Continua adelante la reedición de «El Asombroso Spiderman» con este arco titulado «Hijo de América» en el que, por fin, Spiderman se vuelve a ver las caras con Norman Osborn a cuenta de aquello de que ahora Osborn sea el mandamás del país tras «Invasión Secreta«.

Asombroso Spiderman 22: Hijo de América (Marvel Saga)
Edición original: The Amazing Spider-Man 595-599, Annual 36 y material de Spider-Man Family 7 y 8 USA
Guión: Joe Kelly, J. M. DeMatteis, Marc Guggenheim, Roger Stern
Dibujo: Paulo Siqueira, Phil Jimenez, Patrick Olliffe
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 224 págs., color.
19,5€

Con “Hijo de América”. Para salvar el mundo, Spiderman debe derribar a Norman Osborn… pero en su camino se interpondrá todo el poder del hombre fuerte de Estados Unidos, y el Trepamuros también tendrá que combatir a su mejor amigo: Harry Osborn.

Se veía venir, el hecho de que Norman Osborn se haya convertido en el hombre más poderoso del Universo Marvel es algo que no podía pasar de largo en las series de Spiderman, su gran enemigo, el hombre que le arrebató a Gwen Stacy no se podía ir de rositas sin que Spiderman tuviese algo que decir… por desgracia Norman cuenta con la ayuda de sus reconvertidos Thunderbolts que ahora son considerados como los Vengadores Oscuros.

Así que, por una vez, en la serie se recuerda que Spiderman también cuenta con aliados así que logrará infiltrarse en la Torre Vengadores gracias a la ayuda de Susan y Reed Richards que le permitirán suplantar a Veneno y descubrir qué planes tiene Osborn para su hijo, resultan ser una armadura tipo Iron Patriot, qué sucede con Amenaza, pista: está embarazada, y cuán despreciable puede llegar a ser Osborn cuando se lo propone.

Y esto es muy interesante y es que a pesar de que, por una vez, el mayor enemigo de Spiderman lo tiene todo en sus manos no puede ser feliz, tiene que maquinar y conspirar para hacerse un hueco en las vidas de Spiderman y de Harry Osborn con casi idéntico resultado.

Este arco de Hijo de América es realmente emocionante, con un Spidey que las pasa realmente canutas por enfrentarse a Osborn y sus Vengadores, pero que demuestra, una vez más, la responsabilidad y el sentido del deber de un héroe que no se resiste a dejar que el status quo dicte lo que está bien y lo que no. Este volumen demuestra que si Spiderman tiene que saltarse las reglas para hacer lo correcto: lo hará.

Dejando aparte el hecho de que la historia está muy bien escrita no podemos olvidar el mimo con el que Marvel trató a Spiderman en esta etapa, con una selección de dibujantes realmente interesante y con resultados más que destacable, no es de extrañar, con nombres como Paulo Siqueira, Phil Jimenez o Patrick Olliffe lo raro es que el resultado no hubiese sido tan bueno.

La edición de Panini es como la de todos los Marvel Saga, un trabajo de amor y mimo que ofrece material extra con el que complementar la edición del volumen.

En definitiva, hay momentos de Asombroso Spiderman, del que se recupera en Marvel Saga, en los que sencillamente conviene coger un bol de palomitas y disfrutar de la historia. Hijo de América es uno de esos momentos.