**

Hay una cosa que fastidia mucho en esta película y es que teniendo el reparto que tiene, contando con el equipo técnico que hay detrás y sabiendo lo que han sido otras películas de X-men  termine siendo simplemente un mero pasatiempo de acción sin mucha enjundia. De alguna manera traiciona lo que ya se ha visto y lo que podría haber sido y de ahí las nefastas críticas que ha recibido. Aunque como entretenimiento resulta aceptable (no podría ser de otra forma) sobrevuela la sospecha que todo se ha filmado y escrito (por el guión) como con desgana, sin pasión. La emoción que debería existir en muchas escenas, la intensidad que debería palparse en los enfrentamientos personales de los mutantes brilla por su ausencia y era el condimento necesario para que todo hubiera funcionado como debía. Pongo un ejemplo…cuando algo grave sucede como espectador debes sentirlo y no es el caso, más bien te quedas frío. Una pena porque se rumorea que ésta es la última entrega de la saga.