Hoy mismo se ha anunciado el juego ganador del prestigioso premio alemán Spiel des Jahres 2011, el galardón más importante de los juegos de mesa. Y también el Kennerspiel des Jahres, una nueva categoría que reconoce al juego del año para jugadores expertos. «Qwirkle» de Susan McKinley Ross y «7 Wonders» de Antoine Bauza han sido los agraciados.

image1Los premios Spiel des Jahres (Juego del Año, en alemán) fueron creados en 1978 por críticos alemanes del sector de los juegos de mesa. Han ido creciendo en importancia a lo largo de los años y hoy son reconocidos como los Óscars de los juegos de mesa.
En esta edición del 2011 se han estrenado dos novedades: la primera es que la lista de los juegos nominados redujo a tres candidatos por cada categoría y la segunda es que se creó una tercera categoría en los galardones, el Kennerspiel des Jahres, dedicada a los juegos para expertos. Así, a la vez que el Spiel des Jahres, también se otorga el Kennerspiel des Jahres y una lista con los juegos recomendados. Y a mediados del mes de Julio, en una ceremonia que se celebrará en Hamburgo, se otorgará el Kinderspiel des Jahres 2011 al juego infantil del año en Alemania a uno de los tres finalistas: «Da ist der Wurm drin» de Carmen Kleinert, «Die kleinen Zauberlehrlinge» de Thomas Daum y Violetta Leitner o «Monster-Falle» de Inka y Markus Brand.
En la edición del año pasado el Spiel des Jahres fue a parar a «Dixit» de Jean-Louis Roubira y el Kinderspiel des Jahres a «Diego Drachenzahn» de Manfred Ludwig, respectivamente. No hay precedentes para el Kennerspiel des Jahres.
El presidente del jurado, Tom Felber, ha anunciado los galardones:

El jurado del Spiel des Jahres 2011 ha elegido como ganador a «Qwirkle» de Susan McKinley Ross, editado por Schmidt Spiele. Como finalistas han quedado «Asara» de Wolfgang Kramer y Michael Kiesling y nuestro favorito (y el de la mayoría de quinielas), «La Isla Prohibida» de Matt Leacock.
El jurado del Kennerspiel des Jahres 2011, por su parte, ha seleccionado como ganador a «7 Wonders» de Antoine Bauza, editado por Repos (y por Asmodée Ibérica en nuestro país) e ilustrado por Miguel Coimbra. Han quedado finalistas «Lancaster» de Matthias Cramer y «Strasbourg» de Stefan Feld.

¿Nuestras apuestas? Una de cal y una de arena. Hemos dado en el clavo con el «7 Wonders» de Antoine Bauza para el Kennerspiel des Jahres pero hemos fallado, igual que la inmensa mayoría, depositando nuestro voto en «La Isla Prohibida» de Matt Leacock para el Spiel des Jahres. De todas maneras con el Spiel des Jahres no debe ignorarse nunca ese efecto sorpresa que, de vez en cuando, nos coge desprevenidos: casi siempre suelen ganar juegos de mesa de tipo familiar, que encajen con el perfil lúdico de una familia tipo alemana.

Más información en www.spieldesjahres.de