El famoso director, con su estilo de cine tan característico, plagado de referencias cinéfilas, es analizado por Juan Manuel Corral en el libro «Quentin Tarantino: Cineasta desencadenado«. Dolmen Editorial nos propone esta bonita edición para su sello Cult Movies, que contiene una profunda revisión de todas sus películas y mucho más.

Tras el estreno de Pulp Fiction, Quentin Tarantino se convirtió en una estrella mediática, sobrevalorado por algunos, pero amado por casi todos. La película confirmaba que tras la cámara se encontraba un cinéfilo empedernido que ya había jugado con el homenaje, rozando lo ilegal, en su ópera prima Reservoir Dogs.
Sorteando las críticas en referencia a su gusto por la violencia gratuita y por, precisamente, copiar los logros de otros directores y cinematografías desconocidas en occidente, Tarantino supo construir su propio mundo ensamblando piezas a veces provenientes de material de derribo. No se puede negar que el americano se convirtió en una figura de la cultura popular de nuestros días, siendo tan influyente como para que la expresión “tarantiniana” se utilice ahora para describir un cierto tipo de secuencias fílmicas con sus particulares muy definidos.
Pero Tarantino también sufrió el declive de la industria y, sobre todo. el cambio a la hora de enfocar el tiempo de ocio emprendido por las nuevas generaciones. La llegada de redes sociales como Facebook o Twitter, la irrupción de los móviles inteligente y tabletas, y el boom de los blogs personales, provocó, aunque parezca mentira, que la cultura digiriera una transformación donde no había cabida para el ensalzamiento total de por ejemplo figuras de cine de culto.

El director del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya (Festival de Cine de Sitges) realiza el prólogo y a continuación, el experto Juan Manuel Corral nos explica en la introducción sus intenciones para con esta obra: «He variado de estilo, acomodando mi registro a la descripción más amena y llana, en vez de practicar la exposición ceñuda de las películas y de los sucesos narrados, porque entiendo que un libro sobre Quentin Tarantino tiene que ser igual de directo que los fotogramas que pueblan sus obsesiones de frenopático«.
Este libro es una revisión y reescritura de dos libros anteriores del autor gallego, «Quentin Tarantino. Glorioso Bastardo» del 2013 y «Quentin Tarantino. Excesos y cinefilia» del 2008. El estreno de «Erase una vez en… Hollywood» ha propiciado esta nueva actualización del análisis del director americano.
Tras unas breves pinceladas biográficas que Corral ha titulado «Del videoclub a Cannes«, donde se nos habla de la infancia de Quentin y sus anteriores ocupaciones laborales antes de dar el salto a la fama, el apartado «Tras las cámaras» nos cuenta de su faceta como director. Aquí Corral nos referencia un buen puñado de anécdotas de rodaje, pre producción y otros datos relevantes de cada uno de los títulos del cineasta, comenzando por «My Best Friend’s Birthday» (la película incompleta y casi desconocida) y continuando por «Reservoir Dogs», la premiada «Pulp Fiction», «Jackie Brown», «Kill Bill» volumen 1 y 2, «Death Proof», «Malditos Bastardos», «Django desencadenado», «Los odiosos ocho» y la recién estrenada «Érase una vez… en Hollywood», además de otros trabajos relacionados con la pequeña pantalla.
Los tiempos han cambiado, y el autor del libro usa su punto de vista contemporáneo para el análisis de estas películas, usando un tono desmitificador. Para Corral, «Pulp Fiction» no es aquella obra maestra que saludamos los fans cuando asistimos maravillados al estreno, ni «Reservoir Dogs» es esa obra sorprendente que creó un estilo de hacer cine. El autor del ensayo solo considera «Jackie Brown» una obra capital, y la salva de la quema. Encuentra los suficientes fallos en el resto de las obras, como para no considerar a Tarantino como uno de los mejores directores de cine de todos los tiempos. Ha influido en autores posteriores, sí, pero son muchos los precursores de los que el propio director ha mamado. Se nos da a entender que el paso del tiempo ha colocado a Quentin Tarantino en su sitio, y aunque sus obras sigan atrayendo a sus incondicionales, cuenta mucho la máquina promocional para atraer a la gente a las salas, que la calidad de las películas del americano.
El libro incluye en la parte derecha de muchas páginas y con un fondo rojo sangriento, breves anotaciones sobre actores, productores, directores e incluso compañías que de alguna manera tienen relación con Tarantino, algunas de manera indirecta.
Además, la lectura se completa con las secciones «Más balas en la recámara«, donde se nos comentan otros trabajos como son los guiones de «Asesinos Natos» y «Amor a Quemarropa» entre otros (¡si hasta participó en el guión de «La Roca»!). Quentin Tarantino también hizo sus pinitos como actor, en producciones propias y ajenas, y lo podemos ver en la sección «Delante de la cámara«. «¿Homenaje o plagio?» demuestra el conocimiento de Juan Manuel Corral del cine que Tarantino ha referenciado en sus películas, sobre todo del oriental y de la Blaxploitation, cine considerado grindhouse del que es un experto conocedor.
El libro se completa con la sección «La música de sus películas«, donde una a una va desgranando todas las pistas de las bandas sonoras de las cintas de Tarantino.
A mí me encanta el cine propuesto por Tarantino (con cuentagotas) y me considero un incondicional, y también me ha gustado el divertido libro que edita Dolmen Editorial, en tapa dura y a todo color, profusamente ilustrado con fotografías de toda índole. Es una lectura amena y de verdad, muy pensada y sincera. Que no se nos caiga el mito por leer este libro, todo lo contrario. Una vez finalizada la lectura acudiremos raudos a revisionar la obra del genio loco.

Quentin Tarantino: Cineasta desencadenado.
Autor: Juan M. Corral
Fecha de publicación: Septiembre de 2019
ISBN: 978-84-17956-19-6
Formato: 17×24cm. Tapa dura. Color.
Páginas: 368
Precio: 24,90 euros