Un nuevo título del Millarworld ha caído en mis manos. Esta vez se trata de una historia de corte pulp futurista, «Starlight: El regreso de Duke McQueen«, una deliciosa historia que sirve como tributo a todo un género que triunfó el siglo pasado. Mark Millar y Goran Parlov entregan un grandísimo trabajo.

starlightStarlight: El regreso de Duke McQueen
Edición original: Starlight Vol.1 USA
Guión: Mark Millar
Dibujo: Goran Parlov
Color: A color
Formato: Libro rústica, 144 págs. a color.
18€

Hace cuarenta años, Duke McQueen era un héroe espacial que llegó a salvar a un mundo de la tiranía. Pero, pasó el tiempo y regresó casa, contrajo matrimonio, tuvo hijos y se convirtió en un anciano que sobrevivía solo gracias a sus recuerdos… hasta la noche en que un antiguo cohete brillante descendió desde los cielos y le convocó para una aventura final. Mark Millar, el guionista de Kick-Ass, y Goran Parlov, dibujante de Punisher: Max, nos ofrecen una maravillosa fábula espacial.

Hay que saber reconocerle a Mark Millar el ser considerado como el Rey Midas de los cómics, proyecto que guioniza, proyecto que es adquirido por alguna productora de cine que se compromete a hacer una película. En el caso de Starlight es 20th Century Fox la productora encargada de llevar la creación de Mark Millar y Goran Parlov a la gran pantalla. Es curioso porque cualquiera pensaría que el fiasco de John Carter from Mars que tuvo Disney hace pocos años haría que cualquier estudio se lo pensase muy mucho antes de aceptar un proyecto que, en esencia, bebe de las mismas fuentes pulp de las que nacieron John Carter o Flash Gordon. Pero Millar y Parlov aportan magia a lo pulp al revestirlo de añoranza. Entre ambos entregan un guión filmográfico casi perfecto, dejando una fácil adaptación a la 20th Century Fox.

starlight-2Duke McQueen es un adulto y viudo de más de 60 años cuyos dos hijos no suelen frecuentar su compañía al considerar que es un mentiroso patológico que afirma haber vivido cientos de aventuras en un planeta llamado Tántalo al que salvó de un dictador 40 años atrás. Tras devolver la paz a Tántalo eligió regresar a la Tierra donde nadie le creyó, salvo su difunta esposa. Décadas después un joven de Tántalo regresa para pedir ayuda a McQueen para echar del planeta a los invasores brotean. McQueen echa un vistazo atrás y acaba por aceptar la oferta de regresar a Tántalo para ayudarles a recuperar su libertad, y así comienza Starlight.

Lo que sucederá en el planeta alienígena vamos a dejarlo como mega spoiler pero os diré que Mark Millar consigue que su Starlight sea una preciosa e inspiradora segunda oportunidad para un héroe al que nunca creyó nadie y que, sin embargo, vuelve a luchar en una guerra que no es la suya porque, sencillamente, no hay nadie más que vaya a hacerlo y a él no le espera nadie en casa, ni sus propios hijos.

starlight-4Mark Millar, al igual que Garth Ennis, es capaz de ofrecernos la historia más violenta del mundo y a continuación cambiar el paso para maravillarnos con una historia clásica repleta de emoción y buen rollo. Starlight es precisamente un canto de amor a las historias del pulp ci-fi clásico con el que decenas de escritores nos hicieron soñar con volar entre las estrellas. Y Millar lo ha conseguido también.

Además el guionista británico se acompaña siempre de grandes dibujantes y en esta ocasión el trabajo de Goran Parlov lo sitúa entre esos grandes autores. Desconocía el trabajo del dibujante croata que después de darse a conocer en Italia dio el salto a los USA, trabajando para Marvel y para DC. La verdad es que sólo puedo rendirme ante unas páginas bellamente ilustradas y que casan a la perfección con el tono que el guionista británico le da a Starlight. De verdad, hay páginas que querrías enmarcar.

En cuanto a la edición de Panini Cómics, en esta ocasión sí considero justificado el cartoné, porque Starlight: El regreso de Duke McQueen es uno de esos cómics que quieres conservar en el mejor formato posible, aunque me duelen un poco los dieciocho eurazos por 6 grapas.

No suelo disfrutar con las idas de olla megaviolentas de Mark Millar, Kick-Ass o Nemesis, por ejemplo, no me entusiasman como a otros lectores, prefiero a un Millar un poco más contenido en lo violento y más centrado en la historia porque es en esos momentos donde creo que brilla realmente, y Starlight es el ejemplo perfecto de esta opinión.

starlight-5