campo de la dirección de largometrajes documentales. El dibujante tiene experiencia en el campo de la animación, y ya había colaborado con el guionista en sus documentales.
Como bien explica Manuel en el epílogo, su intención era crear una obra sencilla, algo que han conseguido. La trama no tiene mayor complicación, la de regresar a su casa a la perrita Chica por parte de Munny, que ha abandonado su propio hogar previamente. No será fácil, por los obstáculos y peligros a lo largo del camino. Como si de un capo de la Mafia se tratara, un perro de la misma raza que Chica que domina una jauría de perros, no cejará en su objetivo de secuestrar a la indefensa perrita, por razones que no desvelaré para no hacer spoiler.
Lejos de tratarse de una historia de amistad y buenas intenciones, todo está contado con un tono oscuro, como pasado por un tamiz de fatalidad. Lo que al principio parece una historia cotidiana con tintes sociales, se torna en una intriga con toques de violencia, y finalmente se vuelve un western (que es como la venden en la publicidad) a lo Eastwood, Leone o Peckinpah. Y aquí es donde pienso que la obra pierde cierto sentido o personalidad, al recurrir a clichés poco creíbles y muy manidos en el género (hasta mitad de la obra todo tiene cierta lógica dentro de lo que cabe).
"Una historia de perros viejos" (Manuel H. Martín y Juanma Espinosa, Dolmen Editorial)Pero ojo, con sus fallos, he disfrutado de la lectura, de sabor amargo ligeramente endulzado por su momento final, en una página que guarda simetría con el arranque de la obra. El dibujo, en blanco y negro (con algunos fondos, edificios y objetos que parecen cliparts), es soberbio en el tratamiento de los canes. La suciedad y las calles semi desiertas, de una ciudad indeterminada de un país cualquiera, están muy conseguidas. Y ojo a los huevos de pascua en diferentes carteles y letreros. Los momentos de flashback viran en gris, respecto al negro del resto, y eso también en su detalle digno de alabanza.
Este cómic esconde muchas sorpresas, y estoy seguro de una relectura mejora la apreciación de la obra, al descubrir detalles nuevos. Cuesta un poco hacerse con este mundo descarnado poblado de perros viejos, pero en el momento en que se entra de lleno, resulta una lectura de lo más gratificante, y un acierto por parte de Dolmen Editorial haberse arriesgado con la publicación de “Una historia de perros viejos“.

Una historia de perros viejos.
Guión: Manuel H. Martín
Dibujo: Juanma Espinos
Fecha de publicación: Noviembre de 2018
Formato: Cartoné. Blanco y negro
Páginas: 88
Precio: 15,90 euros