Ahora sí que los dioses están entre nosotros («Gods Among Us» en el original). Cuando en la eterna lucha entre los bandos rivales comandados por Superman y Batman, se agregan los dioses del Olimpo para ayudar al Caballero oscuro. Este segundo tomo completa el cuarto año de «Injustice: Gods Among Us«.

Injustice: Gods among us Año Cuatro 2
Edición original: Injustice: Gods Among Us – Year Four núms. 8 a 12 USA, Injustice: Gods Among Us – Year Four Annual núm. 1 USA (one-shot)
Guión: Brian Buccelato, Tom Taylor
Dibujo: Bruno Redondo, Mike S. Miller, Tom Derenick, Jordi Tarragona, Xermánico
Tinta: Juan Albarrán
Color: Andrew Elder
Formato: Libro rústica, 160 págs. A color.
Precio: 14,95€

Cuando la dictadura de Superman parecía instaurada sin remedio, Batman hizo lo impensable: forjar una alianza con Ares, dios griego de la guerra, y propiciar que el Olimpo entrara en el conflicto. Pero quizá el Caballero Oscuro no haya medido bien sus actos, y tras grandes batallas que ven morir a Renee Montoya, Poseidón o Hércules —y perder sus poderes a Shazam—, el panorama no parece halagüeño para ningún bando… ¡algo que tal vez ni Wonder Woman ni los Nuevos Dioses puedan cambiar!

Este volumen cierra Injustice: Gods Among Us – Año cuatro con guiones de Brian Buccellato y Tom Taylor, que regresa junto a Bruno Redondo en una historia tan impactante como decisiva para el futuro de la saga.

ECC recopila los números 8 al 12 de Injustice: Gods Among Us: Year Four y el correspondiente Anual de este cuarto año, cerrando así la trama del anterior tomo, y a la espera de la recopilación del quinto año. Como ya expliqué en la reseña del número anterior, ECC edita para todos los gustos y bolsillos esta exitosa serie: grapa, tomos en tapa blanda e integrales en tapa dura.

En el anterior número encontramos un artículo introductorio poniéndonos al corriente de lo sucedido hasta el momento. En este segundo libro, no hay artículo que nos refresque la memoria. Aquí dejo un pequeño resumen: En un Universo alternativo basado en el recomendable videojuego Injustice: Gods Among Us, que fue quien inauguró todo esto, el cómic (que empezó su andadura online) nos narra su precuela: El Joker hizo estallar una bomba que se llevó por delante a Louis Lane y su nonato con Superman. El Hombre de Acero acabó con la vida del Joker a sangre fría. Algo que hizo reaccionar a Batman y ponerse en contra de su amigo. Y es que Superman no se conformó con lo anterior, si no que quiso imponer su propia ley, actuando incluso en diferentes guerras civiles. La Liga de la Justicia se dividió en dos bandos enfrentados. Incluso el propio Superman y su séquito entabló conflicto con el gobierno de los EEUU. Para que las fuerzas estuviesen algo equilibradas, Batman consiguió una píldora energizada con Kryptonita, para que sus aliados consiguiesen superpoderes.

A lo largo de muchos números hemos asistido a enfrentamientos al estilo de los videojuegos. Mucho tortazo y algunos personajes pasando a mejor vida. Es esto lo que hace de Injustice un cómic en el que todo puede ser posible. Siniestro como aliado de Superman o Harley Quinn ayudando a Batman sirve como ejemplo de esta ensalada de personajes del universo DC, con nuevos diseños siguiendo la línea de los presentados en el juego.

Y tras hacer uso de los Green Lanterns y la Magia en años anteriores, en el cuarto nos topamos con la reacción a todo este tinglado de seres todopoderosos como son los dioses del Olimpo, siendo Ares, el dios de la Guerra y enemigo acérrimo de Wonder Woman, el que con sus engaños provoca la batalla y se beneficia de algo afín a su naturaleza belicosa. Si querer hacer spoilers, otra rama de deidades participa en la contienda por mediación de Batman. El diálogo hará acto de presencia para cesar el festival de tortas que había poblado las páginas hasta el último número.

El año cuatro está contado por Brian Buccellato como digno sustituto de Tom Taylor (aunque sin su chispa) y los dibujantes habituales Bruno Redondo, Tom Derenick, Mike S. Miller y Xermánico, bastante competentes y uniformes en su estilo de unos con otros. Da la impresión de que solo sea un dibujante el encargado de estos cómics. Pero la sorpresa de este recopilatorio es el Anual correspondiente que nos trae de vuelta al mencionado Tom Taylor, con una historia que implicará a Plastic Man, un personaje siempre divertido que tuvo su momento de fama cuando se unió a la formación de la Liga de la Justicia de Morrison en el arco “Rock of Ages” (JLA #10 1997). La historia, plagada de guiños, es un soplo de aire fresco ante tanta gravedad de los números precedentes. El tomo se completa con las portadas, diseños de dioses griegos, bocetos varios y proceso de creación de algunas cubiertas.

Para terminar, diré que este año es el que menos me ha “llenado” de todos. Considero el arranque de la serie como algo impresionante de bueno, y el dos del tres bastante interesante. El cuarto me ha parecido algo aparatoso, con la llegada de unos dioses que podrían haber terminado el conflicto de un plumazo, pero entonces todo habría acabado. Y queremos más enfrentamientos y más sorpresas.