Hace ya algunos años cayó en mis manos “The Unknown“, una miniserie de Mark Waid y Minck Oosterveer de cuatro números publicada originalmente en el año 2009, protagonizada por la investigadora Catherine Allingham, que se dedicaba a buscar explicaciones científicas y racionales a fenómenos paranormales, supercherías, milagros y supersticiones. Me sedujo por su premisa desde el primer momento.

Un año después del misterio que cambió la vida de Catherine Allingham, la mejor detective del mundo regresa con un nuevo y escalofriante caso. Los residentes de Mountain Oak están apareciendo muertos, y cada víctima deja un mensaje diferente escrito en la escena del crimen.
Catherine y su nueva asistente personal, Adriana, están tras la pista, pero, ¿por qué Catherine no recuerda a su anterior compañero, James Doyle? Y, lo que es más extraño: padeciendo un tumor cerebral, ¿cómo ha superado su esperanza de vida de seis meses… en casi un año?

Hace ya seis años que conocimos por primera vez a Catherine Allingham, una mujer que solamente cree en aquello que ve y puede demostrar, pero que desea fervientemente descubrir que hay algo más allá de la muerte. Y es que el fin la espera a la vuelta de la esquina, puesto que tiene tumor cerebral incurable que amenaza con acabar con su vida en apenas seis meses y que le provoca alucinaciones que la asaltan de improviso. Por ese motivo acepta encargos que le sirvan para indagar acerca de su propio final, lo que hay más allá del velo, y enfrentarse a un misterio que ella nunca ha sido capaz de desentrañar… ¡la muerte!

La segunda entrega de “The Unknown“, publicada en castellano por Aleta Ediciones, también está escrita por Mark Waid, el prestigioso autor de la ganadora del premio Eisner “Kingdom Come” (con Alex Ross), autor de las brillantes “Irredeemable” o “Incorruptible” para Boom! Studios, guionista de cómics para DC Comics y Marvel en algunas de las más reconocidas etapas de los personajes más populares de La Casa de las Ideas, y dibujada por malogrado Minck Oosterveer, que ya había trabajado con Mark Waid en la miniserie “Zombie Tales”. Lamentablemente, y hasta cierto punto de forma irónica visto el argumento de la serie, “The Unknown” se canceló por la muerte del dibujante holandés Minck Oosterveer en 2011, en un trágico accidente de motocicleta en su localidad natal de Dordrecht y Mark Waid no retomó la serie tras su desaparición. A destacar también las preciosas portadas de Erik Jones, que la edición en castellano de Aleta Ediciones incluye en una galería junto a las propuestas publicadas por Boom! Studios y otras opciones descartadas.

La investigadora Catherine Allingham que nos presentaron el guionista norteamericano Mark Waid y Minck Oosterveer en “The Unknown“, y que también protagoniza esta secuela “The Unknown: El diablo hecho carne“, es una versión moderna de Sherlock Holmes, que basa su trabajo en el método científico y deshecha cualquier otra explicación. Este modelo de investigación, que estableció el detective del 223B de Baker Street, trasciende ya el mundo de la literatura. Ya no es una forma de resolver crímenes en las calles del Londres victoriano sinó una forma de pensar para tomar decisiones: el razonamiento deductivo. De forma simple y algo resumida, la premisa es que “cuanta más información puedas reunir, más precisas serán tus deducciones y tus decisiones“.
The Unknown: El diablo hecho carne” (“The Unknown: The devil made flesh“) es una obra cargada de suspense y misterio que se podría encajar dentro del género ‘noir‘ y el detectivesco porqué gran parte de la histora se cimienta en la investigación de la protagonista y la resolución de un crimen, pero la obra trasciende los límites del género convencional cuando se acompaña con tintes sobrenaturales. A diferencia de la entrega anterior, el género de la ‘buddy movie‘ desaparece igual que lo hace James Doyle, el testarudo compañero de Catherine Allingham que es eliminado de la ecuación a las pocas páginas. Una amnésica Catherine y su nueva asistente personal, Adriana, deberán descubrir porqué los residentes del pueblo de Mountain Oak están muriendo a manos de un asesino sangriento, y porqué cada una de las víctimas deja escrito un mensaje diistinto en la escena del crimen. Como siempre la investigadora privada más famosa del mundo buscará motivos racionales a todo lo que está pasando en Mountain Oak o cómo puede seguir viva si le quedaban seis meses de vida y ha pasado un año entero,… pero quizás deberá asumir que hay cosas que no se pueden explicar.

Lamentablemente, “The Unknown: El diablo hecho carne” está un listón por debajo de “The Unknown“. Incluso más de uno. Las sorpresas y el fundamento científico del trabajo de Catherine Allingham quedan rápidamente devorados por el tono paranormal de los acontecimientos de Mountain Oak y uno siente que lo mejor de la propuesta se quedó en la primera entrega. Es cierto que tiene algunos giros de guión sorprendentes, pero el cierre es decepcionante y algo torpe. Tampoco va a corregir el rumbo en próximas entregas puesto que, tal y como hemos comentado, tras el lamentable fallecimiento de Minck Oosterveer el guionista Mark Waid decidió abandonar la serie que había estado publicando Boom! Studios. Algo totalmente comprensible y que el guionista explica en una entrevista que se incluye entre los extras del cómic.

The Unknown: El diablo hecho carne
Autores: Mark Waid y Minck Oosterveer
ISBN: 978-84-18589-04-1
Formato: Rústica. Color.
Páginas: 112
Precio: 14,95 euros