Fandogamia Editorial ha publicado en dos volúmenes la primera obra de Masamura Jushichi, El pequeño Baku, un canto a los emigrantes y su espíritu de encontrar la felicidad fuera de sus naciones así como un reconocimiento de las dificultades por las que pasan para asentarse en sus nuevos hogares.

El pequeño BakuEl pequeño Baku 1 y 2
Edición original: El pequeño Baku JAP
Fecha de edición: julio de 2023/septiembre de 2023
Guión: Masamura Jushichi
Dibujo: Masamura Jushichi
Formato: Rústica, 200 páginas/260 páginas Blanco y negro.
9€ // 11€

Lejos de mi tierra he buscado un lugar donde arraigar… Baku emigra a la Tierra cuando en su planeta natal ya no quedan sueños, de los que se alimenta su especie. Su tío le espera en Tokio, pero navegar en la urbe no es fácil para un pequeño tapir. El pequeño Baku es la historia de las dificultades que un inmigrante enfrenta cuando deja atrás todo lo que tiene buscando un futuro mejor.

Tan solo es un largo viaje a la esperanza Baku se ha instalado en Tokio, ha conocido a gente y ha encontrado un trabajo, pero las dificultades de quien busca una vida mejor lejos de su lugar de origen no desaparecen sin más. El pequeño Baku es la historia de las dificultades que un inmigrante enfrenta cuando deja atrás todo lo que tiene buscando un futuro mejor.

Fandogamia Editorial es una editorial valencia que se esfuerza por ser diferente, ya sea por apostar por cómic de franquicias como Cazafantasmas o Doctor Who, o por apostar decididamente por el cómic y los autores españoles o por un manga diferente como este El pequeño Baku que nos sirve de ejemplo perfecto del espíritu editorial de estos valencianos.

El pequeño BakuEn El pequeño Baku conoceremos a Baku, un joven alienígena, un tapir, que ha emigrado a la Tierra desde su planeta porque allí ya no hay sueños, y como su especie se alimenta de sueños poco remedio le queda. Al llegar a la Tierra, concretamente a Japón, sentirá una inmensa alegría por haber logrado su sueño, aunque el alienígena no es consciente de las trabas que aún deberá afrontar y que Masamura Jushichi tan bien plasmará en estos dos volúmenes en los que veremos los pros y los contras de la emigración (una pequeña pista, los contras son más y mayores) a través de la serie de alienígenas que Baku irá conociendo y con los que compartirá su nueva vida y emociones.

Masamura Jushichi es un joven creador que comenzó a publicar El pequeño Baku como un webcómic aunque posteriormente se ampliaría tras recibir el Premio New Face en el Japan Festival Media Arts dado que encontró a una editorial dispuesta a publicar su trabajo. Aquí nos muestra diferentes seres alienígenas, con diferentes costumbres, y centrado especialmente en Baku con la curiosa afición de alimentarse de sueños y poderes que le posibilitan cambiar de forma. Pero lo más humano que conocemos son los diferentes papeleos, requisitos y plazos que los emigrantes sufren al solicitar la residencia en Japón (no nos engañemos, en España sucede tres cuartos de lo mismo) así como la necesidad de vivienda, aunque al ser tan mono Baku logra pronto una residencia, teléfono, tarjeta de crédito y, eventualmente, trabajos, distintos trabajos que le permitirán tejer nuevas amistades.

En cuanto al dibujo de Masamura Jushichi lo cierto es que es muy entrañable a la hora de crear “adorables monstruitos alienígenas” para, a través de ellos, reflejar la cruda realidad que así se nos hace un poco más amable. Es un gran dibujante paisajístico también pero lo más importante es cómo conjuga realidad y ficción para describir una situación que millones de seres humanos viven a diario en la Tierra, y que no se nos pase por alto la ironía de que, para algunos, será más sencillo empatizar con estos seres que con auténticos seres humanos.

La edición de Fandogamia es impecable, con un precio muy ajustado, como suele ser habitual en la editorial valenciana, y con una realización perfecta.

En resumen, El pequeño Baku es un manga, en dos volúmenes, sobre la vida cotidiana que deben afrontar los emigrantes al llegar a un nuevo país excelentemente narrado a través de las figuras de personajes alienígenas que representan a los emigrantes y que tan bien refleja Masamura Jushichi.