Lo sobrenatural y lo mágico han tenido poco espacio en las aventuras del Hombre Murciélago a lo largo de su historia, pero durante la etapa de Dennis O’Neil y Neil Adams este tipo de elementos se hizo habitual, siempre envueltos en un barniz oscuro y siniestro que dejó defintivamente atrás la tóxica influencia de la comedia televisiva pop de los años sesenta protagonizada por Adam West. Así que cuando O’Neil estrenó la colección “Legends of the Dark Knight” con “Chamán“, lo sobrenatural regresó de nuevo a Gotham City.

batman_chamanBatman: Chamán” es una nueva entrega de la línea “Grandes autores de Batman” de la editorial ECC Ediciones, una prolífica colección en la que nos recuperan las etapas más destacadas en los setenta y siete años de historia del personaje en un formato de lujo, en tapa dura y con numerosos extras para completar el volumen. En la mayoría de los casos son títulos esenciales del Hombre Murciélago, las mejores sagas del personaje o obras que aparecen en la mayoría de selecciones de aventuras del Caballero Oscuro. Siempre, aproximaciones a un mito de los cómics de superhéroes que, por diferentes razones, dejaron una huella indeleble en su mitología. Y si alguien es indispensable en una lista de los “Grandes autores de Batman” ese es, sin duda, el guionista y editor norteamericano Dennis O’Neil.
Cuando en 1989 O’Neil regresó a DC Comics para el estreno de la serie “The Batman: Legends of the Dark Knight“, la historia de cinco actos “Chamán” venía con él bajo el brazo. Y era una propuesta 100% O’Neil, uno de esos relatos que caracterizó su etapa clásica de principios de los años setenta con el dibujante Neal Adams que llevaban a Bruce Wayne y su alter-ego enmascarado por medio mundo, en historias repletas de oscuridad y tinieblas, rodeadas de un halo gótico, de hechos paranormales y sobrenaturales, de noches de tormenta y luna llena, con fantasmas aterradores y monstruos con corazón, siempre retratados con el trazo inimitable y majestuoso de un Neal Adams en plenitud.

Batman: Chamán” (“Shaman“) es un arco argumental de cinco episodios, escrito por Dennis O’Neil y dibujado por Ed Hannigan y es importante darse cuenta del momento en el que fue publicado. Era año 1989, y la primera incursión cinematográfica de Batman de la mano de Tim Burton había sido todo un éxito. El alter-ego enmascarado de Bruce Wayne, el hombre murciélago creado por Bob Kane y Bill Finger para la revista “Detective Comics“, emblema de DC Comics, era un icono de los cómics de superhéroes pero gracias a la película del maestro de Burbank, singular director de joyas tan valoradas como “Eduardo Manostijeras”, “Mars Attacks!”, “Bitelchús” o “Big Fish”, consiguió dar el difícil primer paso del papel a la gran pantalla, que pocos han repetido con el mismo éxito. Y en el marco de ese interés los lectores volvieron a mostrar su interés por el Caballero Oscuro, al que las ventas no acompañaban, y la apuesta por la nueva colección “The Batman: Legends of the Dark Knight” por parte de DC Comics, una tercera serie regular además de “Detective Comics” y “Batman” que ofrecía arcos argumentales autoconclusivos, sin continuidad, a cargo de equipos creativos de renombre, fue un acierto que el tiempo se ha encargado de confirmar.

La historia de “Batman: Chamán” lleva a un joven e inexperto Bruce Wayne hasta las heladas tierras de Alaska, a la caza y captura de un peligroso fugitivo. Después de un duro enfrentamiento del que sale malherido, vagando sin rumbo entre la ventisca y rendido a las inclemencias del clima hostil que azota ese rincón septentrional del mundo, el multimillonario Bruce Wayne es rescatado de una muerte segura por un chamán y su bella hija. Una vez recuperado, Wayne regresa a la ciudad gótica de Gotham y, poco tiempo después, un vigilante enmascarado y disfrazado como un temible murciélago gigante, comienza a patrullar las calles y a luchar contra el crimen. Pero los acontecimientos que vivió en Alaska lo seguirán hasta Gotham City, unos brutales asesinatos relacionados con ritos paganos, que se revelaran como un capítulo sin cerrar de su vida que le perseguirá y le obligará a enfrentarse a sus fantasmas, sus miedos y sus errores.

Aunque “Batman: Chamán” no es uno de los mejores arcos argumentales de las aventuras del Caballero Oscuro, ni el estilo de Ed Hannigan uno de los que mejor se ajustan al personaje, es evidente que la primera entrega de la mítica colección “The Batman: Legends of the Dark Knight” es todo un clásico por, justamente, ser el debut. Recuperado en esta ocasión por ECC Ediciones (Planeta DeAgostini ya lo había publicado en el año 2007 en su colección “Leyendas de Batman”) en un volumen más dentro de su imprescindible línea “Grandes autores de Batman” con una edición que incluye varios extras interesantes, como las espectaculares y perturbadoras portadas de George Pratt o el prólogo del editor Kevin Doodley. ¿Un título indispensable del Hombre Murciélago? Quizás no, pero “Batman: Chamán” es una obra relevante por la magnitud de su autor y, sobretodo, por el momento en el que fue publicada.

Grandes autores de Batman: Dennis O’Neil. Chamán.
Guión: Dennis O’Neil
Dibujo: Ed Hannigan
Colección: Grandes autores de Batman
Edición original: Legends of the Dark Knight núms. 1 a 5
Fecha de publicación: Julio de 2016
ISBN: 978-84-16746-62-0
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 136
Precio: 15,50 euros