La novelización de una película siempre me ha parecido algo extraño, casi antinatural, pero si uno lo piensa fríamente tampoco tiene tanta diferencia con adaptar una novela a la gran pantalla. De hecho, para convertir una novela en una película el guionista, y el director, se ven obligados a cortar, cercenar, amputar, recortar y mutilar la obra original (con hacha o bisturí, según la sensibilidad del autor) para encajarla en 180 minutos de celuloide mientras que para hacer el camino contrario el escritor debe limitarse a describir con más o menos precisión la película y desarrollar un poco el guión.

starwarsvii_novelaHace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana…
Treinta años después de la victoria de la Alianza Rebelde sobre la segunda Estrella de la Muerte, la galaxia está todavía en guerra. Una nueva República se ha constituido, pero viven en pugna con una organización, la Primera Orden, que ha resurgido de las cenizas del Imperio Galáctico. Al lado de la Resistencia se encontrarán Poe Dameron, un piloto de caza, Finn, un desertor de la Primera Orden, Rey, una joven chatarrera, y BB-8, un androide rodante. Todos ellos deberán enfrentarse contra las fuerzas de la Primera Ortden, al mando de Kylo Ren, obsesionado con el recuerdo de Vader, y las tropas al mando de el Capitán Phasma.

Creo que la historia, a estas alturas, ya la conocemos todos: tras la compra de LucasFilm Ltd. y la franquicia de «Star Wars» en el año 2009, la compañía Walt Disney Pictures puso en marcha varios proyectos ambientados en el universo de «La Guerra de la Galaxias«, como nuevas colecciones de cómics, renovadas series de televisión, y varios spin-off centrados en las aventuras de personajes secundarios de las seis películas de la saga cinematográfica, así como la nueva película de la saga, esa «Star Wars VII: El despertar de la Fuerza» de J.J. Abrams que superó todos los récords de recaudación desde su estreno del pasado 18 de diciembre de 2015.

Como sucede a veces, alguien consideró que sería una buena idea novelizar la película, un encargo que no suele ser ni popular ni agradecido, no tienen reconocimiento y cargan con el estigma de obra menor, y cuya única finalidad es comercial, para explotar el éxito de una película y hacer el título aún más rentable. Money, money, money. De hecho las novelizaciones son productos de consumo rápido, lecturas de verano para los que ya han visto la película, fáciles de leer aunque nada sencillas de escribir si hacemos caso a lo que cuentan sus autores. «Si coges un libro como ‘Matar a un ruiseñor’ y le quitas tres cuartas partes, ganas un Oscar al mejor guion adaptado. Pero si coges un guión, y lo enriqueces con tres cuartas partes originales, que es algo mucho, mucho más complicado, parece que has hecho una obra menor» decía Alan Dean Foster.
Este subgénero, el de novelas basadas en películas, está gozando una salud aparentemente inexplicable en el siglo XXI. Tenía cierto sentido en los años setenta y ochenta, sin video doméstico, cuando la novelización de la película servía para que el espectador encandilado reviviera las escenas más entrañables de una película pero, en plena época de YouTube y Blu-Rays, ¿qué lógica tiene? Las ventas millonarias asociadas a franquicias como «La Guerra de las Galaxias«, «Alien«, «En busca del arca perdida» o incluso «Solo en casa» de antaño no parece que pueda tener continuidad hoy pero, aunque la cantidad de títulos ha menguado, el género sobrevive. Quizás mucho lector despistado y poco informado las compre pensando que se trata de novelas originales?
Y para desmentir el carácter puramente mercenario del género, los escritores de novelizaciones mencionan «Los cuatrocientos golpes» de François Truffaut, cuya novelización apareció al mercado poco después que la película, en 1959, pero que no adaptaba la película sino el guión cinematográfico, también «El tercer hombre» de Graham Greene que escribió tanto el guión como su versión novelada, o recuerdan que Arthur C. Clarke, escribió la novela «2001: Una odisea del espacio» mientras trabajaba junto a Stanley Kubrick en la creación del guión de la película que adaptaba su relato breve «El Centinela«. Sí, hay excepciones, pero también hay aberraciones: «Los Miserables» de Victor Hugo fue reescrita en 1998 por Leonore Fleischer, tomando como referencia el guión del film de Bille August.

