Regresamos a la periódica, a veces diaria, ensalada de nueve carteles de películas de próximo estreno (o recién estrenadas), donde también os ofrecemos una pequeña descripción de la película, una breve crítica de lo que podemos esperar de ella, algunos datos sobre el reparto y alguna información complementaria de interés: 12 años de esclavitud, Apolo 18, El poder del dinero y Her.

Brad Pitt, Michael Fassbender y Benedict Cumberbatch, uno de los actores con más glamour, uno de los actores más consolidados y uno de los actores más pujantes unen su talento para que Steve McQueen adapte a la gran pantalla la novela autobiográfica de Solomon Northrup, un esclavo negro de mediados del siglo XIX que tardó doce años en recuperar su libertad.
Protagonizada por Michael Fassbender («Prometheus», «Shame», «X-Men: Primera Generación»), Chiwetel Ejiofor («Salt», «American Gangster», «2012»), el ascendente Benedict Cumberbatch («El Topo», «Star Trek: En la oscuridad», «El quinto poder», la serie de televisión de la BBC «Sherlock»), Paul Giamatti («Entre copas»), Paul Dano («Pequeña Miss Sunshine», «Prisioneros», «Pozos de Ambición»), Sarah Paulson («Martha Marcy May Marlene», «Mud»), Michael K. Williams (las series de televisión «The Wire» y «Boardwalk Empire»), Quvenzhane Wallis («Bestias del sur salvaje»), Alfre Woodard, Garret Dillahunt, Lupita Nyong’o, Adepero Oduye, Scott McNairy, Chris Chalk, Dwight Henry y Brad Pitt, «12 años de esclavitud» («12 Years a Slave») se ha convertido en una de las grandes películas del año. De hecho, tres Óscars incluyendo el de Mejor Película lo han confirmado.
Dirigida por el prestigioso director británico Steve McQueen («Shame») que firma junto a John Ridley el guión, la película adapta la novela autobiográfica escrita por Solomon Northup en 1853, un hombre libre de raza negra que vivía en Nueva York de mediados del siglo XIX con su familia, y un virtuoso del violín. Engañado, drogado y secuestrado, Solomon fue vendido como esclavo en una plantación de algodón de Louisiana, al sur de los EE.UU. Allí estuvo doce años, los que dan nombre a la película, durante los que sufrió, vió con sus propios ojos la violencia, el dolor y el abuso, alcanzó la desesperanza para, al fin, recuperar la ansiada libertad. Durante su cautiverio tuvo que luchar no sólo por continuar vivo sino también por preservar su dignidad frente a la crueldad de su amo. Su esperanza, alimentada por inesperados gestos de amabilidad y ayuda, no le abandonó a lo largo de su odisea de doce años, y la oportuniodad de conocer a un abolicionista canadiense cambió su vida para siempre.

«Apolo 18» es una película enmarcada en el género de la ciencia-ficción realizada en formato de falso documental o ‘mockumentary’ (que tan de moda acaba de poner Jordi Évole y su «Operación Palace» pero que hace muchos años que es una realidad), estrenada originalmente en los EE.UU. en septiembre de 2011, dirigida por Gonzalo López-Gallego («El rey de la montaña», «Sobre el arco iris», «Open Graves») y producida por el director kazajo-ruso Timur Bekmambetov («Wanted», «Guardianes de la noche», «Número 9», «Abraham Lincoln: Cazador de vampiros»). ¡Hace casi tres años!
Protagonizada por Warren Christie, Lloyd Owen, Ryan Robbins y Michael Kopsa, entre otros, la película cuenta como en 1973, después del lanzamiento oficial del Apollo 17, el Departamento de Defensa de los EE.UU. llevó a cabo una misión secreta a la Luna. Décadas más tarde se encuentra una cinta de vídeo con material capturado en la expedición por los dos astronautas americanos que fueron enviados allí. Mientras que la NASA niega su autenticidad, otros dicen que el terrorífico contenido de las imágenes muestra la verdadera razón por la que el hombre no ha vuelto a pisar la Luna desde entonces.
Al principio de la producción la agencia espacial estadounidense NASA estuvo implicada en el proyecto y asesoró a los guionistas Brian Miller y Cory Goodman, pero al descubrir el formato de la historia y sus similitudes con «El Proyecto de la Bruja de Blair» se desmarcaron de la película e informaron a los espectadores para que no hubiese ninguna confusión: «Apollo 18» no es un documental. Dicho queda. (www.apollo18movie.net)

