Panini Comics presenta el segundo tomo de su omnibus «Conan el Bárbaro: La Etapa Marvel Original«. Un voluminoso y completo recopilatorio de las historias del cimmerio publicadas a lo largo de la primera mitad de la década de los setenta, seguramente a Edad de Oro del personaje junto con el siguiente volumen.

Conan el Bárbaro: La Etapa Marvel Original 2 (Roy Thomas, John Buscema y otros, Panini Comics 2019)

  • Conan el Bárbaro: La etapa Marvel original. Portada.Edición original: Conan The Barbarian 27-51, Annual 1, Giant-Size Conan 1-4 y material de Savage Sword of Conan 1, 8 y 10 USA
  • Fecha de edición: diciembre de 2019
  • Guión: Roy Thomas
  • Dibujo: John Buscema, Gil Kane y otros.
  • Formato: Cartoné, 856 págs. Color.
  • 49,95€

El segundo tomo de la edición oficial de uno de los grandes clásicos de Marvel! Conan es ahora mercenario para el reino en guerra de Turán. El enemigo hablará de su legendaria habilidad en la batalla, si alguno de ellos vive para contarlo, pero la intriga del palacio puede resultar peligrosa. Después de todo, nunca es prudente acostarse con la mujer de un mago.

Panini Cómics recopila en este segundo tomo Marvel Omnibus de Conan el Bárbaro: La etapa Marvel original casi 5 años de publicación de las aventuras del bárbaro en las distintas colecciones con las que ya en principios de los 70 Marvel explotaba el éxito comercial de este personaje. Continua como guionista, director y guía espiritual el prolífico Roy Thomas que tiene ya cogida la medida al personaje, al estilo y a las historias que está narrando y comienza a hacer suya la obra de Robert E. Howard.

El dibujante americano John Buscema coge el relevo del británico Barry Windsor-Smith, y da forma al bárbaro hosco de pelo indomable y escasos ropajes que a todos se nos viene a la mente cuando pensamos en Conan, esa imagen hipermusculada y primaria que pasará, encarnada en el joven Arnold Swarzenegger al Valhalla de los mitos culturales con la adaptación adaptación que dirigió John Milius en 1982.

Conan el Bárbaro Arte de Gil KaneEl tomo también incluye números dibujados por Gil Kane, en la colección Giant Size Conan, o de Neal Adams, dibujantes muy prestigiosos, sobre todo el segundo, pero que palidecen ante el vigoroso estilo de Buscema (y el personalísimo y detallista de Windsor Smith, personal debilidad de quien escribe estas líneas).

Tenemos al mando de las aventuras del cimmerio a uno de esos equipos creativos básicos para entender el cómic americano de los 70-80: Thomas-Buscema. Un equipo que puede hacer frente a las condiciones leoninas de plazos de entrega extenuantes a lo que ya en aquellos años sometía la sobreproducción cultural norteamericana y lo hacen sin que la calidad media de los productos se vea afectada. Cientos de miles de jóvenes hacían fila cada mes para conseguir su nuevo número de Conan (como lo harían con X Men, con Vengadores y en su caso con colecciones de DC también): la grapa reinaba en los kioscos.

El tomo abarca desde los números 27 hasta el 51 de la colección Conan the Barbarian publicada originalmente por Marvel Comics. En ellos seguimos las historias del mercenario, ladrón y aventurero en general por los desiertos del sur de Hyrkania hacia la lejana Khitai y de vuelta de nuevo al oeste hasta la conquistadora Turán, Shadizar, la ciudad de los ladrones, en Zamora y de allí a los Reinos Fronterizos, cerca de su Cimmeria Natal, lo que nos traerá algún inserto de relatos del joven Conan. La Hora del Dragón PortadaThomas va engarzando relatos e introduciendo personajes que iremos recuperando formando una crónica de la vida de Conan, de cuya madurez se nos ofrece, dando un salto en el tiempo la adaptación de la única novela larga que escribió en su tiempo el malogrado escritor tejano, Robert E. Howard: La Hora del Dragón (o Conan el Conquistador) en la que un Conan cuarentón y ya Rey de la poderosa Aquilonia se enfrenta a una conspiración de reinos vecinos para acabar con él. Esta novela se publicó en su momento en la colección Giant Size Conan números 1 a 4 y se concluyó en las páginas de La Espada Salvaje de Conan números 8 y 10 (en blanco y negro). Se prioriza de esta forma la lógica narrativa frente a la recopilación cronológica. Lo mismo ocurre entre los números 42 y 43 de la colección mensual, entre los que se inserta el número 1 de la mencionada colección La espalda Salvaje para explicar cómo vuelven a unir sus caminos Conan y Red Sonja.

Por supuesto, en el voluminoso tomo hay espacio para incluir portadas originales de todos los números antes referenciados y bastante material complementario: textos del propio Thomas y también originales, páginas a lápiz, ilustraciones de varios autores… un compendio muy completo de la obra del famoso personaje en esa primera mitad de los años 70, seguramente su particular edad de oro. Estamos ante un Omnibus y Panini cumple lo que promete el propio nombre de la colección.

Para entender el éxito de Conan es imprescindible explicar que este forma parte de un segundo apogeo (o tercero si incluimos el romanticismo del XIX) de las historias fantásticas, tras el pulp de los 20-30. Conan ofrecía y ofrece una salida temporal a la mediocridad y a la jaula de la rutina de la civilización occidental. Las aventuras del cimmerio componen un canto a la libertad individual, a hacer y decir lo que quieres, a ir allá a donde te lleven tus pies o los cascos de tu caballo, a vivir de sus brazos y espada. Es un producto cultural escrito por y para hombres jóvenes y quizá forma parte de eso a lo que se define como “masculinidad tóxica”, pero hay que saber valorar que una obra cultural es inseparable de su época y su entorno y por ello no es desdeñable la presencia de personajes femeninos heroínas, como Red Sonja (o en el próximo tomo Bêlit) con su propia agenda que no sería necesariamente las aventuras de sus compañeros masculinos y tenían una relación con ellos no necesariamente sexual, ciertamente todavía hipersexualizadas y como contrapuntos a Conan y a las habituales concubinas o malvadas brujas que habitualmente suponen la cuota femenina en unas páginas repletas de hombres que solo se relacionan a través de la violencia.

Conan el Bárbaro Arte de John BuscemaTeniendo en cuenta estos elementos y sabiendo colocar la serie y su personaje en el lugar que merece, todavía son muy disfrutables sus páginas. Buscema no ha perdido ni un ápice de su energía y más con su arte realzado por un color recuperado en una impresión de mucha mayor calidad que el original y con un Thomas que asimila el estilo recargado y ampuloso de la literatura pulp, lo hace suyo y lo renueva. Sigue sonando arcaico, pero ya lo hacía inicialmente: recordemos que estamos ante un revival, ya en los 70 se disfrutaba de estas historias como ahora los cuarentones disfrutamos viendo vídeos de Mecano o Wham!, de forma (o así queremos hacer creer) irónica.

Conan el Bárbaro: La Etapa Marvel Original 2 es  un tomo para antiguos lectores que quizá aún guardan algunos números de la época amarillentos y que quieren la colección completa (y disponen del presupuesto necesario) y seguramente también haya jóvenes lectores que disfruten de su lectura. Al fin y al cabo la falsa nostalgia es una fuerza poderosa y está en la base de la propia obra, no ya de Thomas y Buscema, sino incluso de la de R. E. Howard, no olvidemos que nunca hubo una Edad Hyborea ni un tiempo en el que el hombre solo dependía de la fuerza de su brazo y su acero… Romanticismo.