El proyecto de la novela de «Star Wars VII: El despertar de la Fuerza» recayó en Alan Dean Foster, un veterano de novelizaciones, autoproclamado maestro de la ciencia-ficción y autor superventas del «The New York Times». Su experiencia en productos de este tipo, novelizaciones de películas franquicia, es larga y muy prolífica: novelizó «Alien» en 1979 (y sus secuelas «Aliens» en 1986 y «Alien 3» en 1992), «Alien Nation» en 1988, los reboots de «Star Trek» de 2009 y 2013, «Terminator Salvation» en 2009, «Transformers» en 2007, «The Black Hole» en 1979, «Clash of the Titans» en 1981, «Krull» en 1983, «The Last Starfighter» en 1984,… sumando varias docenas de títulos de este tipo además de varias obras de ciencia-ficción, fantasía, terror, novela policiaca, e incluso westerns, de las cuales pocas han llegado en nuestra lengua. De «Star Wars» en concreto Dean Foster puede presumir de haber escrito la primera novela del Universo Expandido, «Splinter of the Mind’s Eye» («El Ojo de la Mente»), publicada en 1978 por DelRey y que fue escrita como secuela de la primera película por si no llegaba a fructificar la trilogía que George Lucas tenía prevista.

Situada treinta y dos años después de los hechos narrados en «El Retorno del Jedi», tres décadas desde la muerte de Darth Vader y la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte, esta fascinante aventura repleta de acción nos devuelve a aquella galaxia muy, muy lejana de la princesa Leia, Han Solo, Chewbacca, C-3PO, R2-D2 y Luke Skywalker, al mismo tiempo que nos presenta a nuevos e interesantes personajes. Puede que Darth Vader se haya redimido en su último suspiro y el Emperador haya sido derrotado, pero la paz puede ser fugaz y el mal no se rinde fácilmente. Aun así, la simple fe en el bien todavía es capaz de hacer que individuos normales se levanten y afronten los mayores retos.
En «Star Wars: El despertar de la Fuerza» conoceremos a Finn, conocido inicialmente como FN-2817, que fue entrenado desde niño para convertirse en un soldado de asalto leal a la Primera Orden y al que la experiencia de su primer combate real le lleva a replantearse todo lo que le han enseñado. También a Poe Dameron, un talentoso piloto de cazas de la Resistencia con la misión de recuperar una información importante de manos de Lor San Tekka, en Jakku, que lo deja a merced de Kylo Ren, pero logra escapar con la ayuda de Finn y sigue consagrando su vida a la causa de la Resistencia. Y a Rey, una chatarrera que lleva una vida solitaria y difícil en Jakku, a quien le cambia todo su mundo cuando se encuentra al enérgico droide BB-8 y se adentra en una aventura que jamás habría podido imaginar.
Nada nuevo respecto a lo que nos ofreció J.J. Abrams en la gran pantalla, ¿verdad? Lógico. Nadie espera leer la novelización de una película y encontrar algo distinto. Y la novela de «Star Wars: El despertar de la Fuerza» no es la excepción.

Como conclusión, y como habitual reflexión final en las reseñas de libros de la saga galáctica creada por George Lucas, señalaremos que la toda colección de cómics y novelas de «Star Wars» que publica Planeta Cómic es recomendable principalmente, por no decir exclusivamente, para los aficionados y seguidores de la saga cinematográfica. Y en este caso con más motivos, pues como la vaca rumía y mastica dos veces la misma hierba, el lector de la novelización de «Star Wars: El despertar de la Fuerza» de Alan Dean Foster no va a descubrir nada nuevo, ninguna sorpresa, nada inesperado que no haya visto antes en la película sino que se limitará a saborear otra vez la misma historia. ¡Cómo si eso no fuese una experiencia gratificante! diremos. Cierto, pero en esta ocasión no se oirá la tópica frase ‘pues a mí el libro me gustó más‘.

Star Wars: El despertar de la Fuerza.
Autor: Alan Dean Foster
Título original: Star Wars: The Force Awakens
Fecha de publicación: Mayo de 2016
ISBN: 978-607-07-3318-5
Formato: 13x21cm. Rústica con solapas
Páginas: 360
Precio: 20,00 euros