Los dos más poderosos magnates tecnológicos del mundo son rivales acérrimos que comparten un oscuro pasado y no se detendrán ante nada con tal de destruirse el uno al otro. Un joven prometedor, Adam Cassidy, seducido por el mundo de riqueza y poder ilimitado que se abre delante de él, se verá atrapado entre ellos e inmerso en un arriesgado juego de espionaje corporativo. Pero cuando Adam empieza a darse cuenta de que su vida corre peligro, ya está metido de lleno en una telaraña de la que ya no podrá escapar.
Esta es la premisa argumental de «El poder del dinero» («Paranoia»), el peor estreno de todo el año 2013 en los Estados Unidos, recaudando solamente 3,5 millones de dólares en sus primeros tres días en la cartelera americana y el peor estreno en el box-office de los EE.UU. en toda la carrera del actor Harrison Ford. Para una película dirigida por el australiano Robert Luketic («Una rubia muy legal», «21 Blackjack», «Killers», «La cruda realidad») que adapta la novela homónima de Joseph Finder, y protagonizada por Harrison Ford («El juego de Ender», «Indiana Jones», «Lo que la verdad esconde», «Star Wars»,…), Gary Oldman («Drácula», «El caballero oscuro: la leyenda renace», «El topo», «Harry Potter»,…) y Liam Hemsworth («Los juegos del hambre: en llamas», «Los mercenarios 2», «La última canción»), además de Amber Heard («Los diarios del ron», «Furia ciega», «Bienvenidos a Zombieland»), Josh Holloway («Intelligence», «Misión imposible: Protocolo fantasma», la serie de televisión «Lost: Perdidos»), Richard Dreyfuss, Embeth Davidtz («The amazing Spider-Man», la serie de televisión «Mad Men», «La lista de Schindler»), Lucas Till y Julian McMahon («Red», «Los 4 Fantásticos», la serie de televisión «Nip/Tuck»), que contaba con un presupuesto superior a los 40 millones, fue todo un batacazo. Quizás cruzar el charco le servirá a este oscuro thriller ambientado en el mundo tecnológico para recuperar la inversión y la autoestima.

Joaquin Phoenix, Amy Adams, Rooney Mara, Chris Pratt, Olivia Wilde y Scarlett Johansson, aunque ésta última no aporta su cuerpo sino solamente su voz, son los protagonistas de «Her«, la nueva propuesta del director de cine independiente Spike Jonze («Cómo ser John Malkovich», «Adaptation», «Donde viven los monstruos»), en su segundo trabajo sin su colaborador habitual, el genial guionista Charlie Kaufmann. Jonze, encuadrado en una generación de jóvenes directores que se caracteriza por un exquisito cuidado del guión y puestas en escena imaginativas, del que también formarían parte Michael Gondry o Wes Anderson, nos propone en «Her» una historia de amor singular, aunque para nada nueva: una relación amorosa entre un hombre y una máquina. En concreto la película nos traslada hasta un futuro cercano donde Theodore, un escritor solitario con un divorcio traumático a cuestas, adquiere un nuevo sistema operativo para su teléfono y ordenador. Su nombre es ‘Samantha’ y está basado en un avanzado modelo de Inteligencia Artificial diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. ‘Samantha’ (o mejor dicho, su voz) es sexy, divertida, compasiva, sabe escuchar, da buenos consejos… y para sorpresa de Theodore, ambos no tardan en enamorarse el uno del otro. Pero, ¿qué ocurre cuando una persona se enamora de otra que en realidad nunca ha existido? (www.her-lapelicula.es)

{gallery}cine/ensalada654{/gallery}