linea_separadora

Película de culto en los años noventa, y hoy demasiado olvidada, «Wayne’s World» nos contaba como Wayne y Garth hacían un programa de televisión muy particular, con pocos medios y mucha imaginación, desde el sótano de su casa. Los dos se divertían imaginando, produciendo y presentando su «El mundo de Wayne» a su gusto pero la cosa cambiaba cuando un ejecutivo les proponía hacer su show para una importante cadena privada de televisión, y pronto descubrían que no es lo mismo. Dirigida por Penelope Spheeris y protagonizada por Mike Myers (antes de convertirse en una estrella de la comedia gracias a su papel como el superagente británico Austin Powers) y Dana Carvey, la película tuvo su origen en un gag recurrente del popular late-show norteamericano «Saturday Night Live«, institución crucial en el mundo de la comedia como cantera creadora de talentos del humor, guionistas, actores, escritores, productores y cantantes como Steve Martin, Dan Aykroyd, John Belushi, Chevy Chase, Julia Louis-Dreyfus, Robert Downey Jr., Jimmy Fallon, Will Ferrell, Tina Fey, Eddie Murphy, Chris Rock, Bill Murray, Ben Stiller, Adam Sandler,…
El éxito de la película (recaudó alrededor de 180 millones de dólares) tuvo como consecuencia directa una secuela bastante mediocre al año siguiente, en la que los dos protagonistas pretenden montar un festival de música llamado Wayne Stock, así como el regreso de la mítica «Bohemian Rhapsody» de Queen a los primeros puestos de las listas de ventas gracias a una divertida escena de la película en la que cantan, a su manera, la canción dentro de un coche. Freddie Mercury no vivió para verla, pues falleció unos meses antes del estreno de la película.
Un rodaje frenético en treinta días, la herencia de «Saturday Night Live«, la importancia de la música y del rock, la improvisación de muchos de los diálogos, los cameos de estrellas como Alice Cooper,… Fue una de las películas más divertidas de los noventa, moderna, rompedora, iconoclasta e irreverente. Merece la pena reivindicarla.

linea_separadora