****
Barrio de Vallecas en Madrid, años 90, con «Héroes del silencio» como banda sonora de Verónica, una adolescente que cuida de sus hermanos pequeños porque su madre trabaja todo el día en un bar, una ouija y una invocación…Este es el punto de partida, basado en hechos reales, de una película que está a medio camino entre lo costumbrista y lo sobrenatural y con la que Paco Plaza se luce gracias a un alarde de puesta en escena. Lo mejor es cómo logra encojernos el ánimo partiendo de lo cotidiano y dando sentido a lo fantástico dentro de un contexto real. No es una película de terror al uso y tampoco es desagradable por sangrienta o violenta, pero la inquietud psicológica late en toda ella y se ve con sumo agrado si te gusta el género o incluso si no te gusta. Consiguió 7 nominaciones en los Goya (película, dirección, actriz revelación, guión original, música original, sonido y efectos especiales) y se llevó el premio a mejor sonido.