La Factoría de Ideas continúa publicando fantasía, y buscando novelas originales. “El último señor del dragón” de Joanne Bertin, es uno de esos libros que buscan dar un giro de tuerca el manido mundo de la fantasía.

"El último señor del dragón" (Joanne Bertin, La Factoría de Ideas)EL ÚLTIMO SEÑOR DEL DRAGÓN
JOANNE BERTIN
LA FACTORIA DE IDEAS
Nº páginas: 384 pags
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788498006216
Nº Edición:1ª
Año de edición:2010
Plaza edición: MADRID 
El señor del Dragón Linden Rathan es el menor de una raza de inmortales hombres dragón. Ha pasado seiscientos años en soledad, en busca de un alma gemela, mientras el resto de sus compañeros permanecían en su fortaleza observando los Cinco Reinos de la humanidad. Cuando la reina de Cassori muere en circunstancias misteriosas, los señores del dragón se ven envueltos de nuevo en los asuntos humanos; en esta ocasión deben evitar una guerra civil entre los dos pretendientes al trono. Pero esta tarea sencilla se ve complicada por las maquinaciones de la Fraternidad, una sociedad secreta de humanos desaparecida desde hace mucho tiempo, pero cuya reaparición se precipita en medio de una oscura y terrible conspiración para usurpar el trono.

Excelente libro de fantasía el que nos presenta Joanne Bertin. Fantasía épica clásica llena de aventuras, acción, magía, conspiraciones y también, y por qué no, amor. Con Bertin nos vamos al mundo de los Cinco reinos de la Humanidad, donde la reina de Cassori ha fallecido y ha comenzado una batalla entre los dos pretendientes a la regencia del trono hasta que Ramm, el pequeño y delicado hijo de la reina, se haga mayor para poder gobernar.

Pero en este mundo al que viajamos son los veros dragones los que deciden quiénes son los humanos que deben gobernar, y para ello, cada vez que ocurre una disputa de este estilo, deben viajar al reino para formar un comité y decidir quién será el elegido. Su palabra es ley y ningún humano puede contradecir a los señores de los dragones.

Así es como conoceremos a Linder Rathan, el último señor del dragón, que aún siendo el más joven de todos, ya cuenta con seiscientos años de vida. Linder es el último señor del dragón conocido, y el hecho de que haya pasado tanto tiempo y todavía no haya encontrado a su alma gemela, empieza a hacer tambalear su existencia ante la posibilidad de que, con él, se acabe la raza.

Es en su estancia en Cassori, donde los señores de los dragones se verán envueltos en disputas familiares, complots y una serie de acontecimientos que harán peligrar la estabilidad del reino, al igual que la de sus propias vidas. Y es que en Cassori reside una hermandad contraria a la existencia de los veros dragones, y no dudarán en poner en marcha un plan para acabar con ellos y devolver a los humanos el poder de decisión en este tipo de cuestiones. Para ello, usarán venenos, magia negra, documentos falsificados e incluso peligrosas armas de seducción para conseguir la desaparición de los señores de los dragones. Al principio no les será tan difícil conseguir sus objetivos, ya que, como hemos dicho anteriormente, Linder arrastra el temor a no encontrar a su alma gemela, y ello le llevará a confundir a quien puede ser su alma gemela, de quien lo es realmente.

Todo esto que os hemos contado es el núcleo de la historia que nos cuenta Bertin, y nos lo cuenta de una manera exquisita, con un ritmo perfecto en el que sabe pasar del tema de la regencia al aventurero, del aventurero al más romántico sin que suponga en ningún momento, un desvio de la historia principal, y lo hace tan bien, que consigue enganchar al lector con la necesidad de querer saber cómo conseguirán los señores de los dragones desenmascarar a los culpables de todo, y a la vez, ver si Linden es capaz de encontrar a su alma gemela.

La parte amorosa del libro va aumentando en importancia según vamos pasando la página, ya que comienza a verse implicado Linden de una manera más emocional en toda la conspiración que va teniendo lugar a su alrededor. Y es que el momento cumbre es sin duda, cuando Linden descubre a su verdadera alma gemela. No queremos desentrañar quién es su alma, y cómo la termina conociendo, pero, y siendo sincera en el hecho de que no me suelen gustar las historias de amor, ésta en concreto, me ha dejado enganchada a los dos personajes, y es que Bertin nos ha sabido contar todo de una manera tan fácil y amena, que nos ha llevado sin darnos cuenta a querer saber más de estos dos personajes. Y es que la forma en que se conocen, a parte de original y divertida, tiene un alto contenido romántico que te deja con la sensación de que puede que el amor eterno exista… gran historia de amor la que nos describe Bertin llena de altibajos, esperanza y desasosiego a partes iguales, y con el que nos muestra la parte más vulnerable de Linden, un señor del dragón poderoso y valiente, pero que muestra su debilidad ante el hecho de que le pueda pasar algo a su alma gemela.

Por lo demás, la historia es muy rápida de leer, porque la autora nos sabe mantener en vilo desde la primera página, nos lleva muy bien a la trama que nos quiere contar y no deja cabos sueltos, ni, como en algún otro libro que ya hemos leído, desarrolla una trama que se resuelva en las últimas páginas, aquí es más bien todo lo contrario, poco a poco van sucediendo una serie de acontecimientos que te van llevando a otros y así hasta un final que es muy esperado, pero no por ello, deseado y apreciado.

En definitiva, gran novela de fantasía épica de las que dejan huella por la gran historia que nos relatan, utilizando para ello un lenguaje fácil y a la vez épico que le confiere ese toque medieval que siempre gusta y se busca en las novelas de fantasía épica, y que aquí Bertin ha sabido realizar. Esperemos que algún día nos lleguen más libros de esta autora porque merece la pena conocer más a fondo el maravilloso mundo de los Cinco Reinos de la Humanidad.

PUNTUACIÓN: 9. Para amantes de la fantasía clásica, donde la magia, los dragones, la aventura y el amor están servidas…