linea_separadora

Cuando parecía que ya estaban hechas todas las novelas y películas de ciencia-ficción que mezclaban viajes en el tiempo y complicadas tramas con paradojas temporales insostenibles según las leyes de la física, escritores y guionistas nos sorprenden con una nueva historia. Eso mismo nos pasó en el año 2012 con «Looper» de Rian Johnson. A medio camino entre aquel «Freejack» de Geoff Murphy de principios de los años noventa y la entropía de los «Doce Monos» de Terry Gilliam, siguiendo la senda de «Destino oculto«, «Desafío total«, «Origen«, «Terminator» y algunos episodios del «Doctor Who» o de «Los Simpson«, esta película tenía todos los ingredientes para sorprender, para no ser más de lo mismo, y ciertamente lo consiguió. Durante su visionado vienen a la cabeza del espectador numerosos referentes previos y recorre territorios transitados con anterioridad por otras historias, pero al final deja una sensación de novedad y frescura.
Escrita y dirigida por Rian Johnson, su tercer largometraje tras «Brick» y «The Brothers Bloom» y antes de meterse en el universo de «Star Wars«, y protagonizado por Joseph Gordon-Levitt y Bruce Willis, «Looper» nos traslada hasta el lejano año 2072, cuando los asesinatos están terminantemente prohibidos y por ese motivo las víctimas son enviados a través de una máquina del tiempo al pasado, al año 2042, donde existe una red de sicarios, conocidos como Loopers, que se encargan de acabar con ellos y deshacerse rápidamente de los cuerpos. Uno de los mejores Loopers es Joe para quien esta profesión sólo supone un trabajo muy bien pagado. Hasta que recibe un nuevo objetivo desde el futuro: él mismo.
Joseph Gordon-Levitt, que ya coincidió con Rian Johnson en su aclamada ópera prima «Brick«, protagoniza esta intensa historia de acción y viajes temporales junto al eterno héroe de acción y carismático Bruce Willis, Emily Blunt, Piper Perabo, Paul Dano y Jeff Daniels, entre otros, una película donde la acción es importante, y bien rodada, pero los personajes, su construcción, sus motivaciones y sus emociones, lo son mucho más. Solamente hace falta ver su irrisorio presupuesto (30 millones de dólares) y compararlo con cualquier blockbuster de Hollywood para darse cuenta que el contenido era mucho más importante que el contenedor.
«Looper» es una película de ciencia-ficción y también es una película de género negro, que ofrece argumento por encima de efectos especiales, una historia sólida que pueda sostener sobre sus hombros las escenas de acción que salpicarán la película, un planteamiento con acción y reflexión ambientado en un futuro donde es posible viajar en el tiempo,… aunque solo ilegalmente. En resumen, una de las películas de ciencia-ficción más interesantes del siglo XXI.

linea_separadora