Spaceman Project es una iniciativa de ECC Ediciones para dar salida a propuestas interesantes de cómic a través de campañas de crowdfunding, para cargar sobre el comprador la financiación de la obra mediante micromecenazgo y para descargar a la editorial del desgaste que significa apostar por proyectos fallidos. El cuento de hadas para adultos de Enrique Fernández llegó hasta nosotros por este camino.

Entre bellos parajes y criaturas fantásticas, en el corazón del bosque, se oculta el hogar de las ninfas. Nima ha llegado a su edad adulta y es el momento de hacerse responsable del futuro de su especie, poner en práctica todo lo que le han enseñado sobre los humanos para seducirles, usarlos, perpetuar su especie y deshacerse de ellos…

Spaceman Project es un modelo acerca del que se podría debatir durante largas horas, y ni los detractores ni los defensores de la iniciativa se pondrían de acuerdo. Hay luces y sombras. Recordemos, por ejemplo, la «Alice» de Pasqual Ferry y la sensación de engaño que quedó flotando en el ambiente cuando, pese a no llegar a la meta prevista en el plazo fijado, la propia plataforma realizó una importante aportación económica para alcanzar la cifra marcada…, cosa que no hizo con «Audun«, de Jorge García y Gustavo Rico, que no alcanzó los 24.000€ previstos.
La realidad es que en un mercado tan complejo como el del cómic, este modelo editorial de financiación colectiva merece una oportunidad, y tiene margen de mejora. Para empezar, los responsables de Spaceman Project prometen condiciones económicas dignas para los autores, artistas y creadores, así como soporte en la edición, impresión y distribución de la obra. Las plataformas tradicionales de crowdfunding son una herramienta muy eficaz a la hora de ofrecer acceso a la financiación, pero el resto del trabajo queda en manos del autor, y en este caso Spaceman Project también se encarga de la campaña de crowdfunding, la promoción, diseño gráfico, recaudación, edición, traducción, impresión y distribución (directa para Francia, Bélgica, España e Italia).
«Nima» fue el primer lanzamiento de Spaceman Project, y contó con varías ediciones distintas así como dos productos complementarios (el «Artbook» y el «Storyboard«, que se pueden adquirir por 15 y 6 euros, respectivamente). En concreto, el proyecto de financiación de «Nima» salió con el objetivo de conseguir unos 49.000€, y cerró su campaña de crowfunding con casi 1.500 aportaciones durante 41 días que sumaron un total de 50.281€. Un escaso, pero suficiente, 3% por encima.

En «Nima» Enrique Fernández nos presenta a un grupo de ninfas que acaban de llegar a la edad adulta y deben asumir la responsabilidad de la supervivencia de su especie. Como las sirenas de Ulises o las amazonas de la mitología griega, las ninfas deben atraer a los humanos para seducirles, usarlos para perpetuar su estirpe y luego deshacerse de ellos.
Las ninfas nunca dan a luz hijos varones, por ello deben seducir y engañar a los desafortunados hombres que se pierden el en bosque. Una vez que yacen con su humano y consiguen el objetivo de asegurar una generación más de ninfas, matan sin piedad a la desafortunada víctima con sus propias manos. No hay espacio para el amor. Su justificación para tal acto es que no deben dejar rastro, ni permitir que haya más relación entre ambos mundos, el de los hombres y el de las ninfas, así ha sido durante generaciones.
Pero Nima no es una ninfa como las demas, suele tener más dudas que sus compañeras, y aunque ha llegado el momento de hacerse responsable del futuro de sus hermanas y poner en práctica todo lo que le han enseñado, las tradiciones ancestrales de su raza, cuando conoce a Awk sus sentimientos la traicionan. Él es diferente a lo que sus hermanas le habían enseñado que eran los hombres, crueles, primitivos y salvajes, y comienzan a surgir las dudas. Como Romeo y Julieta, un amor prohibido y antinatural hará tambalearse el mundo de los hombres y de las ninfas, y el corazón del bosque arderá.

«Nima» es una bellísima historia de un amor imposible, aunque la tragedia, el dolor y la muerte espera a los amantes al final del camino. Es el destino inevitable de las grandes historias de amor prohibido, a diferencia de las películas románticas de Hollywood con final feliz, en las que el desenlace solía ser la muerte de los amantes y la destrucción de quienes habían provocado su desgracia. Sir Lacenlot y Ginebra, Romeo y Julieta, Juan Martínez de Marcilla e Isabel de Segura (los amantes de Teruel), Anna Karenina y Alexei Kirillovich, Catherine Earnshaw y Heathcliffe, Tristán e Isolda,… la literatura clásica, la mitología y los cuentos de hadas se guardaban siempre el tópico «y fueron felices, y comieron perdices» para los niños y reservaron la triste realidad para los adultos. Es una historia bella pero triste, contada sin apenas usar diálogos, con una atmósfera que absorbe al lector de inmediato, le sumerge en la narración y le traslada al corazón de ese bosque fantástico e imaginario donde residen las ninfas.

El autor de esta joya es Enrique Fernández, guionista, animador, ilustrador y dibujante, un autor al que ya conocíamos en ViaNews por sus trabajos en «La Isla sin Sonrisa«, «El Mago de Oz» con guión de David Chauvel, «Aurore«, «Libertadores» y los dos primeros álbumes de la trilogía de fantasía épica «Brigada«, que también llegó hasta nosotros mediante el crowfunding, aunque en la plataforma Verkami. Nacido en L’Hospitalet, dejó la metrópoli para mudarse a la Garrotxa, un territorio de pasado volcánico con unos paisajes impresionantes, de una naturaleza muy viva y exuberante, que ha plasmado en «Nima» con su estilo, pictórico y colorista. El color es, quizás, uno de los aspectos más destacados del trabajo de Enrique Fernández, y su peculiar paleta de colores de gouache, esa valiente elección del cromatismo para ilustrar sus historias, y su original utilización de la luz y las sombras se perciben en cada una de las viñetas, no deja a nadie indiferente.

Nima.
Autor: Enrique Fernández
Fecha de publicación: Marzo de 2018
ISBN: 978-84-17253-02-8
Formato: Cartoné. Color
Páginas: 64
Precio: 17,00 euros