Hace ya unos meses desde que comentaron que el género de los ángeles iba a suceder al género zombie y al de los vampiros. “Hush, hush” es la primera novela que leo de este género y… no tiene nada que envidiar a las sagas crepusculianas.

 

 

image1Hush, hush
Autor: Becca Fitzpatrick 
ISBN: 978-84-6664-417-4
Formato: Rústica
Páginas: 496
Precio: 15 euros

Nora Grey, una alumna aplicada en busca de una beca para la universidad, vive con su madre viuda en una granja a las afueras de Pórtland, Maine. Cuando Patch se convierte de repente en su nuevo compañero de laboratorio de biología, Nora siente a la vez atracción y repulsión hacia este extraño personaje que parece tener acceso a sus pensamientos. Luego se entera de que Patch es un ángel caído que quiere convertirse en humano. Nora está bajo su control, pero hay también otras fuerzas en juego y de repente se encuentra viviendo hechos inexplicables y en medio de una situación muy peligrosa.

De hecho el comienzo de Hush, Hush y el de Crepúsculo se asemejan tanto, tanto, que me sorprende que no haya habido alguna denuncia por medio.

Nora Grey es un patito feo que acude al Instituto junto a su amiga (un tanto insufrible) Vee, siempre se sientan juntas en clase, pero un día el profesor de biología decide que deben cambiar de sitio y que Nora debe sentarse junto a Patch, un misterioso, guapo, sexy, seguro de sí mismo, bla bla, alumno que acaba de llegar al Instituto y que parece conocerla mejor que ella misma. Nora encuentra la actitud de Patch perturbadora y problemática… y atractivo, por lo que comenzará la tensión sexual entre ambos. Pero, claro, Patch también oculta algo, un secreto increíble que Nora irá descubriendo poco a poco.

Bueno, como os podéis imaginar no soy el lector más indicado para este tipo de libros (pronto tendréis una contrarreseña de una lectora más afín para rebatir la mía). La mayor virtud, para mí, de Hush, hush, es que se ¿devora? ¿acaba? en 3 ó 4 horas (creo que no me duró ni eso). Es entretenido y aunque los personajes y la trama son un poco tontos (el tema angelico no aparece hasta más allá del ecuador del libro) te “atrapa” y en pocas horas, muy pocas, lo acabas. Eso sí, si el género angélico depende de novelas como está para triunfar… mal lo lleva. De hecho Hush, hush parece escrito de tal forma que puedes convertir a los ángeles en vampiros, y viceversa, sin que la trama se resienta (posiblemente mejoraría si los ángeles fuesen vampiros).

La edición de Ediciones B es más que correcta y la portada, per se, ya supone un gran atractivo (creo, honestamente, que es lo mejor del libro). Triunfará. Así que recomiendo este libro a los fans de Crepúsculo y demás sagas, os va a encantar. El resto… mejor que no.