La sangre de los elfos, de Andrzej Sapkowski me pareció en su momento el momento, el mejor libro de la saga. Hasta este momento Sapkowski había ido disponiendo los personajes y las historias como si de una partida de ajedrez se tratara. Poco a poco todos han ido tomando su sitio y, finalmente, la partida comienza.

{mosimage} Y comienza con un Geralt al que todos dan por muerto. Con Jaskier en problemas porque hay "cierta gente" dispuesta a cualquier cosa para saber del destino verdadero del brujo de cabellos blancos y que no dudarán en torturarlo para averiguar todo lo posible sobre el destino del brujo y su protegida, finalmente será salvado por la propia Yennefer (la hechicera ex-amante de Geralt que no precisaba precisamente simpatía al juglar) y con un mundo que se enfrenta a la posibilidad de una guerra cruenta con Nilfgaard. Poco después sabremos del verdadero destino de Geralt y de Ciri, heredera al trono de Cintra, país ocupado por los nilfgaardianos, lo que hará que todos la busquen con un propósito u otro. Mientras ella se entrena como bruja junto a Geralt. Son tiempos tenebrosos y se acerca el fin del mundo, una profecía relaciona a varios de los protagonistas de la saga y el tiempo corre a favor de la destrucción.

Sapkowski se atreve a conjugar en una sola novela toda la trama. Ya no hay historias cortas que se entrelazan como en los libros anteriores, ahora todo el libro es ocupado por una misma historia y una misma narración que, además, se une con gran parte de las historias ya narradas en los anteriores libros. Sapkowski ha crecido literariamente con Geralt y se nota que aquí está mucho más cómodo con el personaje, el entorno y los secundarios, ya que se permite el lujo de tocar muy de refilón al propio Geralt y centrarse en los demás y lograr aún así que la presencia "espiritual" del brujo impregne cada página. El escritor desarrolla así más profundamente algunos personajes que habían quedado diseñados más superficialmente en anteriores entregas o bien profundiza en otros, como es el caso de Yennefer que aquí ve reflejado un lado más humano y menos frío.

Por otra parte Sapkowski, continua utilizando materiales clásicos para ofrecernos una narración moderna, parte de los tópicos, de las leyendas e incluso de situaciones y ambientaciones propias de la época victoriana en adelante y las hace suyas (hablo, por ejemplo de la Academia de Oxenfurt o de la discusión de Geralt con el científico Linus Pitt sobre la clasificación de los monstruos a los que caza el brujo), continúa pues con lo iniciado en los dos anteriores libros. Ofreciendo una nueva estructura y una nueva brisa con los ingredientes más clásicos que se puedan imaginar.

En cuanto a la edición de Bibliópolis, pues como siempre hay que alabarla, especialmente el apartado de la traducción y del estilo literario. El traductor, José María Faraldo, se ha esforzado mucho por dotar al libro de localismos, vulgarismos clásicos, expresiones típicas de la Edad Media, etc. La sangre de los elfos incluye además, y por fin, un mapa de la tierra por donde se mueve Geralt, mapa que facilitará la comprensión del libro.

En definitiva, Bibliópolis sigue regalándonos una de las mejores sagas que en la actualidad se pueden comprar en las librerías (junto a Canción de Hielo y Fuego y la Compañía Negra), un libro imprescindible para cualquier persona abierta a una lectura de calidad. Una saga para regalar en navidades (aunque os odiarán, porque este tercer volumen tiene un final abierto que aún no se ha cerrado en el sexto volumen)

https://www.via-news.es/images/stories/libros/CasaDelLibro-Blanco.gif