En Dolmen Editorial han apostado por recuperar “Los Maestros Cerveceros“, obviando la anterior edición de Planeta a tamaño reducido y ofreciendo una edición en tamaño BD con un integral que recoge las primeras cuatro, de ocho, entregas de la serie que firman Van Hamme y Vallès.

Los maestros cerveceros 1 (Integral)     
Edición original: Les Mâitres De L’orge FRA
Guión: Van Hamme
Dibujo: Vallès
Tinta: Vallès
Color: Marie-Paule Alluard
Formato: Libro cartoné, 208 págs. A color.
34,9€
Dorp 1854 – Dorp 1997: 150 años de historia y cinco generaciones familiares que, una a una, contribuyeron con su trabajo a crear el imperio Steenfort. Un gigante cervecero tan fuerte que fue capaz de resistir dos guerras mundiales y un crack económico. Pero estos eventos no son nada en comparación con las terribles luchas de poder de los herederos, y la obsesión con la venganza presente en las familias hostiles. Porque los imperios industriales solo pueden erigirse gracias a la pasión, el entusiasmo y la obstinación de los hombres.

Recientemente un escritor de thrillers de gran renombre sorprendió al mundo entero al publicar una trilogía en la que repasaba los acontecimientos más importantes del siglo XX a través de los ojos de familias de ambos bandos. A todo el mundo le pareció tremendamente original (obviando que él mismo lo había hecho en la muy recomendable Una fortuna peligrosa) cómo Ken Follett nos descubría la historia del siglo XX en The Century (La caída de los gigantes, El invierno del mundo y El umbral de la eternidad, 2010-2014), y lo fue, una gran trilogía que tampoco es que fuera tan original si tenemos en cuenta que Van Hamme y Vallès habían publicado la primera entrega de Los maestros cerveceros allá por 1992, finalizando los 8 álbumes que componen la serie en 1999 y que, por supuesto, anteriormente otros autores habían hecho propuestas similares.

Los maestros cerveceros traza la historia de la familia Steenfort y cómo pasaron a convertirse en una de las cerveceras más importantes del mundo a pesar de estar ubicada en Bélgica, de la enorme competencia de la tradición belga cervecera, de ser testigo de primera fila de dos guerras mundiales que afectaron a producción y familia severamente o de otros serios inconvenientes a los que los Steenfort tuvieron que hacer frente a lo largo de las décadas y que recoge aquí, aproximadamente, siglo y medio de historia belga y mundial vivida a través de los ojos de diferentes personajes, aunque, no hay duda de que es Margrit Steenfort Feldhof el personaje más destacable incluso por encima de Charles, el creador de la cervecera.

Cada volumen está dedicado a un personaje: Charles Steenfort, Margrit Steenfort Feldhof, Adrien Steenfort y Noël Steenfort, aunque la historia es coral y se fija en la familia Steenfort para narrarnos no sólo la intrahistoria familiar, sino también los vaivenes que se vivieron en el siglo XX y que pillaron a Bélgica en pleno frente de batalla, dos veces. Aún así lo realmente emocionante es cómo Margrit o Peter, principalmente, se ven obligados a actuar en pos de lograr el bien para la cervecera Steenfort.

Es notable cómo Van Hamme integra en la historia de Los maestros cerveceros las corrientes socialistas que cambiaron el mundo, la primera Guerra Mundial, su árida posguerra, etc, de una forma que debería describir como culebrenesca y que logran que la lectura sea terriblemente adictiva.

Pero si Van Hamme nos engancha habría que decir que Vallès nos cautiva con un dibujo que mezcla realismo con la belleza y la expresividad que transmiten sus personajes, es lo más parecido que existe a ver una serie de televisión, con unas viñetas que permanecen en la mente del lector. Como también permanece la doble imagen de Dorp, la ciudad donde está la cervecera Steenfort, y que abre cada volumen de Los Maestros cerveceros mostrando la evolución de la aldea con el paso de los años.

La edición de Dolmen es, sinceramente, impecable, empezando por el adecuado tamaño del tebeo, la reducción de los tomos no está mal, permite publicarlos más económicamente, pero hay tebeos como Los Maestros cerveceros que se merecen ser publicado a su tamaño original, y acabando en una edición, como decíamos, impecable en la que el montaje de la portada de Azahara Carreras no podía ser más acertado.

Recuerdo cuando hace unos 15 años leí por primera vez “Los Maestros Cerveceros” y aluciné con el guion de Van Hamme. Nunca terminé de entender el porqué del formato reducido con el que apareció publicada esa obra, como no entendí el que ninguna otra editorial la rescatara en todos estos años. En eso pensé hace un tiempo cuando nos lanzamos a por los derechos de esa serie, en publicarlo en su tamaño original como se merece.
Hoy, hace unos minutos, por fin han llegado las cajas con la edición de Dolmen a la oficina y me muero de ganas por releer –esta vez en grande– la historia de esta familia belga de fabricantes de cerveza a lo largo de ocho décadas.

 

Así recomendaba Vicente García, editor de Dolmen, esta maravillosa obra

En definitiva, en Los Maestros cerveceros tenemos algo más que la sencilla historia de una familia cervecera, estamos ante uno de esos culebrones tipo Falcon Crest, que enganchan por su calidad, historia y un dibujo muy atractivo. Es uno de los tebeos del mes.