linea_separadora

Nacido inicialmente en forma de metacine (cine dentro del cine), como uno de los trailers falsos que idearon Robert Rodriguez y Quentin Tarantino para promocionar y acompañar a su gamberrada cinematográfica del año 2007 «Grindhouse«, el mercenario mexicano interpretado por Danny Trejo se ganó una oportunidad real en la película «Machete» del 2010, codirigida por Robert Rodríguez junto al montador Ethan Maniquis, y también una secuela titulada «Machete Kills» un par de años después. Si ya parecía difícil que Machete pudiera llegar a convertirse en una realidad, muchos no hubieran apostado ni un euro por una secuela, pero la realidad es que las dos películas llegaron a la gran pantalla.

«Machete» es una película escrita por el propio Robert Rodríguez y su primo Álvaro Rodríguez, protagonizada por Danny Trejo, que interpreta a Machete, un antiguo agente mexicano exiliado en Texas que es contratado para asesinar al corrupto senador norteamericano McLaughlin pero que es engañado y traicionado para servir de chivo expiatorio. Herido y perseguido, buscará venganza contra quienes le tendieron la trampa, muy bien acompañado por Luz, una vendedora ambulante de espíritu rebelde y corazón revolucionario, la agente Sartana, April, una chica adicta al sexo y las drogas, y su hermano Padre, un cura más diestro con las armas que con la teología.

Con un heterogéneo pero lujoso reparto formado por Danny Trejo, Robert De Niro, Steven Seagal, Lindsay Lohan, Jessica Alba (recibió el Razzie por su papel), Michelle Rodriguez, Cheech Marin, Don Johnson, Jeff Fahey y Rose McGowan, entre otros muchos que se toman con tanta profesionalidad como sentido del humor sus respectivos papeles, «Machete» es pura serie B (¿Z?), hiperviolenta, paródica, macarra y cutre, muy cutre, que pese a todo ofrece acción y diversión a raudales a los espectadores dispuestos a entrar en el juego de Robert Rodríguez. Y es también una gran broma autoreferente, pues las escenas que aparecían en el tráiler falso de «Grindhouse» se incluyen en el metraje de la película.

¿La película? Irregular, pero es justo lo que se esperaba de una película ideada como una farsa autoparódica por dos de los gamberros con más talento del cine contemporáneo, Robert Rodriguez y Quentin Tarantino. Y, sorprendentemente, ha resultado ser una película de anticipación, puesto que pone en el centro del debate el endurecimiento de las políticas anti-inmigración que han alcanzado su clímax con Donald Trump.

linea_separadora