De la mano de Timun Mas nos llega una nueva serie de novelas de space opera militar: “Starship“, que debuta con Motín, un libro donde conoceremos a Wilson Cole, héroe de la República que no cae demasiado bien a unos superiores que lo exilian a la Theodore Roosvelt, donde él consigue continuar con su exitosa carrera.

"Starship: Motín" (Mike Resnick, Timun Mas)Starship: Motín
Autor: Mike Resnick  
Serie: Starship num.1 
Colección: Ciencia Ficción 
ISBN: 978-84-480-4459-6 
Formato: Rústica sin solapas 
Precio: 14,00 euros
Es el año 1966 de la Era Galáctica, unos tres mil años en el futuro, y la República está en guerra con la Federación Teroni, una alianza de razas resentidas por el crecimiento militar y económico de los humanos. Aunque los principales escenarios de batalla están en el Brazo Espiral y en el Núcleo Galáctico, en la lejana Periferia, la Theodore Rossevelt es una de las tres naves encargadas de proteger el Cúmulo del Fénix, un grupo de setenta y tres planetas habitados.
Vieja y maltrecha, y con unos sistemas de defensa obsoletos, la Teddy R. habría sido retirada del servicio años atrás si el universo no estuviera en guerra. Su tripulación está formada por rebeldes reformados, militares indisciplinados y unos pocos soldados rasos. Pero un nuevo oficial ha sido transferido a la Teddy R. Su nombre es Wilson Cole, y le acompaña una reputación de heroísmo y desobediencia. Debido a su indisciplina se le ha retirado el mando de su nave y su tripulación en dos ocasiones.
Ahora ha sido desterrado a la Teddy R., donde será un simple segundo oficial, bajo el mando del capitán Makeo Fujiama y la comandante Podok, una temible polonoi. Pero Wilson Cole no es el tipo de hombre que se quedaría sentado mientras el resto de la galaxia está en guerra.

Poco a poco me estoy convirtiendo en un gran fan de la space opera militar, estoy enganchado a las obras de David Weber y tan sólo hace falta leer “space opera” para que me apetezca leer un libro que, a fin de cuentas, es lo que me ha pasado con Motín, eso y el cartelito de que ganó cinco premios Hugo (aunque olvidan comentar que fue en relatos cortos). Así que, allá que fui, a leerme un libro esperando encontrar pura acción digna de una space opera militar, digna de Honor Harrington y, claro, te encuentras con un libro que parece hecho con varios historias cortas entrelazadas entre sí, donde la narración se basa ir directamente el grano, con apenas algún alarde estético y lo cierto es que te sientes un poco decepcionado y tardas en disfrutar de una novela en la que la picaresca e inteligencia de su protagonista es el motor argumental del libro. Wilson Cole es, casi, un Sherlock Holmes capaz de anticipar, y evitar de manera original, serios problemas a su Armada lo que acaba por generar ciertos odios que le llevan al peor destino de la galaxia, la Theodore Rossevelt, donde, fiel a su naturaleza, continuará metiéndose en problema tras problema mientras intenta comportarse como un buen oficial que soluciona, en la medida de lo posible, los problemas de una República en guerra…

Desgraciadamente sus superiores no suelen congeniar con él y su nuevo destino parece que no le traerá otra cosa que complicaciones… a las que Wilson, cómo no, hará frente.

Antes de nada hay que comentar que estamos ante un libro compuesto por, grosso modo, tres o cuatro pequeñas novelas entrelazadas entre sí. A fin de cuentas Mike Resnick es el maestro de los relatos cortos más premiado de toda la ci-fi, vivos y muertos, y aquí lo que nos presenta son tres grandes acontecimientos a los que su personaje hace frente y el desenlace final anticipado por el título. Así que aquellos lectores que, como yo, esperaban encontrar una novela entera dedicada a una única amenaza, que se vayan olvidando, así como de la acción propia de la space opera militar, estamos ante lo que podría ser una bastardización más del género, con una fuerte dosis de picaresca que sirve a modo de deux ex machina para solucionar todos los problemas que Wilson Cole enfrenta, tiene su lógica sí, pero tanto como la tienen los casos resueltos por el detective mencionado anteriormente.

¿Resta esto nivel a este libro? Lo cierto es que no, Resnick tiene importantes planes para este personaje (ya han aparecido cinco libros de la saga StarShip), pero conviene avisar a los lectores de que se van a encontrar una space opera distinta a la militar, más cercana a la space opera clásica, si es que eso existe. Una space opera que recuerda mucho a autores clásicos como Asimov, y no se a vosotros, pero a mi me encanta Asimov.

En cuanto al libro en sí, resulta muy entretenido, hay acción, hay romance, traición… pero no se pierde el tiempo con paparruchas, aquí lo importante es la acción, y aunque el romance está contemplado no es este el soporte de la novela, ni de lejos, es una novela de space opera clásica.

Así que, aquí me tenéis, esperando por una nueva dosis de space opera… yo os recomiendo probar con Motín, ¿y vosotros? ¿me recomendáis algo?.