Me encanta la fantasía urbana, pero la buena. La que se siente auténtica, no la romántica, no la de esos libros moñas e insoportables en los que los seres fantásticos son unos flojos. Así que persigo cada libro de fantasía urbana con el que me tropiezo esperando que no sea uno crepusculiano, esperando encontrar perlas entre la basura, y os puedo garantizar que “Sueños y Sombras” no es una perla, es un diamante.

 

Sueños y Sombras  
C. Robert Cargill
Alianza · Runas
ISBN: 9788420691725
426 páginas
Rústica con solapas
20.00 €

Junto a nosotros hay un mundo en el que la materia de la que están hechos los sueños se hace realidad. Una vez que conoces ese mundo mítico que ha pervivido junto al mundo moderno, no vuelves a ser el mismo. Sueños y sombras nos lleva más allá de ese tenue velo. Relata la historia de dos muchachos desde su fatídica infancia en el reino de la magia hasta que se hacen mayores. Ewan es ahora músico y Colby, un librero poco común. Pero si Ewan y Colby abandonaron de niños aquel reino, éste nunca los ha olvidado. 

“Se suele olvidar que los seres sobrenaturales son repugnantes. Son mezquinos. Son crueles … No son criaturas hermosas. Son la suma de nuestros temores, de cuentos de advertencia para que los niños no se acerquen a los lagos y para que las niñas no besen a los extraños y los viajeros no respiren las emanaciones de las ciénagas. Son explicaciones de por qué tantos poetas irlandeses se emborrachaban hasta morir o por qué nacían niños con deformidades o por qué había personas que desaparecían en la noche sin dejar rastro. Estos seres sobrenaturales tienen unas raíces tan profundas y extensas que se encuentran prácticamente en cada cultura, y aunque las historias cambian ligeramente de lugar en lugar, su premisa básica es la misma. Los nombres cambian, las defensas contra ellos cambian, pero las ideas acechan en la oscuridad de casi todas las civilizaciones. Éstos son los seres sobrenaturales sobre los que escribo, los que me conmueven, los que me mantienen despierto por la noche. Los que pueblan Sueños y sombras.”
C. Robert Cargill

No lo puedo evitar, la fantasía urbana, la buena, la de personajes como Harry Dresden, Felix Castor o Peter Grant, por poner unos ejemplos. Son personajes masculinos (principalmente porque parece que la fantasía que involucra personajes femeninos se vuelca en exceso hacia lo romántico), potentes y con mucho más que problemas con los seres mágicos. Bien, Colby Stevens, puede, desde ya, incluirse en esta lista y es que Sueños y Sombras ha resultado ser mucho mejor de lo que me pareció en un primer momento, construyendo un escenario absolutamente fantástico (en ambos sentidos) que enamora a pesar del sufrimiento que provoca en prácticamente todos los personajes del libro. Sí, la fantasía no tiene porqué ser una encantadora historia de cómo tres chicos llegan a un colegio de magia y pasan aventuras sin que, evidentemente, sufran ningún problema mortal. No, la magia, al igual que los seres mágicos, están hechos de luces y sombras, pero incluso aquellos hechos de luz son peligrosos, y nadie es más peligroso que aquellos seres mágicos que consideran a los seres humanos poco menos que ganado del que alimentarse y con el que jugar… que son, prácticamente, todos los seres mágicos. 

Sueños y Sombras, el libro con el que el crítico Massawyrm de Ain’t It Cool News debuta en el mundo de los narrativa, no podría ser más interesante ya desde el momento en el que nos quedamos fascinados con la portada de Sinem Erkas para luego alucinar con las posibilidades que el resumen de la contraportada nos brinda. No hay de qué preocuparse, porque es tan sólo un aperitivo de todo lo que está por venir:  un libro adictivo al cien por cien que nos recuerda que, antes de mediados del siglo XX la Humanidad veía con malos ojos a las criaturas mágicas, como seres peligrosos que se divertían con los seres humanos antes de matarlos, como un gato que juega con su presa… y así son los seres faéricos, al menos según C. Robert Cargill, un autor que ya ha publicado su siguiente libro (una nueva entrega de la saga de Colby Stevens): Queen of the Dark Things, que ha sido recibido con aplauso por la crítica y que, francamente, estoy deseando tener en mis manos.

Pero hablemos de Sueños y Sombras, un libro que nos presenta a dos niños, Colby y Ewan, y cómo sus caminos se cruzan con el de los seres faéricos y cambian sus vidas por completo en un relato lleno de crueldad, tristeza y víctimas, montones de víctimas. Cargill está empeñado en demostrarnos que los seres faéricos son peligrosos y desde luego que no duda en ofrecernos pruebas fehacientes de ello.

Recientemente he podido releer todo el Sandman de Neil Gaiman, disfrutando con la prosa de ese grandísimo escritor (no es para menos), disfrutaba viendo cómo los seres faéricos resultaban ser completamente amorales, alejados de los conceptos de bien y mal con el que se rigen los seres humanos, con una moral completamente distinta a la nuestra, unos seres prácticamente alienígenas con los que se dificultaba cualquier acuerdo, unos seres insondables que, muchas veces, jugaban juegos peligrosos y mortales con los humanos. Pues bien, eso es lo que tenemos aquí. Puede que los seres faéricos (y hay de muchos tipos en Sueños y Sombras) amen a algunos humanos… pero la forma en la que expresan su amor es completamente distinta de lo que cabe esperar, es más mortal, y para escapar de ellos… bueno, hay que ser muy especial.

Me resisto a daros más detalles sobre el argumento porque creo que debe sorprenderos como me sorprendió a mi, os garantizo que cuando terminé el libro se lo recomendé, efusivamente, a mis compañeros de Vía-News, lo mismo que voy a hacer cuando acabe de escribir esta reseña. Este libro es muy bueno y merece difundirse, hay que estar prevenidos contra los otros.

Por cierto, os aseguro que envidio a C. Robert Cargill, un crítico de cine que ha participado co-escribiendo varias películas y que ha escrito el tipo de libro que a mi me gustaría escribir algún día… aunque sin vender mi alma al diablo, como ha hecho él (porque seguro que es lo que ha hecho no se entiende un libro tan bueno sino… ¡y a la primera!).

Sobre la edición de Runas no tengo mucho que decir, es impecable, me parece un grandísimo acierto el apostar por este libro y este género y sólo os puedo recomendar, una vez más, que le echéis un vistazo a este libro y al resto de su catálogo. 

En definitiva, Sueños y Sombras es un libro de fantasía urbana OSCURA, y eso es lo que os debe quedar claro, no esperéis demasiado romance en este libro, esperad muerte, esperad sangre, desesperación… y un libro cojonudo.