linea_separadora

Los castores se encuentran entre los roedores más grandes del mundo animal. Famosos por su frenética actividad, siempre se los ha representado como artesanos de la madera y es un hecho que tienen habilidades para la construcción de presas gracias a sus fuertes dientes y potentes mandíbulas. Son herbívoros y prefieren comer hojas, corteza, ramitas, raíces y plantas acuáticas. Presentes en los bosques de Norteamérica, Europa y Asia, los castores son unas criaturas pacíficas y algo asustadizas, de manera que no sería la primera idea que a uno le vendría a la cabeza para formar una horda de monstruos asesinos de una película de terror. Pero, claro, todo es posible…

Zombeavers” es una película dirigida por Jordan Rubin, protagonizada por Rachel Melvin, Cortney Palm, Lexi Atkins, Bill Burr, Hutch Dano, Jake Weary, Chad Anderson, Rex Linn, Brent Briscoe y Peter Gilroy, que nos contó como un grupo de universitarios que se alojan en una cabaña junto al río son atacados por una horda de castores zombies asesinos. Lo que debería haber sido un fin de semana de sexo, alcohol, fiesta y desmadre se convertía en una pesadilla mortal en la que los jóvenes se verían obligados a luchar desesperadamente por sus vidas.

Siguiendo los tópicos del género del terror ochentero, con un grupo de adolescentes atractivos y lujuriosos, y las chicas guapas en topless de rigor, son perseguidos y asesinados por el villano de la función, en esta “Zombeavers” las víctimas no tienen que lidiar con Jason, ni con Freddy Krueger, ni el asesino de la máscara de “Scream”, sinó con un montón de roedores letales. A medio camino entre lo que nos podría haber ofrecido una película de terror gore de verdad y una broma tan absurda como hilarante, cargada de mucho humor negro y muy mala leche, “Zombeavers” es una garantía de carcajadas para aquellos aficionados del género que sepan apreciar la parodia. Si uno de la toma en serio, no la va a disfrutar.

linea_separadora