linea_separadora

De entre las muchas excentricidades que nos llegan desde Japón, una de las sociedades más avanzadas del mundo pero, a su vez, de las más cargadas de peculiaridades, una de las más curiosas es la de las «rabu doru» («muñeca de amor»), muñecas de silicona de tamaño natural y con un aspecto muy realista de las que muchos hombres se enamoran. No las ven como simples objetos sexuales sinó que estan convencidos que tienen alma. Se venden más de dos mil «rabu doru» al año en el archipiélago japonés, por un precio cercano a los seis mil euros.

Joaquin Phoenix, Amy Adams, Rooney Mara, Chris Pratt, Olivia Wilde y Scarlett Johansson, aunque ésta última no aporta su cuerpo sino solamente su voz, eran los protagonistas de la película «Her» del director Spike Jonze, realizador de multitud de videoclips para grupos de talla internacional y de referencia como Beastie Boys, Fatboy Slim, LCD Soundsystem, R.E.M., Kanye West o Björk, en su segundo trabajo sin su colaborador habitual, el genial guionista Charlie Kaufmann. Jonze, encuadrado en una generación de jóvenes directores que se caracteriza por un exquisito cuidado del guión y puestas en escena imaginativas, del que también formarían parte Michael Gondry o Wes Anderson, nos proponía en «Her» una historia de amor singular, aunque para nada nueva: una relación amorosa entre un hombre y una máquina. En concreto la película del año 2013 nos trasladaba hasta un futuro cercano donde Theodore, un escritor solitario con un reciente divorcio traumático a cuestas, adquiría un nuevo sistema operativo para su teléfono y ordenador. Su nombre era ‘Samantha’ y estaba basado en un avanzado modelo de Inteligencia Artificial diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. ‘Samantha’ (o mejor dicho, su voz) era sexy, divertida, compasiva, sabía escuchar, daba buenos consejos… y para sorpresa de Theodore, ambos no tardaban en enamorarse el uno del otro. Pero, ¿qué ocurre cuando una persona se enamora de otra que en realidad nunca ha existido? Peor todavía, ¿y si aquel dispositivo de quién te has enamorado está programado para amarte, a ti y a tantos otros como tú? La película resultó ganadora del Oscar y el Globo de Oro al mejor guion original.

Además de las «rabu doru«, con «Her» es inevitable recordar uno de los episodios más hilarantes de la sitcom «The Big Bang Comedy«, que nos contaba como uno de los protagonistas, el hindú Raj Koothrappali, caía profundamente enamorado de Siri, la inteligencia artificial de voz seductora de su iPhone. Con menos humor y aires hipsters, a medio camino entre la ciencia-ficción y la comedia romántica, Spike Jonze nos relató en «Her» como un escritor que se enamoraba de la voz de su ordenador en una película que, en realidad, nos hablaba sobre la soledad en nuestra hiperconectada sociedad.

linea_separadora