El libro de  Ian Kershaw, Personalidad y Poder. Forjadores y Destructores de la Europa Moderna, responde a la pregunta de ¿en qué medida el turbulento siglo XX europeo estuvo determinado por las acciones de los lideres políticos? ¿Fueron ellos los que configuraron el siglo o fueron hijos de su tiempo?

Personalidad y Poder. Forjadores y Destructores de la Europa ModernaPersonalidad y Poder. Forjadores y Destructores de la Europa Moderna
Ian Kershaw
Editorial: Editorial Crítica.
Temática: Historia | Historia contemporánea.
Colección: Memoria Crítica.
Traductor: Joan Soler Chic | Tomás Fernández Aúz
Número de páginas: 576.
ISBN: 978-84-9199-446-6.
Precio: 24,90 euros.

El siglo XX fue testigo del ascenso de gobernantes que dominaron una gran variedad de instrumentos de control, persuasión y muerte. En el contexto de profundos cambios sociales y despiadadas guerras, estos dirigentes de algún modo obtuvieron la capacidad de hacer lo que desearan sin importar las consecuencias para los demás. ¿Qué tenían estos lideres y la época en la que vivían que les permitía un poder tan ilimitado? ¿Y qué hizo que esa época llegara a su fin?

De manera convincente y lúcida, Ian Kershaw nos propone una serie de ensayos interpretativos sobre la manera en que algunas personalidades políticamente insólitas obtuvieron y ejercieron el poder, desde los que operaron a gran escala como Lenin, Stalin, Hitler o Mussolini, hasta los que tuvieron un impacto más nacional como Tito y Franco, pasando por otros nombres fundamentales del siglo XX como Churchill, De Gaulle, Adenauer, Gorbachov, Thatcher y Kohl.

La política europea del pasado siglo XX es un coto casi exclusivo de hombres, como indica Ian Kershaw en la introducción de Personalidad y Poder. Muestra evidente, de que la historia de Europa contemporánea ha sido dominada por varones, es que de las doce personalidades elegidas para la obra sólo haya una mujer: Margaret Thatcher. Su impronta en el Reino Unido es incuestionable pero su aportación a la política europea del momento es más bien residual. Lo mismo podríamos decir de Francisco Franco, dominó España con mano de hierro durante cuatro décadas pero nunca participó activamente en los momentos decisivos del devenir europeo, ya fuera por incapacidad propia, nacional o aislamiento internacional.

Es tentador decir que Franco es un personaje demasiado periférico para ser clasificado como “artífice de la Europa del siglo XX”; sin duda fue esencial en la historia de España de la época, pero su importancia no va necesariamente más allá. Como es lógico, por tanto, el impacto de Franco dista muchísimo del de Hitler, Mussolini, Lenin o Stalin. Supone, eso sí, un estudio de caso sobre el papel y la influencia del individuo en la historia en el extremo inferior de la escala. Por otro lado, es justo decir que la España del siglo XX estaba en la periferia de los avances clave de Europa. Se ha considerado que, “a lo sumo, Franco influyó algo en la historia mundial durante la década de 1930. Pero sin él el siglo XX no habría sido diferente”

Pág. 293

Personalidad y Poder está conformada por doce ensayos dedicados cada uno a un personaje “providencial” que influyó, en mayor o en menor medida, en el configuración de la Europa del siglo XX. Y aunque hablemos de épocas pasadas, todavía hoy sufrimos las consecuencias de sus actos. Podríamos dividir a estos hombres/mujer “providenciales” en tres grupos. El primero sería el de los dictadores: Lenin, Stalin, Hitler, Mussolini, Franco y Tito; basaron su poder en la represión y el miedo. En un segundo grupo estarían los “demócratas”: Churchill, De Gaulle, Adenauer, Thatcher y Kohl; llama la atención que todos ellos fueran y pertenecieran a partidos conservadores. Y, por último, el grupo al que pertenece en solitario Mijaíl Gorbachov; verso libre, nacido de un estado dictatorial y convertido después en demócrata. El autor nos los presenta en el siguiente orden: Vladímir Ilich Lenin (Líder revolucionario y fundador del estado bolchevique), Benito Mussolini (El icono del fascismo), Adolf Hitler (El instigador de la guerra y el genocidio), Iósif Stalin (El hombre que aterrorizó a su propio pueblo y se erigió en ídolo de la “Gran Guerra Patriótica”), Winston Churchill (El héroe de guerra británico), Charles de Gaulle (El restaurador de la Grandeur francesa), Konrad Adenauer (Construcción de la Alemania Occidental), Francisco Franco (Cruzado nacionalista), Josip Broz “Tito” (Rey sin corona de la Yugoslavia socialista), Margaret Thatcher (Regeneración nacional), Mijaíl Gorbachov (Desmantelador de la Unión soviética, hacedor de una nueva Europa) y Helmut Kohl (Canciller de la unidad, impulsor de la integración europea).

Personalidad y Poder me ha resultado muy interesante, creo que también le resultará atractivo a aquellos lectores que quieran acercarse a la historia europea contemporánea a través de sus actores principales. Éstos nos llevaran desde la I Guerra Mundial y la Revolución Rusa hasta la caída del muro de Berlín, la desmembración de la URSS, la reunificación de Alemania y la creación de la Unión Europea, pasando, claro está, por la destrucción sin parangón de la II Guerra Mundial y la inmediata Guerra Fría.

Ian Kershaw nos plantea en la conclusión una serie de premisas con el propósito de “analizar cómo doce estadistas y gobernantes europeos de distintos orígenes y sistemas políticos fueron capaces de alcanzar y ejercer el poder, y en qué medida ese poder transformó la Europa del siglo XX.” En esta misma conclusión, también nos advierte: “En cierto modo, la democracia está en retroceso.” Individuos como: Donald Trump, Vladimir Putin, Erdogan, Xi Jinping, etcétera… Son un peligro para todos, sus acciones y la globalización imperante pueden desestabilizar importantes zonas del planeta que se creían fuertes y a salvo de conflictos.