Dib·buks publicó recientemente la primera entrega de la serie “Secretos Arcarnos, La maldición del tentáculo moteado“, un cómic de humor con elementos de terror y muchas, muchas, referencias frikies. Un cómic español de puro entretenimiento y diversión.

"Secretos Arcanos: La maldición del tentáculo moteado" (Ángel Antón Svoboda, Dib·buks)Secretos arcanos: La maldición del tentáculo moteado
Autor: Ángel Antón Svoboda 
Formato: 17x24cm. Cartoné. Color.
Páginas: 88
ISBN: 978-84-92902-81-1
Precio: 16 euros

HORROR CÓSMICO Y CAZADORES DE BICHOS EN LA ÉPOCA VICTORIANA

El Dr. Mento ha sido víctima de una terrible maldición, capaz de anular su voluntad. Para buscar una cura decide partir, junto con su ayudante, Harry Callahan, a visitar a Selma Pratchett. Tal vez esta poderosa vidente, allá en su pantano de Nueva Orleans, pueda proporcionarles algunas respuestas.

Pero ¿quién es el responsable de la maldición? ¿Y cuál es su propósito? Quizá para cuando consigan averiguarlo ya sea demasiado tarde.

Una aventura terroríficamente divertida, inspirada en los Mitos de Cthulhu y el particular universo creado por el maestro de Providende, H.P. Lovecraft.

Prácticamente desde la primera página de La maldición del tentáculo moteado te das cuenta de que Ángel Antón Svoboda, el narrador de las aventuras del Dr. Mento y de Harry Callahan, es un gran admirador de, bueno, francamente de casi cualquier tipo de influencia frikie que se os ocurra. El cómic de humor español está presente, con varias influencias del mejor Superlópez de Jan (ese Señor de los Chupetes) o de Mortadelo y Filemón (y es que la relación de Harry y el Dr. Mento nos lo recuerda muchísimo), aunque no se quedan ahí los homenajes, ya que también encontramos obvias referencias a Mike Mignola (ese Xulu…), a Star Wars, a los Pitufos, a Harry Potter, a Terry Pratchett, a Los Cazafantasmas, a Piratas del Caribe… en fin, que si os queréis divertir buscando referencias el tomito está repleto aunque, por supuesto, es H.P. Lovecraft. Eso sí, si sois de la escuela Bruguera os encantará esta primera aventura de Secretos arcanos, puede que Ángel tenga predilección por Mignola, pero su trabajo recuerda a Jan e Ibáñez entre otros.

Es curioso que sea el trabajo de Lovecraft el que inspira la trama argumental porque es el humor y la diversión lo que predomina en una historia que si bien es para todos los públicos tendrá una doble lectura para los lectores capaces de descubrir quién es, por ejemplo, Harry Callahan o a qué recuerda el sonido “¡ÑAC!”. El resto (aunque si sois un poco frikies no os costará mucho encontrar muchos guiños) no os preocupéis porque aún así disfrutaréis con La maldición del tentáculo moteado. Lo cierto es que se agradece encontrar de vez en cuando obras como esta, donde poder disfrutar de una historia que no busca sino el entretenimiento del lector con herramientas propias de artistas como Ibáñez o Jan aderezado con toques frikies. ¿A quién pretendo engañar? ¡Me encantan ese tipo de historias! Sobre todo cuando, como sucede aquí, el autor logra la mayoría de sus objetivos.

Estamos, decía, ante la primera historia de una serie destinada, a poco que funcionen las ventas, a divertirnos y a ser cómplices de Ángel y nosotros encantados.

Lo cierto es que son historias como estas las que nos hacen soñar con ser editores para, llegado el caso, poder publicar a autores como Ángel trabajos como Secretos Arcanos. No sé si habéis pasado por la situación de que un autor os enseña su portafolio y, de golpe, os enseña su proyecto, su niño mimado, las ganas que sientes de decir “¡te lo publico!” son enormes. Puedo entender perfectamente al editor de Dib•buks y su rápida decisión de publicar Secretos Arcanos, yo, en su lugar, hubiese hecho y dicho lo mismo.

Por cierto, qué edición más bonita la de Dib•buks, no sólo por el cartoné y la calidad del papel, sino por los acabados, los interiores tan cuidados y detallados. Llevan tiempo haciendo unas ediciones que merecen mil y un elogios, sirva este como uno de esos mil elogios tan merecidos. Pero es que además están publicando a una oleada de autores españoles que merecen muchísimo la pena.

En definitiva, si echáis de menos esos tebeos de Bruguera que leíais de pequeños, esas aventuras de Mortadelo y Filemón, de Superlópez, de los Pitufos, esos que te hacían reir a carcajadas, disfrutar con su humor y dibujo tan limpio, colorido, inocente… dadle una oportunidad a Secretos arcanos: La maldición del tentáculo moteado, no os decepcionará.