linea_separadora

El dibujante suizo Enrico Marini es un aclamado maestro del cómic responsable de joyas del BD como «Gipsy» con Thierry Smolderen, el peplum «Las Águilas de Roma» con la que debutó como autor completo, el western «La Estrella del Desierto» y la saga de «El Escorpión» con guión de Stephen Desberg. También hay que destacar, al margen del cómic europeo, su incursión en el universo superheroico de DC Comics «Batman: El príncipe oscuro«.

Con «Rapaces«, y junto al prolífico guionista belga Jean Dufaux, nos ofreció un aplaudido relato vampírico. La bibliografía de Dufaux suma decenas de álbumes, entre las que cabe destacar «Lobo de lluvia» con Rubén Pellejero, «Murena» con Philippe Delaby, «Djinn» con Ana Miralles, «La balada de las landas perdidas» con Grzegorz Rosinski o «Sortilegios» con José Luis Munuera, entre muchos otros, y con «Rapaces» grabó una nueva muesca a su lista de éxitos.

La historia de «Rapaces«, publicada en cuatro álbumes entre 1998 y 2003 que posteriormente fueron reunidos en una edición integral, nos contaba como una serie de asesinatos rituales ponía en jaque a los agentes de homicidios de la policía de Nueva York. Vicky Lenore y su compañero Spiaggi eran los encargados de investigar los crímenes, en los que las víctimas, muertas por un alfiler clavado detrás de la oreja, parecían ser miembros de una sociedad secreta de vampiros que controlaban el destino de la humanidad en las sombras desde hacía siglos. Al menos hasta que una misteriosa pareja de hermanos, Drago y Camilla, hijos del antiguo vampiro Don Molina, deciden vengarse de la muerte de su progenitor y acabar con todos ellos, dejando un mensaje en todos los escenarios del crimen: «Vuestro reino ha terminado».

Los vampiros han sido siempre un tema fascinante, y tanto en el cine como en la literatura han dado lugar a una gran cantidad de obras de lo más variado. En los cómics han tenido también una presencia notable. Aunque el mercado hace años que está algo saturado de chupasangres y crepusculares no-muertos de largos colmillos, esta revisión del antiguo mito de los vampiros de Jean Dufaux y Enrico Marini publicada originalmente por la editorial Dargaud entre 1998 y 2003 y en nuestro país por Norma Editorial en los números 162, 172, 185 y 203 de su colección Cimoc Extra Color (en 2007 publicó un sexto volumen titulado «Je reviendrai«, un libro de artwork con bocetos, ilustraciones y artículos), no reniega de la sensualidad y la violencia que ha caracterizado siempre el género, añadiendo algun barniz de cosecha propia como la decadencia de unos valores perdidos en el tiempo que ya nos habían mostrado los vampiros de Anne Rice y su adaptación cinematográfica de «Entrevista con el vampiro» o el «Drácula» de Francis Ford Coppola. No es, para nada, una obra de vampiros que sigue el estilo mojigato y romanticón de «Crepúsculo» y compañía.

linea_separadora