linea_separadora

Considerado el maestro de los cómics de terror, el norteamericano Bernie Wrightson (1948-2017) nos aterrorizó como nunca nadie lo había hecho con una historia de solo diez páginas en sobrio blanco y negro: “Jenifer“.
A partir de un guión de Bruce Jones, “Jenifer” nos contaba la historia de una mujer desfigurada y de aspecto atroz, que aterraba y despertaba compasión, que seducía al protagonista que la rescataba de ser asesinada. Sometido sin remedio a esta mujer fatal, abandonado por su mujer y su hijo, Jenifer lo arrastraba a un agujero de miseria y perdición de la que no podía huir… que devolvía la historia al punto de partida.
Bernie Wrightson había demostrado su maestría con el dibujo en blanco y negro desde sus primeros trabajos profesionales a principios de los años setenta, en la revista “House of Mystery” de DC Comics y en “La Cosa del Pantano” junto a Len Wein, dónde ya era palpable la influencia de Frank Frazetta, Reed Crandall y Graham Ingels en su obra, así como los clásicos cinematográficos del terror, tanto los de la Universal como los de la británica Hammer, pero el detallismo y lo minucioso de su dibujo, casi barroco, le complicaban mucho la producción en formato de serie, de manera que las historias cortas de las revistas “Creepy” y “Eerie” le encajaban como un guante.
Jenifer” se publicó en el número 63 de la revista “Creepy“, en julio de 1974, y se convirtió en un clásico del cómic de terror desde ese mismo momento. Una historia que profundiza en una angustia muy masculina, a medio camino entre el deseo y el horror, entre la lascivia y la repulsión, y que no debería leerse con los códigos que imperan hoy en día tras el #MeToo puesto que el género de los protagonistas no influye en la historia.
El director italiano Dario Argento adaptó la espeluznante historia de la monstruosa Jenifer en uno de los episodios de la primera temporada de la serie de televisión “Masters of horror“, en el año 2005.

linea_separadora