Mal empezamos si para hablaros de “Sand Land” tenemos que explicar primero quien es Akira Toriyama, pero es inevitable. “Sand Land” es puro Toriyama, con lo mejor del Toriyama de “Dr. Slump“, creador del universo surrealista del robot Arale Norimaki en Penguin Village, y sin lo peor del Toriyama del manga más conocido del mundo, “Dragon Ball“.
 
 
image1¡¡Hay que encontrar el manantial fantasma!! En un mundo desértico en el que tanto humanos como seres demoníacos sufren de carencia crónica de agua, el príncipe de los demonios, Belcebú, y el prestigioso ex militar Shiba deciden formar un poderoso tándem, ¡¡y salir de viaje para encontrar un nuevo manantial!! ¿¡Qué aventuras les esperan en medio del calor sofocante del desierto!?
 
Nos estamos cargando el planeta. Este hecho irrefutable, pese a que cuatro pseudocientíficos que navegan a contracorriente se niegan a reafirmar, está constatado en el cambio climático, el deshielo de los polos, la extinción masiva de especies que no tienen nada que envidiar a las del Pérmico-Triásico, la degradación ecológica, el imparable aumento del nivel medio del mar, la deforestación de los grandes bosques, la acidificación de los océanos y la progresiva desertificación (no confundir con la desertización, que es un fenómeno que se produce sin la intervención de la mano del hombre) de numerosos lugares de la Tierra que, años atrás, fueron frondosos vergeles repletos de vida.
No, no voy a aprovechar esta humilde tribuna para lanzar furibundas críticas, tan demagógicas como inútiles, a la inconsciencia de las depravadas corporaciones que, con su ambición y desmesura, llenan sus arcas a costa de nuestro patrimonio natural, ni a los gobiernos de derechas condescendientes y colaboradores necesarios, ni a los aristócratas campechanos que cazan elefantes en África, ni a las amorales empresas que utilizan energías sucias (petrolero, carbón, gas de esquisto y uranio) y lanzan gases de efecto invernadero a la atmósfera. Menos todavía al humilde trabajador que, cada mañana y después de ducharse, se aplican un desodorante en aerosol repleto de clorofluorocarbonos (CFC) que dañan la capa de ozono. No, no voy a hablar de todo eso, pero hacer una referencia es imprescindible para poner en contexto “Sand Land” de Akira Toriyama.
 
“Sand Land” (“Sando Rando”) es uno de los trabajos más personales de Akira Toriyama, publicado originalmente en la revista “Shonen Jump” en el año 2000 (números 23 a 36/37), publicado en España por Planeta DeAgostini en noviembre de 2001 y reeditado en el año 2014. Y decimos personal puesto que el propio autor confiesa que “en esta ocasión prefería hacer un manga que me divirtiera personalmente dibujar (esta era la intención)“, que versara sobre un hombre mayor y un tanque, y que pudiese dibujar él solo. 
 
image1
 
Son un total de catorce capítulos (En marcha, La panda de bandidos, El tanque, El depósito volador, La tenebrosa verdad, El amuleto de Rao, Lucha de tanques, Los generales Shiba y Ale, Hallazgo gracias a una tormenta de arena, El manantial fantasma, El secreto de la fuente de agua, El demonio Belcebú, El resultado de la batalla decisiva y El río) y doscientas quince páginas donde Toriyama nos demuestra con asombrosa claridad su enorme talento, que algunos casi habíamos olvidado, aquel que nos hizo disfrutar como niños y reír a carcajadas del “Dr. Slump” y de los primeros años de “Dragon Ball” pero desaprovechado, y vendido de forma ruín a la mercantilización, a partir de “Dragon Ball Z” en adelante. La redención del millonario de una sola obra.
Publicada en un solo volumen y en castellano de la mano de Planeta DeAgostini Comics, “Sand Land” es uno de los trabajos menos conocidos del genio de Nagoya, como pasa con “Taller de Teatro Manga”, “Cowa!” o “Kajika” donde se evidencia la consciencia ecológica de los japoneses, un pueblo adelantado industrial y tecnológicamente pero que valoran y protegen con mucho cuidado su patrimonio natural como cuando, durante la fiesta del Hanami, los japoneses acuden a parques y jardines a observar la belleza de sus cerezos en flor. Y, por supuesto, ¿quién no recuerda las películas de Hayao Miyazaki y la importancia que el director de Studio Ghibli otorga a la naturaleza en sus obras? 
 
image1
 
En “Sand Land” viajaremos con Toriyama hasta una tierra lejana, aquejada de una larga sequía, donde la escasa agua potable está en manos de un rey codicioso y sin escrúpulos que la vende a precios prohibitivos para el resto de la población. En este mundo extraño, donde los hombres conviven a su pesar con los seres demoníacos, un sheriff de misterioso pasado viajará hacia el sur del país para encontrar el ‘manantial fantasma’ para solucionar la falta de agua. Acompañado por el príncipe de los demonios Belcebú y su asistente Thief, cruzará tierras hostiles y desiertos ardientes a bordo de un tanque, se enfrentará a monstruos, a bandidos, a los peculiares ‘swimmers’ (nadadores… sin agua) y a los ejércitos del rey encabezados por el general Zeu, e intentará descubrir los oscuros secretos que esconde la desaparición del agua y la extinción de las criaturas conocidas como los pitch.
 
image2
 
“Sand Land” es un guiso ‘made in’ Toriyama: tiene aventuras trepidantes con ritmo ágil y sin concesiones para la galería, originales artefactos, robots y vehículos de formas redondeadas al más puro estilo Capsule Corp., un secreto del pasado que debe ser desvelado, un lugar escondido que debe ser descubierto, gotas de humor ligero, malvados patéticos con gran corazón, malvados odiosos que merecen una lección, un reparto coral, criaturas extrañas inspiradas en la mitología y las leyendas conviviendo con normalidad con los seres humanos,… Son elementos perfectamente reconocibles del universo Toriyama, un déjà vu de sensaciones y vicios adquiridos, pero una selección de lo mejor de su obra, aunque carece del humor simplón de las aventuras en Penguin Village o del pequeño Goku cruzando el mundo en busca de las siete bolas mágicas pero, por fortuna, también deja al margen la épica de las aventuras del Goku Saiyan y compañía. Para los seguidores del Toriyama más puro y sencillo, un placer. Ninguna obra de relevancia trascendental, cierto, pero un entretenimiento que hará las delicias de pequeños y mayores.
 
Sand Land
Autor: Akira Toriyama
Traducción: Marc Bernabé (Daruma Serveis Lingüístics S.L.)
Fecha de publicación: Octubre del 2014
Colección: Manga
ISBN: 978-84-16051-73-1
Formato: 14,8x21cm. Rústica sin solapas con sobrecubierta. Shonen Lectura oriental
Páginas: 216
Precio: 10,95 euros