linea_separadora

«Alix» es un clásico del cómic francobelga de Jacques Martin, uno de los grandes autores de la escuela de Bruselas, juntamente con Hergé, Edgar P. Jacobs y Bob de Moor, que sigue las aventuras de un joven galorromano del 50 A.C. El protagonista es Alix Graccus, hijo del difunto jefe galo Astórix que es adoptado por el gobernador romano Honorus Galla, y que nos ha permitido recorrer el mundo clásico de la antigua Roma, desde Egipto hasta Cartago, pasando por Pompeya, Jerusalén o Babilonia, en compañía de su fiel amigo egipcio Enak a lo largo de casi cuarenta álbums. Cada aventura contaba con un guión y escenarios magistrales, y toda una lección de historia gracias a los álbumes que recrean los escenarios históricos del primer siglo antes de Cristo con una precisión y un rigor sensacionales.

Aunque la primera entrega de las aventuras de Alix está fechada en 1956, su primera aparición fue en el número 38 de la revista «Journal de Tintin» en septiembre del año 1948, donde se publicó por entregas. De estos treinta y tantos álbums publicados, los primeros diecinueve (desde «Alix l’intrépide» hasta «Le Cheval de Troie«, de 1956 a 1988) los creó Jacques Martin y para los siguientes nueve (desde «Ô Alexandrie» hasta «La Cité engloutie«, de 1996 a 2009) contó con la ayuda de varios colaboradores como Rafael Morales, Cédric Hervan, François Maingoval y Christophe Simon, debido a problemas de visión del autor. Jacques Martin falleció en enero del año 2010, a los 88 años de edad, pero los personajes más célebres del autor francés, con el joven galo-romano Alix al frente, le sobrevivieron y a día de hoy siguen viviendo emocionantes aventuras que nos seducen casi como antaño, aunque con otros artistas, miméticos al maestro Martin, en el guión y el dibujo. Así, desde la vigésimo novena aventura titulada «Le Testament de César» hasta la más reciente, «Les Helvètes«, otros autores recogieron el testigo del maestro con gran respeto y siguieron adelante con las aventuras del galorromano. De hecho, en el acuerdo firmado entre el comité Martin que custodia y gestiona su patrimonio y la editorial Casterman se estableció que la editorial publicaría un álbum de Alix cada año. Por si fuera poco, Casterman creó una nueva serie en el año 2012, un spin-off que imagina un Alix que ha llegado a su madurez, y a sus cincuenta años es ya un reputado senador del Imperio Romano, que tiene poco de los venerables y hedonistas senadores romanos a los que contrasta su origen humilde, no romano, y su sed de aventuras aún intacta. Es «Alix Senator«.

También existe una muy recomendable colección llamada «Los viajes de Alix» con un total de treinta álbums que retratan y describen los viajes de Alix por el mundo de su época (Roma, Grecia, Egipto, Cartago, Jerusalén, Pompeya, Babilonia,…) con documentación histórica real y numerosas ilustraciones. Es una colección didáctica, a caballo entre el cómic y el libro de divulgación, en la que a través de un dibujo detallista, se recrean de manera fiel y realista las ciudades, los estilos arquitectónicos y las vestimentas de cada época, para que nos hagamos una idea de cómo debieron vivir y sentir sus gentes.

linea_separadora